Anuncios

La lucha por sobrevivir en Afganistán: más muertos por hambre este invierno que en 20 años de guerra

Han pasado apenas cuatro meses de la llegada al poder de los talibanes y la situación en Afganistán ya es desesperada. La conquista del país por los extremistas estuvo telegrafiada por los medios internacionales, pero sus consecuencias están pasando mucho más desapercibidas. Y son de una gravedad extrema.

Los datos así lo corroboran. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCAH), 22,8 millones de personas (de un total de 39-40 millones), padece inseguridad alimentaria aguda y hambre. Como es natural, esta situación es peor todavía para las personas más vulnerables: los niños.

El hambre es uno de los problemas más acuciantes de Afganistán. (Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)
El hambre es uno de los problemas más acuciantes de Afganistán. (Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)

Y es que 3,2 millones de vidas de los más pequeños se encuentran en peligro por la falta de alimento. El día a día es tan insostenible que muchas familias están recurriendo a medidas desesperadas como el casamiento de niñas, algunas de solo 20 días, para poder recibir la dote y de este modo poder comer.

Las perspectivas de futuro no son mucho más halagüeñas, más bien al contrario. Las organizaciones internacionales señalan que un millón de niños están al borde de la muerte por desnutrición durante estos próximos meses de invierno. Para ponerlo de relieve, se trata de una cifra mayor que el número de víctimas civiles de los últimos 20 años de guerra.

Han sido varios los desencadenantes que han provocado esta situación. El principal, lógicamente, es la retirada de la ayuda internacional tras la llegada al poder de los talibanes. El régimen se enfrenta a sanciones y las potencias extranjeras han cortado el grifo del dinero, aunque las consecuencias las paga toda la población en su conjunto.

Por ejemplo, Estados Unidos ha congelado 9.500 millones de dólares (8.400 millones de euros) de ayuda con el objetivo de que no caigan en las manos de los extremistas. Esta falta de recursos ha generado una grave crisis económica que ya se hace sentir en toda la sociedad, ya que además muchas personas que trabajaban para las autoridades ahora se han quedado sin trabajo.

A toda esta fotografía hay que añadir una sequía muy grave que ha provocado que encontrar alimento en el día a día en Afganistán sea una auténtica lucha por la supervivencia.

Organizaciones internacionales como Save the Children recalcan que con la llegada del invierno se acaba el tiempo para ayudar a los niños a vivir y llevan varias semanas pidiendo a los gobiernos que hagan exenciones urgentes a las políticas de sanciones contra los talibanes. El objetivo es que se puedan salvar millones de vidas.

La hambruna en Afganistán afecta a millones de personas. (Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)
La hambruna en Afganistán afecta a millones de personas. (Photo by HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)

Medidas desesperadas

Mientras tanto, en el país llenar el estómago está obligando a hacer grandes sacrificios, entre los que se encuentran vender a los hijos recién nacidos. Con muchas bocas que alimentar y con la situación agravándose, hay familias que no pueden ofrecer a sus pequeños unas condiciones mínimas de supervivencia.

Así, la solución pasa por entregar a los bebés a familias sin hijos que pagan una pequeña suma para criar a estos niños. Por su parte, los padres obligados a vender apenas pueden comprar con el dinero recibido unos pocos alimentos como harina, aceite y arroz.

"Fue muy difícil, más de lo que te puedes imaginar. No entregué a mi hijo por el dinero… entregué a mi hijo por la indigencia, no porque alguien me obligara. No podía cuidar de él y no podía pagar nada", relata uno de los padres a SBS News.

Las próximas semanas serán cruciales porque hay en ciernes una catástrofe humanitaria que puede tener consecuencias devastadoras para la sociedad afgana. Se acaba el tiempo.

EN VÍDEO I Desesperación total en el aeropuerto de Kabul para escapar de Afganistán ante la llegada de los talibanes

Más historias que te pueden interesar: