¿Cómo llegaron en esos barcos? Una mirada exclusiva a los barcos de migrantes en los Cayos

Son barcos de la libertad para personas desesperadas por abandonar su país y empezar una nueva vida en Estados Unidos.

Están hechas de separadores de acero de autopista, ramas de árboles, bidones de combustible y alambre y espuma de poliestireno.

Se impulsan con viejos motores de camión diésel de la era soviética en el centro del casco.

En estas embarcaciones, personas de Cuba y Haití llevan a cabo un peligroso viaje a través del agua, bajo un sol implacable y atravesando los peligros de la oscuridad. Con la libertad a la vista, algunos saltan al agua, con la esperanza de llegar a la orilla; otros son rescatados por los guardacostas; muchos son devueltos, algunos consiguen quedarse y otros simplemente desaparecen.

Pero sus barcos se quedan atrás, atrapados en los manglares, empujados a los bancos de arena, subidos al césped o flotando detrás de los muelles de los patios.

Esta es una mirada exclusiva de lo que ocurrió con algunas de las embarcaciones.

En un parque de los Cayos



Embarcaciones caseras usadas por los emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos en el parque Harry Harris de Tavernier, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.
Embarcaciones caseras usadas por los emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos en el parque Harry Harris de Tavernier, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por migrantes cubanos cerca de Harry Harris Park en Tavernier, en los Cayos de la Florida, el 8 de enero de 2023.
Una embarcación usada por migrantes cubanos cerca de Harry Harris Park en Tavernier, en los Cayos de la Florida, el 8 de enero de 2023.
Una embarcación usada por emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa de Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa de Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.

A lo largo de Overseas Highway

Una embarcación de fabricación casera usada por los emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa, cerca del marcador del Triángulo de la Historia en Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación de fabricación casera usada por los emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa, cerca del marcador del Triángulo de la Historia en Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa de Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por emigrantes cubanos para llegar a Estados Unidos se asienta frente a la costa de Islamorada, en la carretera de Ultramar, en el indicador de milla 79, el 14 de enero de 2023.

Una atracción turística en Marathon

Los transeúntes dejan sus autos para tomar fotos de un pequeño velero cubano abandonado en la carretera U. S. 1 justo al norte de Marathon, en los Cayos de la Florida. El miércoles 4 de enero de 2023 unos 40 hombres, mujeres y algunos niños pequeños entraron en la siguiente etapa de su migración de Cuba a Estados Unidos cuando fueron procesados por la Patrulla Fronteriza en la estación de la agencia en la ciudad de Marathon, en los Cayos de la Florida. Se encontraban entre cientos de personas procedentes de Cuba y un gran grupo de más de 100 hombres y mujeres de Haití, que han desembarcado a través de la cadena de islas desde finales de la semana pasada.
Los transeúntes dejan sus autos para tomar fotos de un pequeño velero cubano abandonado en la carretera U. S. 1 justo al norte de Marathon, en los Cayos de la Florida. El miércoles 4 de enero de 2023 unos 40 hombres, mujeres y algunos niños pequeños entraron en la siguiente etapa de su migración de Cuba a Estados Unidos cuando fueron procesados por la Patrulla Fronteriza en la estación de la agencia en la ciudad de Marathon, en los Cayos de la Florida. Se encontraban entre cientos de personas procedentes de Cuba y un gran grupo de más de 100 hombres y mujeres de Haití, que han desembarcado a través de la cadena de islas desde finales de la semana pasada.

En alta mar

Un barco vacío se ve en alta mar cerca de la autopista de ultramar y Little Conch Key el sábado 7 de enero de 2023, en los Cayos de la Florida.
Un barco vacío se ve en alta mar cerca de la autopista de ultramar y Little Conch Key el sábado 7 de enero de 2023, en los Cayos de la Florida.

La historia de un carguero haitiano

Key Largo, Cayos de la Florida, la Florida, 14 de enero de 2023. Un carguero haitiano usado por migrantes haitianos para viajar a Estados Unidos se encuentra en un banco de arena frente a Key Largo, en los Cayos de la Florida.
Key Largo, Cayos de la Florida, la Florida, 14 de enero de 2023. Un carguero haitiano usado por migrantes haitianos para viajar a Estados Unidos se encuentra en un banco de arena frente a Key Largo, en los Cayos de la Florida.
Islamorada, los Cayos de la Florida, la Florida, 14 de enero de 2023. Un barco usado por los migrantes haitianos para rastrear a los Estados Unidos se encuentra atascado en un banco de arena frente a la costa de los Cayos de la Florida.
Islamorada, los Cayos de la Florida, la Florida, 14 de enero de 2023. Un barco usado por los migrantes haitianos para rastrear a los Estados Unidos se encuentra atascado en un banco de arena frente a la costa de los Cayos de la Florida.

