El médico que ayudó a enviar a Ramiro Gonzales a su ejecución cambió de opinión

·9  min de lectura
Ramiro Gonzales fue condenado a muerte por secuestrar, violar y matar a Bridget Townsend cuando ambos tenían 18 años (Rafael Roy)
Ramiro Gonzales fue condenado a muerte por secuestrar, violar y matar a Bridget Townsend cuando ambos tenían 18 años (Rafael Roy)

El pasado mes de septiembre, un psiquiatra llamado Edward Gripon viajó al corredor de la muerte de Texas para reunirse con un hombre al que ayudó a poner allí. Había testificado en el juicio de 2006 de Ramiro Gonzales, que se enfrentaba a una sentencia de muerte por secuestrar, violar y matar a Bridget Townsend cuando ambos tenían 18 años.

“Se trata de un hombre que ha demostrado una tendencia a querer controlar, manipular y aprovecharse de algunos otros individuos”, dijo Gripon al jurado en aquel momento, prediciendo que Gonzales supondría un riesgo de dañar a más personas.

Ahora, Gripon se sentaba ante un hombre de unos 30 años que parecía arrepentido e introspectivo, y se daba cuenta de que su predicción había resultado errónea. “Los psicópatas te dirán que la culpa es de otro”, declaró Gripon a The Marshall Project. “Ramiro no trata de mentir para salirse con la suya... Si la sentencia de este hombre se cambiara a cadena perpetua sin libertad condicional, no creo que fuera un problema”.

El cambio de postura de Gripon está en el centro de los esfuerzos legales para detener la ejecución de Gonzales, que está prevista para el miércoles. Pero también pone en tela de juicio algo mucho más amplio: el fundamento jurídico del sistema de pena de muerte de Texas, que es único al basarse en predicciones del comportamiento futuro de los acusados.

En otros estados, los jueces evalúan el riesgo con algoritmos, decidiendo a quién mantener en la cárcel antes del juicio o qué sentencias dictar. Algunos policías tratan de adivinar dónde se producirán los próximos delitos. Pero solo Texas exige que los jurados de los casos de pena de muerte intenten predecir el futuro decidiendo “si existe la probabilidad de que el acusado cometa actos criminales de violencia que constituyan una amenaza continua para la sociedad”.

Los legisladores de Texas inventaron este requisito en 1973, después de que el Tribunal Supremo de EE.UU. obligara a los estados a reescribir sus leyes de pena de muerte. Durante décadas, los fiscales recurrieron a testigos expertos cuyos testimonios resultaron ser un ingrediente fundamental en el ascenso de Texas como epicentro de la pena capital. El más famoso, con diferencia, fue el psiquiatra James Grigson, de Dallas, que se ganó los apodos de “Dr. Muerte” y “el psiquiatra de la horca”, ya que afirmaba tener la certeza “100 por ciento y absoluta” de que los acusados volverían a matar. En 1978, según un perfil del Texas Monthly, había testificado contra más de una cuarta parte de las personas condenadas a muerte en el estado, y en 1983, el Tribunal Supremo de EE.UU. señaló que Grigson podía testificar contra personas sin ni siquiera conocerlas.

Grigson cometió al menos un error muy sonado cuando describió a Randall Dale Adams -que estaba siendo juzgado por matar a un agente de policía de Dallas en 1976- como un “psicópata extremo” que volvería a matar. Mientras estaba en el corredor de la muerte, Adams recibió la visita del director Errol Morris, que estaba haciendo un documental sobre el “Dr. Muerte”. Morris abandonó esa idea y, en su lugar, realizó The Thin Blue Line, que presentaba pruebas de que Adams era totalmente inocente en la muerte del agente. Adams fue liberado, y poco después, la Asociación Americana de Psiquiatría expulsó a Grigson tras las quejas de que estaba haciendo un mal uso de la ciencia. Grigson murió en 2004.

Con el tiempo, el uso de este tipo de expertos fue cayendo poco a poco en desgracia. En 2003, el psicólogo de Virginia Thomas Ryan renunció a su anterior uso de una evaluación de la psicopatía para predecir la violencia. Los académicos argumentaron que los expertos no eran mejores que nadie para predecir el futuro, y la propia pregunta invitaba a que sucedieran estereotipos racistas en la corte. En 2016, el Tribunal Supremo de EE.UU. anuló la sentencia de muerte de un hombre negro, Duane Buck, después de que un psicólogo argumentara de manera indebida al jurado que su raza aumentaba estadísticamente su probabilidad de violencia futura.

Los académicos también han argumentado que el énfasis de la ley de Texas en que alguien sea una “amenaza continua para la sociedad” es engañoso, porque ahora la alternativa a una sentencia de muerte es la cadena perpetua sin libertad condicional. Y la violencia en el corredor de la muerte es rara: según datos del Departamento de Justicia Penal de Texas obtenidos por The Marshall Project, los aproximadamente 200 hombres en el corredor de la muerte del estado fueron responsables de menos de 10 asaltos por año, en promedio, de 2016 a 2020.

Los expertos de la acusación señalan que, debido a que las condiciones del corredor de la muerte son tan restrictivas -más de 22 horas al día solo en una celda-, es imposible saber qué habrían hecho estos presos en un patio de recreo o en una sala de comidas. En 2007, el gobernador de Texas, Rick Perry, concedió un indulto de última hora para detener la ejecución de Kenneth Foster, para sacarlo del corredor de la muerte. El año pasado, Foster fue acusado de matar a su compañero de celda. Todavía no ha sido juzgado.

