Anuncios

Máximo Kirchner encabeza el operativo clamor por Cristina y teje estrategias en el Conurbano

Máximo Kirchner, en La Matanza, el miércoles pasado, el día que decidió no asistir a la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de Alberto Fernández
Máximo Kirchner, en La Matanza, el miércoles pasado, el día que decidió no asistir a la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de Alberto Fernández

El miércoles, Máximo Kirchner optó por abocarse a una actividad en el conurbano bonaerense en lugar de sentarse en una banca de la Cámara de Diputados a escuchar el discurso del presidente Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa. Ese paso por La Matanza (una visita a la obra del sacerdote Nicolás Angelotti, conocido como “Padre Tano”) fue una más de sus escalas en distritos bonaerenses, una pata de su actividad habitual por estos días, que combinan reuniones de organización del operativo clamor que el kirchnerismo prepara para pedirle a Cristina Kirchner que sea candidata a presidenta, con encuentros con algunos intendentes y, también, con dirigentes del Partido Justicialista en municipios esquivos para el oficialismo.

En toda esta serie de movimientos, por ahora, no ingresan las definiciones sobre su futuro político: su mandato como diputado finaliza en diciembre y en su entorno no dan pistas sobre sus próximos pasos electorales.

Oxígeno para el Gobierno, problema para la oposición

En paralelo a su segunda ausencia consecutiva en un discurso de Fernández ante el Congreso (fuentes de su confianza afirman que ausentarse fue “una decisión nada especial”, casi una continuidad del faltazo del año pasado), Máximo Kirchner visitó La Matanza. Puntualmente, recorrió un predio que cuenta con hogares de niños, ancianos y un centro de recuperación de adicciones, entre otras iniciativas de la parroquia San José, además de interesarse por la urbanización de los barrios de Puerta de Hierro y San Petersburgo, y por la entrega de escrituras en la zona.

“Falta mucho. Va a ser a último momento que eso se va a definir”, señalan fuentes cercanas al jefe de La Cámpora cuando se las indaga sobre el futuro político del diputado, que finaliza su mandato en la Cámara baja en diciembre . Lo que sí aseguran que tiene definido en su agenda es profundizar las reuniones con los presidentes del PJ de municipios que no gobierna el peronismo. “El objetivo es diseñar la estrategia de este año”, completan. En esa tarea, uno de sus socios es Martín Insaurralde, jefe de Gabinete bonaerense.

El jueves, Máximo Kirchner fue uno de los protagonistas de la reunión en Ensenada en la que representantes del kirchnerismo duro organizaron el acto del próximo 11, en Avellaneda, para pedirle a Cristina Kirchner que sea candidata a presidenta. No está confirmado que el diputado esté presente en ese encuentro, un plenario de militantes que se hará en la Universidad Tecnológica Nacional, desde las 16.

La de La Matanza no fue la única aparición por el conurbano que el líder de La Cámpora hizo la semana pasada. El viernes pasó por Moreno, junto al diputado Leonardo Grosso, para reunirse y fotografiarse con la intendenta local, Mariel Fernández, antes de la apertura de sesiones en el Concejo Deliberante. La jefe comunal y Grosso son parte del Movimiento Evita, agrupación que mantiene focos de tensión con La Cámpora, pero, desde hace tiempo, la intendenta de Moreno tiene buena sintonía con el hijo de la vicepresidenta.

A La Matanza y Moreno, Máximo Kirchner sumó Merlo a sus visitas. Allí es intendenta interina Karina Menéndez, hermana de Gustavo Menéndez, jefe comunal en uso de licencia, que era presidente del Partido Justicialista bonaerense antes de que asumiera Kirchner y que facilitó la transición para esa llegada del jefe de La Cámpora a la cúpula partidaria.

“Está en permanente contacto con todos los intendentes”, aseguran en el entorno del diputado. Sin embargo, un intendente del conurbano dijo LA NACION que no lo vio activo en ese tipo de encuentros. “Para nada”, contestó el jefe comunal al ser consultado sobre si se reúnen o dialogan con Kirchner. Otro intendente del Gran Buenos Aires aseveró no tener contacto con el líder de La Cámpora.