En el banco de arena de Whale Harbor, en Windley Key, un velero grande y fantasmagórico permanece inmóvil en las aguas poco profundas. Uno de sus dos mástiles se hunde en el agua, la vela visible desde la superficie. El otro apunta permanentemente como la aguja horaria de un reloj hacia la 1 en punto.

El desvencijado carguero haitiano es un espectáculo sombrío, fuera de lo común en un lugar —el banco de arena de Islamorada— que suele exhibir cientos de barcos y miles de juerguistas vadeando en aguas azules y cristalinas, bebiendo una tarde de fin de semana.

A unos cientos de metros del banco de arena está Postcard Inn Beach Resort and Marina. Este lujoso lugar de vacaciones solía ser Holiday Isle Resort Tiki Bar, sinónimo de las fiestas de los Cayos y en donde se inventó el coctel rumrunner.

Los fiesteros siguen acudiendo al banco de arena. Lo que ahora ven es un velero haitiano que sobresale como una escultura entre las embarcaciones de recreo. Casi 200 personas que emigraban de Haití iban a bordo del barco cuando encalló a finales de noviembre.

La llegada fue caótica. Desesperados por alcanzar la orilla, decenas de personas saltaron del barco y nadaron hacia tierra en la oscuridad de la noche, empujando a los agentes federales y a las fuerzas de seguridad locales no solo en una frenética carrera por capturarlos, sino también por salvarlos de la marea que los arrastraba hacia las columnas del puente del canal de Whale Harbor.

Días después, se encontró flotando en la zona el cadáver de un hombre que presuntamente formaba parte del grupo de migrantes .

Ahora el balandro sirve de monumento a la actual crisis migratoria que frustra a la Patrulla Fronteriza y la Guardia Costera de Estados Unidos y, más aún, a las autoridades locales como la Policía del Condado Monroe, cuyos ayudantes son a menudo el primer contacto oficial.

Varios otros cargueros haitianos encallaron en aguas poco profundas frente a los Cayos, la mayoría en Key Largo. Cada pocos meses, desde noviembre de 2021, barcos sobrecargados, en su mayoría a vela, han aparecido frente a las costas del archipiélago, a veces con cientos de personas en las cubiertas y hacinadas en los camarotes.

La última llegada se produjo el 2 de enero, cuando un velero con 130 haitianos tocó tierra frente a una comunidad cerrada frente al mar en Key Largo.

La historia de los barcos de migrantes cubanos

Una embarcación usada por migrantes cubanos flota frente a Duck Key, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por migrantes cubanos flota frente a Duck Key, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.

Docenas de pequeñas embarcaciones de migrantes cubanos también salpican las playas de los Cayos. A veces quedan atrapadas en los manglares e incluso acaban en los patios de las casas. Estas embarcaciones, en su mayoría de fabricación casera, han traído a miles de cubanos al sur de la Florida desde el año pasado. En las últimas semanas, las embarcaciones han estado llegando arriba y abajo de la cadena de islas varias veces al día.

“Todos los desembarcos están costando mucho dinero a los contribuyentes, que no es reembolsado por el gobierno. Los desembarcos traen consigo un gran número de embarcaciones que son abandonadas y se convierten en peligro para la navegación o acaban en propiedades privadas sin que nadie las retire”, dijo en diciembre el jefe de Policía Rick Ramsay. “Estas embarcaciones permanecen en esos lugares mucho tiempo y en ocasiones los ciudadanos tienen que lidiar ellos mismos con la carga y el gasto”.

El gobernador Ron DeSantis activó la Guardia Nacional de la Florida y ordenó a las agencias policiales estatales que ayudaran a patrullar los Cayos durante días después que casi 500 cubanos llegaran a la playa de Fort Jefferson en el remoto Parque Nacional Dry Tortugas, unas 70 millas al oeste de Cayo Hueso, el fin de semana de Año Nuevo. El desembarco masivo desbordó a la escasa dotación de guardaparques de Fort Jefferson y obligó al gobierno federal a cerrar el parque nacional.

