Anuncios

¿Se libró en India la última batalla de la Revolución de Estados Unidos? Cada vez más historiadores lo creen

(CNN) -- Categoría final de Jeopardy: la Guerra Revolucionaria de Estados Unidos.

La respuesta es: La última batalla de la guerra de independencia de Estados Unidos se libró en este continente.

Suena la música y escribe tu respuesta.

Si has dicho "América del Norte" y has apostado todo tu bote, has perdido. Al menos eso es lo que le dirán cada vez más historiadores.

Dirán que la respuesta correcta debería haber sido: "Asia".

Ummm, ¿qué?

Escuche a Kathleen DuVal, profesora de Historia de la Universidad de Carolina del Norte (uno de los 13 estados originales, por decir algo).

¿Por qué se celebra en EE.UU. el 4 de julio? La historia que se remonta al 1776

"Los estadounidenses y casi todos los historiadores de Estados Unidos hasta hace poco se centraban casi exclusivamente en la Guerra de la Independencia dentro de las 13 colonias que se rebelaron contra los británicos. La atención se centraba casi exclusivamente en Massachusetts y Virginia", explica.

"Pero en la última década o dos, los historiadores han ampliado su enfoque y han empezado a escribir sobre la Guerra de la Independencia como si fuera, como usted dice, una guerra mundial", dice DuVal.

DuVal y otros afirman que dos protagonistas clave de la Guerra de la Independencia —Gran Bretaña y Francia— libraron la batalla final del conflicto en Cuddalore, India, en junio de 1783.

¡Espera! Ya sé que Francia ayudó a los colonos a derrotar a los casacas rojas británicos, pero ¿qué tiene que ver la India con esto? Y aun así, ¿una "guerra mundial"?

DuVal lo explica.

"La ayuda de Francia a Estados Unidos ha formado parte durante mucho tiempo del conocimiento de los estadounidenses sobre la Revolución estadounidense, pero el rey de Francia decidió entrar en la guerra por la oposición de Francia a Gran Bretaña más que por cualquier amor a los estadounidenses; al fin y al cabo, era un rey con su propio imperio", afirma.

Celebración del 4 de julio: 3 cócteles festivos ideales 1:31

Vale, entiendo que Francia y Gran Bretaña no se cayeran bien, pero no controlaban el mundo entero, ¿verdad?

Pues bien, Gran Bretaña, con sus colonias por todo el planeta, tenía más enemigos que Francia, dice DuVal.

España y Holanda también se aliaron con Francia para luchar contra Gran Bretaña.

Y la lucha por la independencia de Estados Unidos fue una forma de hostigar a Gran Bretaña en otro frente.

"Viéndolo desde la perspectiva, digamos, francesa, asumir un papel en la Revolución estadounidense les permitió estirar a las fuerzas británicas en otro lugar más del globo", afirma Don Glickstein, historiador y periodista afincado en Seattle que trató el tema en profundidad en su libro de 2015, "After Yorktown".

Una representación de los barcos británicos navegando alrededor de Quebec, mientras las tropas suben a las Llanuras de Abraham y atacan a los franceses durante la Guerra de los Siete Años.

Segunda guerra en 10 años

Francia y España también trataban de saldar cuentas de un conflicto mundial anterior, una década antes, que habían perdido: la Guerra de los Siete Años, de la que formó parte la Guerra Francesa e India, librada en América del Norte, explicó DuVal a CNN.

Y para que no se piense que la profesora de Carolina del Norte está exagerando, Glickstein e incluso el Departamento de Estado de EE.UU. están de acuerdo con ella.

En la Guerra de los Siete Años, que comenzó en 1754 o 1756, según a quién se pregunte, Gran Bretaña derrotó a Francia y a su aliada España en todo el mundo, desde el Indo-Pacífico hasta Portugal y Canadá, pero eso tuvo un alto precio, dice la Oficina del Historiador del Departamento de Estado en su sitio web.

4 de julio en EE.UU: dónde ver fuegos artificiales en Los Angeles, Nueva York, Houston, Miami

"La guerra había sido enormemente cara, y los intentos del Gobierno británico de imponer impuestos a los colonos (americanos) para ayudar a cubrir estos gastos provocaron un creciente resentimiento colonial hacia los intentos británicos de expandir la autoridad imperial en las colonias", dice.

Esos impuestos a los colonos acabaron desembocando en la Guerra de la Independencia.

Representación de Federico el Grande de Prusia derrotando al ejército austriaco del mariscal de campo Maximiliano Ulises Conde Browne y el príncipe Carlos de Lorena en la batalla de Praga durante la Guerra de los Siete Años el 6 de mayo de 1757.

