Anuncios

Listo el tramo subterráneo de Línea 12

Laura Arana

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 29 (EL UNIVERSAL).- El Gobierno de la Ciudad de México prevé la reapertura, el próximo 15 de enero de 2023, de nueve estaciones del tramo subterráneo de la Línea 12 del Metro, desde Mixcoac hasta Atlalilco, por lo que la próxima semana comenzarán a realizar las pruebas preoperativas.

La Línea Dorada dejó de dar servicio el 3 de mayo de 2021 debido a la caída de una trabe entre las estaciones Olivos y Tezonco que ocasionó la muerte de 26 personas.

Derivado de esto, se lleva a cabo la rehabilitación y el reforzamiento propuesto por el Comité Técnico Asesor —grupo de expertos—, encargado de delinear las acciones a realizarse en los tramos subterráneo y elevado de la Línea 12.

Ayer miércoles, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, encabezó un recorrido a bordo de un tren en el tramo Mixcoac-Parque de los Venados, donde se informó que concluyeron, luego de un año siete meses, los trabajos en los 11.8 kilómetros del tramo subterráneo, que implicó atención a filtraciones, construcción de cárcamos y reparación de siete curvas, cambio de balastos, rieles y vías.

Con esta intervención, la Línea Dorada ha sido reparada en tres ocasiones desde su inauguración, el 30 de octubre de 2012.

La jefa de Gobierno afirmó que el tramo subterráneo es seguro y se atendieron las recomendaciones del comité.

En conferencia y a pregunta expresa sobre si la ciudadanía tiene garantía de que el tramo subterráneo no se volverá a cerrar, Sheinbaum Pardo respondió: "Esa es la idea".

"Nuestra obligación es dejar un sistema seguro y hacerlo lo mejor posible (...) Estamos entregando este tramo seguro y vamos a entregar el tramo elevado también seguro y en las mejores condiciones que se pueda", manifestó la mandataria de la Ciudad de México.

"Lo que estamos haciendo es mostrar a los usuarios, a los habitantes de la Ciudad, que esta parte subterránea está terminada, que entra a periodo de pruebas y que a mediados de enero ya comienza a funcionar", agregó la funcionaria.

El director del Metro, Guillermo Calderón, detalló que en el tramo subterráneo el gobierno local invirtió 53 millones de pesos para obras de supervisión y certificación; el resto de los trabajos —sin precisar el monto— fueron sufragados por las empresas constructoras, entre ellas Carso Infraestructura y Construcción (CICSA).

"Nosotros, y porque así lo decidió la jefa de Gobierno, lo decidimos nosotros, no quisimos que la parte de verificación y certificación fuera sufragada para evitar cualquier conflicto de intereses por estas empresas. Entonces, nosotros pagamos a TÜV, que hay que decir que ya contamos con la evaluación funcional de seguridad de este tramo", destacó Guillermo Calderón.

Como parte de los trabajos en el tramo subterráneo de la Línea 12, también se atendió la problemática identificada desde 2014 por la empresa Systra en siete curvas que presentaban desgaste ondulatorio.