Fotos obtenidas por Miami Herald muestran más de 20 embarcaciones de inmigrantes alineadas en la playa de Garden Key, la isla de Fort Jefferson.

El éxodo desde Haití y Cuba

Los transeúntes dejan sus autos para tomar fotos de un pequeño velero cubano abandonado en la carretera U. S. 1 justo al norte de Marathon, en los Cayos de la Florida. El miércoles 4 de enero de 2023 unos 40 hombres, mujeres y algunos niños pequeños entraron en la siguiente etapa de su migración de Cuba a Estados Unidos cuando fueron procesados por la Patrulla Fronteriza en la estación de la agencia en la ciudad de Marathon, en los Cayos de la Florida. Se encontraban entre cientos de personas procedentes de Cuba y un gran grupo de más de 100 hombres y mujeres de Haití, que han desembarcado a través de la cadena de islas desde finales de la semana pasada.
Los transeúntes dejan sus autos para tomar fotos de un pequeño velero cubano abandonado en la carretera U. S. 1 justo al norte de Marathon, en los Cayos de la Florida. El miércoles 4 de enero de 2023 unos 40 hombres, mujeres y algunos niños pequeños entraron en la siguiente etapa de su migración de Cuba a Estados Unidos cuando fueron procesados por la Patrulla Fronteriza en la estación de la agencia en la ciudad de Marathon, en los Cayos de la Florida. Se encontraban entre cientos de personas procedentes de Cuba y un gran grupo de más de 100 hombres y mujeres de Haití, que han desembarcado a través de la cadena de islas desde finales de la semana pasada.

El éxodo migratorio está impulsado por la agitación política y económica en Cuba y Haití. La crisis haitiana se ve agravada por la escalada de violencia de las pandillas, que no solo está haciendo huir a la gente con la esperanza de un futuro mejor, sino también para poder simplemente vivir sin la sombra de que los puedan matar.

“La situación paralizó la economía ya paralizada en el país, donde la tasa de inflación ha alcanzado 30%. Todo esto ha ocurrido en medio de un resurgimiento del cólera en el país, particularmente en la Penitenciaría Nacional de Haití en Puerto Príncipe”, dijeron legisladores demócratas en una carta enviada en noviembre al director del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, en la que pedían a conceder el estatus de protección temporal a los migrantes haitianos. “Desde octubre, la enfermedad ha matado al menos a 100 personas y enfermado a 8,000 más, aunque los expertos dijeron que es probable que las cifras sean más altas”.

Aún flotando

Una embarcación usada por migrantes cubanos flota frente a Duck Key, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.
Una embarcación usada por migrantes cubanos flota frente a Duck Key, en los Cayos de la Florida, el 14 de enero de 2023.

Las llegadas

Los barcos procedentes de Cuba llegan casi todos los días, a veces varios en una sola jornada.

“Es una situación fluida que va y viene. Un día pueden llegar diez; al día siguiente, pueden ser tres”, dijo este mes Ramsay, jefe de policía de los Cayos.

Las embarcaciones son un espectáculo para la vista y a veces no se ajustan a la definición de barco. Algunos son pesqueros, con pequeñas casetas para el piloto, pero la mayoría son muy rústicos. Un veterano funcionario de la FWC dijo durante un desembarco en octubre que los barcos hablan de “la inventiva y la desesperación” de sus constructores.

El teniente Spencer Zwenger, piloto del Ocean Sentry C-144 de la Guardia Costera que patrulla regularmente el Estrecho de la Florida, dijo respecto a los constructores de embarcaciones que “El límite es su imaginación”.

Fugas de los barcos

Tavernier, la Florida, 14 de enero de 2023. Embarcaciones caseras usadas por los migrantes cubanos para llegar a los Estados Unidos se sientan frente a la costa en Harry Harris Park en Tavernier, Cayos de la Florida, la Florida.
Tavernier, la Florida, 14 de enero de 2023. Embarcaciones caseras usadas por los migrantes cubanos para llegar a los Estados Unidos se sientan frente a la costa en Harry Harris Park en Tavernier, Cayos de la Florida, la Florida.

El combustible de las embarcaciones se filtra al agua, junto con la basura en forma de latas y botellas de refresco y envases de comida, todo lo cual convierte a las embarcaciones en un peligro para el frágil ecosistema de los Cayos. La FWC, junto con el Condado Monroe, está librando una ardua batalla para documentar rápidamente el creciente número de embarcaciones de migrantes para que puedan ser retiradas.

