Máximo Kirchner: “Quiero que me gobiernen los mejores y la mejor es Cristina”

·6  min de lectura
Máximo Kirchner y Cristina Kirchner
Máximo Kirchner y Cristina Kirchner

En medio de un operativo clamor que surge del núcleo de seguidores y dirigentes más fieles a Cristina Kirchner para que sea candidata a la presidencia en 2023, habló hoy al respecto su hijo Máximo Kirchner. “Quiero que me gobiernen los mejores”, apuntó el diputado nacional, quien dejó entrever que “la mejor” es su madre. “Si la comparás con algunos personajes de la oposición que quieren ser candidatos, está diez veces mejor”, dijo el líder de La Cámpora, quien, sin embargo, afirmó tener “sentimientos encontrados” por el desgaste que implica la gestión.

Convencido de que los argentinos están cansados de “promesas incumplidas” y de que en 2023 habrá que “ganar y gobernar”, Máximo Kirchner avivó las esperanzas del Frente de Todos de hacer una buena elección el año próximo. “No la dimos por perdida en 2019, no veo por qué deberíamos darla por perdida ahora”, arengó, aunque pidió que la autocrítica que le exigen a su madre se extienda a todo el espacio.

Y pese a que evitó precisar si Cristina Kirchner será candidata a la Presidencia, el líder de La Cámpora puntualizó en que la actual vice está “muy bien” e “híper lúcida”. Entonces, apuntó: “Como ciudadano, si no tuviera ninguna cuestión sanguínea con ella, quiero que me gobiernen los mejores siempre. ¿Alguien tiene dudas [de quién es la mejor]?”.

No obstante, Kirchner remarcó el “desgaste que lleva la Presidencia si trabajás en serio” y “con toda la voluntad”. Sobre eso, agregó: “Quemás mucha vida, mucha. No estás de vacaciones ahí. Y creo que eso lo resuelve la sociedad. Yo tengo sentimientos encontrados. La sociedad y su dirigencia votará como tenga que votar”.

En ese sentido, también acotó: “Cristina no tiene los episodios de salud que tuvo Néstor, está bárbara. Pero es un desgaste grande y aparte ante un ataque furibundo de algunos grupos. Pero le sobra inteligencia y coraje, es una decisión que va más por ella”.

Contra Juntos por el Cambio

Después de un fin de semana álgido por la movilización en respaldo a la vicepresidenta en medio de la causa Vialidad y las tensiones que se originaron ante el operativo de seguridad desplegado por el Ejecutivo porteño, el diputado nacional emitió duras críticas contra los socios de Juntos por el Cambio. No solo los tildó de tener un “temor reverencial” al antes mandatario Mauricio Macri, sino que dijo que desde esa fuerza buscan “suprimir al kirchnerismo” y lanzó: “Están viendo quién mata al primer peronista”.

Con la fricción entre ambas fuerzas políticas elevada después de un sábado con momentos de alta tensión entre la Policía de la Ciudad y los manifestantes kirchneristas en Recolecta, Máximo Kirchner denostó la estrategia del gobierno de Rodríguez Larreta de poner vallas en las inmediaciones del domicilio de su madre por las quejas de los vecinos y de desplegar luego a las fuerzas de seguridad. Es que desde que el fiscal Diego Luciani pidió 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para la vicepresidenta en la causa Vialidad, las expresiones de los militantes se repitieron por días en Juncal y Uruguay.

La colocación del vallado, para Máximo Kirchner, representó una “sobreactuación” por parte de la gestión capitalina para “dar una imagen” hacia sus votantes, sin importarle “la vida” de los policías y de las personas. “La manifestación la generó el propio Larreta”, expresó el diputado nacional, quien recordó que en realidad las actividades para respaldar a su madre estaban planeadas en distintos puntos de la Ciudad y las provincias, pero no en la vivienda de la vicepresidenta.

“Ellos han entrado en algo muy peligroso, a la falta de ideas para proponerle al país, son ideas agresivas, despectivas”, aseveró en relación con los representantes de Juntos por el Cambio y acotó: “Tienen un discurso muy denigrante al que no piensa como ellos, muy estigmatizante al que no pertenece a su círculo, a su clase social, y muy despectivo respecto del conjunto”.