Gripon comenzó su carrera tratando a pacientes con todo tipo de problemas de salud mental hace 50 años, y poco después empezó a evaluar a personas que iban a ser juzgadas. Calcula que ha testificado en unos 25 casos de pena de muerte. Dice que empezó a cuestionar la pena capital de forma más amplia -y a testificar más para la defensa- al mismo tiempo que se dio cuenta, hace aproximadamente 15 años, de que no tenía más conocimiento de la peligrosidad futura “que cualquier persona con una inteligencia similar y los mismos hechos”.

Antes de eso, sin embargo, trabajó con los fiscales del condado de Medina (Texas) y pasó tres horas con Gonzales, decidiendo que tenía rasgos de “trastorno antisocial de la personalidad”, que se caracteriza por saber que la conducta de uno es incorrecta pero no le importa ni quiere cambiarla.

En una entrevista reciente desde el corredor de la muerte, Gonzales comentó al The Marshall Project que tuvo una vida problemática mucho antes de los actos de violencia que lo llevaron allí. Nacido en un pequeño pueblo del sur de Texas, fue abandonado por su madre, sufrió abusos sexuales de pequeño y no conoció a su padre hasta que acabaron juntos en la cárcel del condado.

Pero su comportamiento no se descontroló, añadió, hasta que su tía -la querida figura materna de su vida- fue asesinada por un conductor ebrio.

Gonzales admitió haber violado y matado a Bridget Townsend después de haber sido detenido por otra violación (Rafael Roy)
Gonzales admitió haber violado y matado a Bridget Townsend después de haber sido detenido por otra violación (Rafael Roy)

Gonzales, que entonces tenía 15 años, se sumergió en las drogas duras y pasó la mayor parte de los dos años siguientes consumiendo metanfetamina. Tras una serie de delitos menores, Gonzales secuestró y mató a Townsend -la novia de su traficante- después de que esta le sorprendiera intentando robar droga. Unos meses después, agredió sexualmente a una agente inmobiliaria y fue enviado a prisión.

Fue tras su detención por la posterior violación cuando confesó el secuestro y el asesinato de Townsend, que tuvo lugar poco después de cumplir los 18 años, cuando se convirtió legalmente en candidato a la pena de muerte.

“Ni siquiera sabía que existía la pena de muerte”, recuerda. “Pensaba que era algo de las películas”.

El juicio que siguió parecía confuso y surrealista para un joven que sabía tan poco del sistema. Pero años después, una figura destaca en la memoria de Gonzales: Gripon. El hombre le había entrevistado durante varias horas, utilizando un lenguaje complejo. En aquel momento no lo entendió del todo, pero ahora Gonzales ve lo importante que fue aquella conversación.

“La razón por la que traen a un psiquiatra que da testimonio sobre la peligrosidad futura es con el único propósito de enviarte al corredor de la muerte”, subrayó Gonzales. “Su trabajo es hacer que parezcas el peor individuo que nadie haya visto jamás: un monstruo”.

En el juicio, Gripon se basó en hechos que luego fueron demostrados como falsos. Dijo al jurado que las personas que cometen agresiones sexuales son especialmente propensas a reincidir, pero la base de esa afirmación fue desacreditada después y numerosos estudios han demostrado que no lo son. El compañero de celda de Gonzales afirmó que le había oído admitir que había torturado a Townsend y que había vuelto a la escena del crimen para profanar sexualmente su cuerpo. Pero el compañero de celda se retractó más tarde, explicando que los agentes le amenazaban con una sentencia más severa en su propio caso si no ayudaba a pintar una imagen de pesadilla de Gonzales.

Incluso antes de que le pusieran los grilletes y lo enviaran al corredor de la muerte, Gonzales había tomado una decisión: se convertiría en una persona mejor. Dijo que parte de su inspiración para ese cambio provino de un “pastor vaquero” que lo visitó en la cárcel, y de su nueva fe. Pero gran parte de la inspiración vino de ver a la familia de la víctima, que apoyaba una sentencia de muerte, hablar en el tribunal.

“El odio es una palabra tan fuerte, es una emoción tan fuerte. Se necesita mucho internamente para odiar a alguien”, señaló a The Marshall Project. “Esta familia tiene tanto odio dentro de sus corazones por mi culpa. Yo soy el culpable de que odien”.

En los 16 años que siguieron, Gonzales se dedicó al yoga, obtuvo el equivalente a una licenciatura en una universidad bíblica y empezó a escribir sermones para la emisora de radio de la prisión. El año pasado se ofreció como voluntario para donar un riñón a un desconocido, pensando que ese acto desinteresado podría ayudar a compensar la vida que le habían quitado años atrás. “¿Cómo puedo devolver la vida? Esta es probablemente una de las cosas más cercanas a hacerlo”, relató Gonzales, que ahora tiene 39 años. “No quiero decir que esté salvando la vida de alguien, sino que está evitando que alguien muera”.

Resolver la logística de esto ha resultado difícil a medida que se acerca la fecha de su ejecución, y aún no está claro si se le permitirá donar antes de ser asesinado.

Gripon indicó que nunca antes había reportado un cambio de opinión en un caso de pena de muerte. “Creo que este caso es la excepción, no la regla”, expresó, señalando que Gonzales era tan joven que no había tanto pasado que evaluar, lo que, admitió, plantea dudas sobre la búsqueda de la pena de muerte para un joven de 18 años, el límite legal en muchos estados.

“No intento menospreciar la ley, pero cualquier predicción tiene probablemente un amplio margen de error”, explicó Gripon, y añadió: “No es muy útil”.

Este artículo fue publicado en colaboración con The Marshall Project, una organización de noticias sin ánimo de lucro que cubre el sistema de justicia penal de Estados Unidos. Suscríbete a sus boletines de noticias y síguelos en Twitter, Instagram y Facebook.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.