“Las embarcaciones de migrantes llevan contaminantes a bordo en forma de gasolina, gasóleo y aceite en contenedores no homologados”, dijo en un comunicado Brittany Burtner, administradora de Recursos Marinos del Condado Monroe. “Como hay una presión sobre los recursos, estos contaminantes pueden filtrarse en nuestras aguas cercanas a la costa. Me preocupa que esto pueda convertirse en una emergencia medioambiental”.

El Departamento de Protección Ambiental de la Florida (DEP) emitió un comunicado la semana pasada diciendo que, bajo la orden de emergencia de DeSantis que activó a la Guardia Nacional, los habitantes no son responsables de retirar las embarcaciones migrantes abandonadas que aterricen en sus propiedades.

“El estado retirará estas embarcaciones por usted de forma gratuita”, indicó el comunicado, añadiendo un número de teléfono al que llamar: 888-404-3922.

Próximos pasos

El reportero de Miami Herald, David Goodhue, observa de cerca una embarcación de migrantes cubanos anclada en las aguas poco profundas de Sombrero Beach, el 2 de enero de 2023. La embarcación llegó semanas antes a los Cayos de la Florida.
El reportero de Miami Herald, David Goodhue, observa de cerca una embarcación de migrantes cubanos anclada en las aguas poco profundas de Sombrero Beach, el 2 de enero de 2023. La embarcación llegó semanas antes a los Cayos de la Florida.

Es demasiado pronto para decir si la orden ejecutiva de la administración DeSantis para reclutar agencias estatales para ayudar con las patrullas de migrantes ha hecho una diferencia significativa en la desaceleración de la huida hacia el sur de la Florida. También es prematuro decir si el nuevo programa de parole de la administración del presidente Joe Biden —destinado a frenar el cruce de migrantes a lo largo del Estrecho de la Florida y la frontera suroeste, permitiendo a las personas solicitar asilo antes de emprender el viaje— está funcionando según lo previsto desde que entró en vigor a principios de este mes, dijeron los expertos.

Durante los dos últimos años, han entrado en el país tantas personas procedentes de Cuba, ya sea en barco o por la frontera, que, de acuerdo con las fuentes, ha ocurrido una vuelta no oficial a la política de “pies secos, pies mojados” que permitía quedarse a los que desembarcaban en suelo estadounidense y que devolvía a Cuba a los que eran capturados en el mar.

Pero, entre que las autoridades federales de inmigración están desbordadas por el número de llegadas y que el gobierno cubano no acepta vuelos de deportación desde 2020, a la mayoría de las personas procedentes de Cuba que han llegado a Estados Unidos recientemente se les permitió quedarse, después de que la Patrulla Fronteriza los procesara con una fecha para comparecer ante el tribunal. Los que han sido detenidos en el mar siguen siendo devueltos a Cuba en buques guardacostas.

Se supone que eso se acaba ahora con el anuncio de la administración Biden del 5 de enero. Se supone que todos los que entren en el país sin haber pasado por un proceso de inmigración condicional que incluye tener un patrocinador estadounidense serán devueltos.

Sebastián Arcos, director adjunto del Instituto de Investigación de Asuntos Cubanos de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), dijo que el enfoque de la administración en la frontera, por donde entra mucha más gente que por mar, podría empeorar las cosas en el sur de la Florida.

“Sin una aclaración inmediata por parte de Washington, creo que el cierre de la frontera con México provocará un aumento de cubanos y haitianos que intentarán llegar al sur de la Florida por mar”, le dijo Arcos a Herald.

Y el gobierno cubano no tiene ningún deseo de retener a la mayoría de los que quieren irse, porque a menudo son ellos los que causan problemas dentro del país, dijo Arcos.

“El régimen cubano tiene una necesidad perenne de exportar a los descontentos, lo que llamamos la ‘válvula de seguridad’”, dijo. “La seguridad interna siempre ha superado cualquier otra consideración para la élite cubana”.

Así que, incluso si la situación actual se ralentiza, Arcos dijo que es cuestión de tiempo antes de que otra afluencia visite las costas del sur de la Florida.

“Es poco lo que Estados Unidos puede hacer para poner fin definitivamente a estas afluencias periódicas, aparte de gestionar cada crisis”, dijo. “El régimen cubano encontrará la manera de presionar a Estados Unidos para que haga importantes concesiones económicas”.