Liz Cheney debe dejar de ser una mártir y tiene que alejarse del Partido Republicano | Opinión

·4  min de lectura

El espectacular rechazo a Liz Cheney por parte de los electores el mes pasado en las primarias republicanas para la Cámara de Representantes en Wyoming era previsible, no solo por su voto a favor de la destitución de Donald Trump o su decisión de unir fuerzas con los demócratas en el comité que investiga el 6 de enero, sino también porque cerró su campaña calificando a su partido de “muy enfermo”. Los republicanos de Wyoming, al sentirse bien, decidieron cambiar de médico.

La derrota de Cheney magnificará temporalmente su martirio, pero todo el mundo recordará pronto que mientras hoy se define el patriotismo como oponerse a Trump, durante una breve campaña al Senado en 2013 Cheney insistió en que el “patriotismo” era “obstruir las políticas del presidente [Barack] Obama y su agenda”. El patriotismo es, aparentemente, un blanco móvil.

Hasta el día de las elecciones, Cheney había ganado fácilmente tres primarias republicanas consecutivas para la Cámara de Representantes, donde realmente se elige a los vencedores finales en el fuertemente republicano estado de Wyoming.

Esta vez perdió a pesar de haber recaudado y gastado mucho más que el resto de los candidatos del Partido Republicano, y de haber lanzado un anuncio de su padre, el ex vicepresidente Dick Cheney. ¿Por qué? Porque el partido ya no es suyo, y ella culpa a Trump.

Cheney seguramente llevará su derrota como una insignia de honor, un testamento de haber puesto al país en primer lugar de una manera que los republicanos de Wyoming de menor rango no tuvieron el carácter de emular.

Es una narrativa popular que se ha usado sobre Cheney, sobre su colega del comité del 6 de enero, Adam Kinzinger, congresista republicano de Illinois, y sobre cualquier otro republicano dispuesto a reprender no solo a Trump, sino a su partido en general.

Este es el Partido Republicano

Los amantes despechados del Partido Republicano operan bajo la ilusión de que los republicanos solo han perdido temporalmente su camino y, una vez que se den cuenta de su locura, encontrarán el camino a casa. Pero aunque los republicanos se enamoraron con fuerza de Trump en 2016, su tibia respuesta a John McCain en 2008 y a Mitt Romney en 2012 demostró que cuando se trataba de pretendientes tradicionales, la flor ya había desaparecido.

El Partido Republicano de hoy no tiene interés en ser rescatado por los mismos que abandonó. Ronald Reagan sigue siendo el presidente moderno más venerado por muchos republicanos de toda la vida, pero este ya no es su partido, como tampoco era el de Dwight D. Eisenhower cuando Reagan ascendió.

En lugar de reprochar constantemente a los republicanos sus elecciones, todo el mundo debería estipular lo siguiente: El Partido Republicano tiene algunas inclinaciones conservadoras persistentes, pero ahora es el partido populista “Make America Great Again” de su líder moderno, Donald Trump.

Incluso si otra persona es su abanderado en 2024 lo que sería una medida inteligente, teniendo en cuenta las heridas autoinfligidas por Trump tras su derrota electoral, este partido no volverá a ser el del pasado. Los republicanos del establishment a los que les interese seguir siendo modestamente influyentes pueden coger un remo y ayudar a remar. O pueden abandonar el barco. Los discursos y las recriminaciones son inútiles.

Nuestra acritud nacional se reduciría si se dejara de presentar al Partido Republicano como una organización terrorista o conspirativa representada por los Proud Boys, los Oath Keepers u otros grupos similares. Millones de republicanos de base que no tienen ninguna conexión con milicias marginales con una influencia exagerada se sienten señalados ante los insultos que se les lanzan. Pero la implacable hostilidad dirigida hacia ellos a través de las plataformas de los medios de comunicación, y año tras año desde las agencias de investigación que tienen como blanco a Trump, solo sirven para mantenerlos desafiantes en la esquina del ex presidente.

Independientemente de lo que digan a los encuestadores, a los que a menudo consideran una extensión de los principales medios de comunicación, la mayoría de los republicanos probablemente sabe que las elecciones de 2020 no fueron fraudulentas, aunque podrían albergar sospechas sobre las revisiones del voto promulgadas a finales de la temporada electoral, usando la pandemia como justificación. Incluso pueden estar de acuerdo en que Trump es muchas de las cosas desagradables que afirman sus críticos, pero se sienten seguros de que eso lo hace tan apto para ser presidente como cualquier otro político que conozcan.

Eso puede parecer chocante para cualquiera que adopte el giro de que, en comparación, el Partido Demócrata defiende claramente la verdad, la justicia y el American Way. La verdad es que, independientemente de lo que los demócratas digan o hagan sobre Trump y su partido, la mayoría de ellos —especialmente los que están en el liderazgo— lo hacen menos porque se sientan ofendidos o alarmados que porque piensen que es la estrategia que mantendrá o ampliará su poder.

El país podría sanar más rápidamente si la izquierda, la derecha y los medios de comunicación aceptaran al moderno Partido Republicano como lo que es. Para los antiguos amantes que no pueden aceptar ser amigos, la mejor manera de seguir adelante es conocer a otra persona. Tal vez se les pueda presentar a alguien del nuevo partido Forward. Parecen agradables.

Gary Abernathy es columnista de The Washington Post.

Abernathy
Abernathy