Fue en ese sentido que Máximo Kirchner recordó el encuentro que tuvo su madre con el economista opositor Carlos Melconian y lo utilizó como un símbolo para intentar demostrar que la vicepresidenta “no tiene problemas” de hablar con voces detractoras. “Es Cristina la que como líder de un espacio político accede a hablar economista de otra fuerza y vemos la reacción de los dirigentes [de Juntos por el Cambio] que están viendo quién mata al primer peronista, quién golpea al primer pibe o piba”, aseveró en el tramo más fuerte de la extensa entrevista.

Y siguió: “Esas cosas terminan muy mal porque cuando la fuerza juega a los cowboys, la Policía va y mata, y el policía va preso y los dirigentes andan dando vueltas por todos lados”.

Asimismo, planteó que hay un intento de Juntos por el Cambio y “algunos grupos de comunicación” para “suprimir” al kirchnerismo. “Me parece que lo mejor que podrían hacer es poner una vez por delante los intereses del conjunto de la Argentina. Nadie pide que piensen como nosotros y nosotras, sino que tengan la madurez de tener una discusión y decirle a la ciudadanía qué quieren hacer”, indicó.

También se tomó un momento para emitir fuertes palabras puntualmente contra Macri, un blanco usual del jefe camporista. Luego de decir que la conducción del expresidente no está basada en el convencimiento, ni en el trabajo, ni en la inteligencia, asumió que el liderazgo del referente de Pro se ancla en la extorsión y habló de las causas de espionaje ilegal por las que fue procesado. “El ejemplo que da el expresidente es: ‘Te va a ir mal, si te metés conmigo’”, sostuvo Máximo Kirchner.

Dijo, también, que el kirchnerismo puede comprometerse a no utilizar la información de esas supuestas tareas de inteligencia ilegales sobre sus propios compañeros de espacio que le achacó a Macri para así “elevar el nivel de discusión” y mejorar la convivencia democrática.

“¿Qué le cambiaría a 47 millones de argentinos saber qué hacen en sus vidas privadas? Nada. ¿Nos desendeudamos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por saber qué hizo tal o cual dirigente de Juntos por el Cambio? La discusión es otra y ese método de conducción del expresidente es dañino. Hay un temor reverencial dentro de la fuerza a la figura de Macri”, planteó el diputado nacional, quien aseveró que “más abajo” de espiar ilegalmente a los propios compañeros de fuerza “solo hay petróleo y, si hay, gas”.

Tras esa catarata de reclamos hacia la oposición, prefirió no individualizar a aquellos cambiemitas con los que él considera que se pueden lograr acuerdos legislativos. “Imaginate si dijera un nombre cuál sería su destino: no lo invitan más a Happening, van a suprimir un comensal”, chicaneó el diputado nacional en relación con el restaurant donde suelen ocurrir las cumbres opositoras.

Revisar la autonomía porteña

Por otra parte, avaló la idea de la vicepresidenta para rever la autonomía porteña. “Son discusiones que venimos planteando”, aseveró el líder de La Cámpora, quien comparó el presupuesto asignado para la ciudad de Buenos Aires y para Quilmes -un territorio gobernado por la camporista Mayra Mendoza- en materia de seguridad, remarcó también la necesidad de ver cómo se distribuyen los ingresos en la Argentina y habló de un “gran proceso de concentración” en la Capital.

“Sería interesante que planifiquemos cómo distribuir. Está visto que necesitamos discutirlo y que el territorio argentino es amplio y extenso para estar amontonados”, sostuvo Máximo Kirchner, quien también cuestionó que 90% de los medios -según puntualizó- sean porteños. Apuntó, incluso, a que la sede central de YPF esté en la Ciudad y dijo que debería localizarse en Neuquén o Santa Cruz. “No se entiende qué hace en la Ciudad. Cuando uno ve otros países, el petróleo es Houston y Texas, no es Nueva York”, contrastó.