Llegan a Chile primeras 10.000 dosis de vacunas de Pfizer

EVA VERGARA
·3  min de lectura

SANTIAGO, Chile (AP) — Zulema Riquelme, técnica en enfermería de 42 años del Hospital Sótero del Río de la capital chilena, se convirtió el jueves en la primera funcionaria de salud que trabaja con pacientes con COVID-19 en ser vacunada con una de las 10.000 dosis del antiviral de Pfizer que llegaron muy temprano a Chile.

Le siguieron un médico, una enfermera, un kinesiólogo y una auxiliar de servicio de tres hospitales de la ciudad. Más tarde se vacunaban a empleados de otros dos grandes centros públicos de salud.

Las vacunaciones se realizaron en el Hospital Metropolitano que, en la peor época de la pandemia a mediados de año, se reconvirtió para atender sólo a pacientes COVID críticos.

Las vacunaciones fueron observadas por el presidente Sebastián Piñera y por el ministro de Salud, Enrique Paris.

“Estoy tranquila, contenta, muy emocionada” le comentó Riquelme al mandatario, quien le dijo que “mucha gente se esforzó mucho para poder tener este momento”.

El viernes se inoculará a miles de funcionarios de las sureñas regiones de La Araucanía, Biobío y Magallanes que, junto a la capital, tienen las mayores tasas de contagiados por cada 100.000 habitantes.

Se espera que la próxima semana lleguen otras 10.000 dosis para aplicar, dentro de tres semanas, la segunda vacuna indispensable para que el antiviral sea efectiva.

Se estima que son unos 45.000 los profesionales que trabajan en la “primera línea” de combate contra el nuevo coronavirus, que serán inoculados en forma prioritaria.

Hacia fines del primer trimestre de 2021 se planea inocular a unos cinco millones de personas, entre ellos a todo el personal sanitario, adultos mayores, enfermos crónicos y uniformados. Hacia fines del primer semestre se espera vacunar a 15 de los 19 millones de chilenos.

“Cuando me corresponda, sí me voy a vacunar” dijo Piñera, de 71 años, que debería ser inoculado en el transcurso del primer trimestre de 2021.

Las primeras 10.000 dosis del antiviral llegaron al aeropuerto internacional de Santiago procedentes de Bélgica y desde allí fueron llevadas en un helicóptero policial hasta las cercanías de las instalaciones privadas que poseen tres súper congeladores que las mantendrán a menos 70 grados Celsius necesarios para mantener su eficacia.

El fármaco llegó en dos cajas de 40x40 centímetros que pesaban 36 kilos, de los cuales 23 kilos eran hielo seco.

Chile compró 10 millones de vacunas a Pfizer/BioNTech, que seguirán llegando durante 2021, que cuenta con la aprobación del ente regulador estadounidense y su símil local.

Además, comprometió otros 10 millones de la vacuna china Sinovac, que aún no ha sido aprobada, y ha negociado con AstraZeneca/Oxford, con Jenssen y con la iniciativa mundial Covax.

“Hoy Chile tiene suficientes vacunas para inocular (a) 19,9 millones de personas, lo que equivale al 133% de la población adulta del país”, indicó en una nota de prensa de la oficina de Presidencia chilena.

México, Chile y Argentina son los tres primeros países de la región en recibir vacunas.

Chile, que a mediados de año era uno de los países con más contagiados de la región, mantuvo por varios meses una meseta de infectados diarios, pero en las últimas semanas ha mostrado un lento aunque sostenido aumento por jornada que bordea los 2.000 casos nuevos. El país sudamericano registra 590.000 contagiados y 16.000 fallecidos.