Anuncios

Por ley antitabaco, enojo y nuevos hábitos

Juan Carlos Cortés

CIUDAD DE MÉXICO, enero 17 (EL UNIVERSAL).- El pasado domingo entró en vigor la Ley General en contra del Tabaco, que prohíbe fumar en espacios públicos y la exhibición del producto en puntos de venta, y aunque ha generado molestia entre los ciudadanos y comerciantes de la capital, la han acatado.

"Es una falta de respeto a nuestros derechos, uno como fumador sabe los pros y contras de fumar, por qué deciden ellos por mí. Yo he fumado desde los 14 años y estoy bien de salud. No entiendo por qué toman decisiones por mí", comenta Rui.

Rui, de 57 años, proveniente de Portugal, fuma un cigarro mientras plática con un colaborador en la plaza del Monumento a la Revolución en la capital mexicana. Lo hace sin saber que desde el domingo eso está prohibido en toda la República.

Luego de conocer el nuevo ordenamiento, su molestia es evidente. Da una bocanada de humo de cigarro y con ella suelta con enojo sus argumentos.

"Es que no pueden decidir por mí. De donde vengo todos fuman. Incluso hay una especie de ceniceros enormes para que los peatones dejen la colilla. Aquí no hay ni botes de basura en las plazas públicas. Lo entiendo en lugares cerrados, ¿pero abiertos?, es una violación a mis derechos", enfatiza.

Entre las disposiciones de la nueva Ley General en contra del Tabaco se prohíbe a restaurantes, aun con terraza, que sus comensales fumen en el negocio; de lo contrario, serán sancionados.

En la periferia del Monumento a la Revolución algunos restaurantes con terraza ya exhiben el letrero que por obligación deben colocar en su negocio. Ahí también se observa que ningún cliente está fumando.

"Son disposiciones desde arriba, así que las tenemos que acatar, porque luego nos multan. Por eso nosotros ya hemos puesto el letrero de ‘Espacio libre de humo’ desde ayer y ya saben los clientes que no se puede fumar", comenta la encargada de un restaurante que omite dar su nombre.

A pregunta expresa de si un cliente se ha molestado por la medida, dice: "Pues ya saben, está el letrero, cuando quieren prender el cigarro les decimos que no se puede fumar aquí y sólo se salen de la terraza y fuman en la calle, algunos se molestan, pero no es nuestra culpa".

Otra de las medidas de la nueva ley es la de no exhibir el producto en puntos de venta; las cadenas de tiendas de conveniencia la han acatado, pues no están a la vista los cigarros y con una manta negra está cubierta su exhibición.

"Ahora ya es más fácil que se droguen aquí afuera a que fumen algunos clientes. A nosotros desde la semana pasada nos pidieron no exhibir cigarros. Por eso están tapados", expresa la vendedora de una tienda, quien omitió dar su nombre.

El Diario Oficial de la Federación (DOF) establece que en los puntos de venta habrá impresa una lista textual y escrita con la descripción y los precios de los productos de tabaco de acuerdo con las características, por ello esta decisión.

En otra tienda de conveniencia las cajetillas de cigarrillos están en una enorme caja diseñada para guardar el producto. Tampoco se puede ver publicidad en sus exhibidores, que lucen sin imágenes y sin mercancía.

"Ahora si alguien quiere cigarros nos los pide directamente, ya no se puede ver cuáles tenemos, si hacemos eso nos pueden reportar y sancionar. Nuestro supervisor nos dijo esto desde la semana pasada, creo que nos darán unas listas o algo así para que vean las marcas que hay", explica un vendedor.

En un recorrido por la avenida Juárez, se observa que algunos puestos de revistas o dulces tienen en exhibición y hasta con letreros la venta de cigarrillos. Algunos, como medida preventiva los tienen volteados, pero se alcanzan a ver. En algunos está el anuncio de que se venden cigarros sueltos, otros con exhibidores artesanales muestran diferentes marcas para la venta en general. "A nosotros no nos han dicho nada, ni sabía de esa ley", explica un vendedor.