Anuncios

Máximo jefe militar de EEUU visita fábricas de armas y subraya necesidad de armar a Ucrania

El presidente del Estado Mayor Conjunto, general CQ Brown, centro, realiza un recorrido por una línea de producción de las instalaciones de armas de Lockheed Martin en Camden, Arkansas, el jueves 14 de marzo de 2024, en compañía del senador republicano John Bozeman, izquierda. (AP Foto/Tara Copp)

CAMDEN, Arkansas, EE.UU. (AP) — El presidente del Estado Mayor Conjunto estadounidense visitará fábricas de armas en Oklahoma y Arkansas el jueves en un momento en que el Pentágono considera que el paquete de ayuda de 95.000 millones de dólares que está en disputa en el Capitolio no sólo es vital para la supervivencia de Ucrania sino también crítico para la economía estadounidense.

El general CQ Brown visita las instalaciones de armas de Lockheed Martin en Camden, Arkansas, y la planta de municiones del ejército en McAlester, Oklahoma, en compañía de los legisladores que representan a la fuerza laboral de esas fábricas, para abordar las preocupaciones sobre los miles de millones de dólares que se envían al extranjero cuando hay tantas necesidades en el país. Algunos de esos legisladores ya votaron en contra de la ayuda o han indicado que se opondrán a ella.

El general viajó con el senador republicano de Arkansas John Boozman, el senador republicano de Oklahoma Markwayne Mullin y el congresista republicano de Arkansas Brad Westerman y tiene previsto reunirse con el legislador republicano de Oklahoma Josh Brecheen en McAlester. Boozman, Mullin y Westerman expresaron optimismo de que el proyecto de ley complementario de Ucrania hallará la manera de ser aprobado en el Congreso y destacaron el impacto que tendrá en sus fuerzas laborales locales.

Brown dijo que aprovechará el viaje para señalar cómo se necesita financiación para reponer las reservas militares estadounidenses que han sido enviadas a Ucrania durante su lucha contra la invasión de Rusia y cómo ese aumento de la producción respalda las economías locales. Es un punto que el Pentágono ha impulsado cada vez más en los últimos meses conforme se agotaba el financiamiento actual para Ucrania y las fuerzas ucranianas comenzaron a racionar municiones contra un ejército ruso mucho más abastecido.