La batalla de Yorktown

Durante gran parte de los 247 años de historia de Estados Unidos, se ha enseñado que la última batalla de esa guerra tuvo lugar en Yorktown, Virginia, del 28 de septiembre al 19 de octubre de 1781. (Y puede que por eso su respuesta final en Jeopardy fuera " América del Norte").

Pero Glickstein dice que incluso describir Yorktown como una victoria "americana" es un poco generoso.

"Los niños aprenden que Yorktown fue una victoria estadounidense. En realidad, fue una victoria francesa, posible gracias a una estrategia francesa, dos flotas francesas, ingenieros de asedio franceses, artillería francesa que machacó a los británicos, fue combatida en gran parte por soldados, marinos y marineros franceses que superaban en número a sus aliados rebeldes estadounidenses en una proporción de cuatro a uno", argumenta Glickstein.

El Servicio de Parques Nacionales afirma que unos 600 soldados franceses murieron en Yorktown y en una batalla naval asociada. Dice que poco más de 100 estadounidenses murieron en Yorktown.

"Fue una victoria no solo de los estadounidenses, sino de los aliados", dice el Museo Nacional de Historia Estadounidense del Smithsonian sobre la batalla de Yorktown.

"Los soldados franceses en Yorktown superaban en número a los estadounidenses. España y la República Holandesa apoyaron financiera y logísticamente a los colonos", dice el museo en su página web.

En una entrevista de 2018 con la revista Smithsonian, el historiador David Allison, del museo, situó la ayuda extranjera a Washington en un ámbito más amplio.

"Sin aliados, las colonias nunca habrían conseguido su libertad", se le cita.

"Los estadounidenses tenemos una visión demasiado estrecha de nuestra historia nacional, como si sólo nosotros hubiéramos determinado nuestro destino. Sin embargo, esto nunca ha sido cierto", afirma Allison.

Representación de los generales Rochambeau y Washington dando las últimas órdenes de ataque en el sitio de Yorktown en 1781. Junto a ellos, el marqués de Lafayette.

Luchando a un mundo de distancia

Aún así, pocos discutirían que la derrota en Yorktown hizo que Gran Bretaña buscara reducir sus pérdidas. Se iniciaron negociaciones de paz en París que llevarían a la firma de un acuerdo de paz preliminar entre las colonias y Gran Bretaña a finales de noviembre de 1782.

Las noticias, sin embargo, viajaban a la velocidad de los veleros hasta los confines de los imperios de los principales combatientes, Gran Bretaña y Francia.

Después de Yorktown, los combates entre Gran Bretaña y Francia y España continuaron en otros lugares, como Jamaica, Gibraltar e India.

En declaraciones a CNN desde su casa en Seattle, Glickstein sostiene que controlar India era un premio mucho mayor para Gran Bretaña que controlar porciones de América del Norte. Los colonizadores británicos codiciaban sus recursos, como la seda, el algodón, los tejidos, las especias, el té, el opio y las piedras preciosas. Los historiadores señalan que el saqueo británico de la riqueza india durante los años coloniales hizo que la economía de India pasara de ser casi igual a la europea a algo exponencialmente menor.

"Todo lo que India fabricaba, los británicos lo querían", afirmó, añadiendo que la situación estratégica de India la convertía en una base desde la que Gran Bretaña podía proteger sus rutas comerciales hacia Asia-Pacífico.

Gran Bretaña y, en menor medida, Francia, estaban bien establecidas con colonias en India cuando comenzó la Revolución estadounidense y ya habían trasladado sus hostilidades de Europa al subcontinente, según el Museo de la Revolución estadounidense de Filadelfia.

"Cuando Francia entró en guerra en 1778 como aliada de Estados Unidos, la Compañía Británica de las Indias Orientales atacó inmediatamente las colonias indias de Francia, atrayendo a la lucha a los aliados indios de ambos países", dice el sitio web del museo.

Así que la guarnición de los franceses y sus aliados indios en Cuddalore, en el golfo de Bengala, era un objetivo importante para Gran Bretaña a finales de junio de 1783.

Hubo combates en tierra y mar. La batalla naval de Cuddalore del 20 de junio se consideró una victoria francesa. En tierra, las fuerzas francesas asediadas intentaron atacar a las tropas británicas a su alrededor el 25 de junio, pero fueron rechazadas, afirma Glickstein.

De vuelta al mar, el almirante francés ordenó a sus barcos que prepararan un bombardeo de las fuerzas terrestres británicas en apoyo de la operación terrestre francesa, dice Glickstein.

Pero antes de que pudiera comenzar, "un barco británico apareció en la distancia enarbolando una bandera blanca", dice Glickstein.

"Traían la noticia de que seis meses antes, en París, británicos, franceses y estadounidenses —los holandeses llegaron un poco más tarde— habían firmado el Tratado de París que ponía fin a la Revolución Americana", explica.

"Cuddalore, India, fue de hecho la última batalla de la Revolución Americana".