Pide una pizza al 112 de Italia en busca de ayuda para ella y su hijo: su maltratador está detenido

M. J. Arias
·3  min de lectura

Un hombre ha sido detenido en Turín (Italia) después de que su pareja llamase a Emergencias simulando que estaba pidiendo una pizza. La rápida actuación del agente que atendió su llamada acabó con el calvario tanto de ella como de su hijo de 10 años, a quienes el ahora detenido habría propinado una paliza, según informa Il Messaggero.

Eran alrededor de las 21:25 horas cuando el agente Vicenzo, en su puesto al otro lado de la línea 112, cogía la llamada de esta vecina del barrio de Barriera di Milano, al noreste de la ciudad, que pedía una pizza con entrega a domicilio dando la dirección. Tras el desconcierto inicial, el policía se dio cuenta rápido de que algo no iba bien, de que no se trataba ni de una broma ni de un error y le preguntó a la mujer, a la que escuchaba alterada, si estaba bien.

“No”, respondió ella a la pregunta formulada. Al teléfono, Vicenzo le pedía que se alejase de allí y que no colgase, mientras ella le explicaba que no podía irse. “Llegamos rápido”, le contestaba él sin colgar en ningún momento para no dejarla sola mientras pasaba la alerta a una patrulla que se personó de inmediato en el domicilio.

Al llamar a la puerta, el hombre ahora detenido abrió pensando que se trataba del repartidor que les traía la pizza encargada cuando se encontró con los agentes que procedieron a su arresto acusado de malos tratos.

Según informan medios italianos como La Repubblica, el hombre habría llegado a casa en estado de embriaguez y, al darse cuenta de que la televisión no funcionaba, la emprendió a golpes con su pareja y su hijo, de diez años. No era la primera vez que la maltrataba pero, publica Il Messaggero, sí la primera vez que lo hacía con tanta violencia.

La mujer, asustada por ella y por su hijo, recurrió al engaño de llamar al 112 pidiendo una pizza para dar la voz de alarma a la Policía y conseguir ayuda sin que su maltratador sospechase lo que en realidad estaba haciendo. Un recurso que ya ha sido utilizado en varias ocasiones por víctimas de violencia machista.

Hace unos meses, en Rimini, también en Italia, otra superviviente actuó de la misma manera en busca de ayuda. En su caso fueron su estado de nerviosismo y los gritos que se oían de fondo los que alertaron a quien estaba al otro lado del teléfono, que envió a una patrulla de agentes a la vivienda. Su marido fue detenido.

En la hemeroteca pueden encontrarse más casos similares. No solo en Italia. En Estados Unidos, por ejemplo, en 2015, una mujer y sus hijos fueron rescatados después de que los empleados de un Pizza Hut de Florida se percatasen que en los comentarios de un pedido online quien había ordenado el mismo hubiese escrito el mensaje “por favor, ayuda. Llamen al 911 por mí”.

Más historias que te pueden interesar:

Llama a Emergencias en Italia para pedir una pizza y el agente al teléfono se da cuenta rápido de la situación: está siendo malatratada. (Foto: Getty Images)
Llama a Emergencias en Italia para pedir una pizza y el agente al teléfono se da cuenta rápido de la situación: está siendo malatratada. (Foto: Getty Images)