Anuncios

El lenguaje de la "extinción" de los combustibles fósiles eleva las ambiciones de la COP28

Dubái, 5 dic (EFE).- La irrupción en la jornada de hoy en la COP28 del lenguaje de la "extinción" de los combustibles fósiles en un documento clave de la cumbre climática elevó de un solo golpe las ambiciones de la reunión, tanto para políticos como para ambientalistas.

La publicación del borrador de la propuesta del Balance Global, sobre la que los países negociarán los próximos días la manera de mejorar sus propuestas contra el calentamiento global, que incluye un lenguaje mucho más duro que lo registrado hasta la fecha en las reuniones climáticas de la ONU para pedir el fin de los combustibles fósiles robó todo el protagonismo.

Entre las opciones a debatir que el borrador ofrece a las partes, tal y como insisten la Unión Europea y los pequeños estados insulares, sí está la opción de extinguir el uso de los combustibles fósiles, así como "eliminar rápidamente" en esta década toda generación de energía con carbón que no cuente con técnicas de mitigación.

Si bien aún ese lenguaje puede decaer, la sensación en muchos campos ha sido de renovado optimismo por el resultado que se podrá obtener en esta reunión.

“Aún estamos lejos de un resultado garantizado”, comentó el experto en diplomacia climática del ‘think tank’ E3G Tom Evans, quien valoró no obstante que la propuesta de la presidencia de la COP28 tiene “todos los ingredientes” para que el resultado final de esta cumbre sea “ambicioso”.

Advertencias

El jarro de agua fría llegó de la mano de varios informes científicos que se publicaron en la jornada, como el Global Carbon Budget elaborado por 90 instituciones científicas de todo el mundo que señaló que el total de CO2 emitido a la atmósfera, lejos de reducirse, alcanzará un nuevo récord en 2023, con 40.900 millones de toneladas.

En 2022, se habrían emitido 40.600 millones de toneladas de CO2.

"Parece inevitable que superaremos el objetivo de 1,5°C del Acuerdo de París", advirtió el profesor Pierre Friedlingstein, de la entidad Exeter’s Global Systems Institute y director del informe.

Otro informe, esta vez de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) señaló hoy que la década 2011-20 fue la más cálida de la que se tiene registro, con temperaturas medias 1,1 grados por encima de la era industrial (1850-1900).

De 2011 a 2020, el nivel del mar subió a un ritmo mundial de 4,5 milímetros por año, frente a los 2,9 milímetros de la década anterior, una aceleración que según la OMM se debió principalmente a la fundición del manto de hielo en Groenlandia y en menor medida al deshielo de los glaciares y el calentamiento de los océanos.

Récord de lobistas

Otro informe publicado este martes, esta vez hecho por la coalición ambientalista Kick Big Polluters Out (Echad a los grandes contaminadores), reveló que la COP28 bate un nuevo récord de ‘lobistas’ de las energías contaminantes registrados en cumbres del clima, con 2.456 representantes de empresas de combustibles fósiles.

Si esta industria fuera una delegación, sería la tercera mayor del encuentro, tras Brasil (que acogerá la COP30) y Emiratos Árabes Unidos, el país anfitrión.

En otro sentido, también se hicieron presentes en la cumbre los pueblos indígenas, con ejemplos de lucha climática como el de la panameña Sara Omi, la primera abogada indígena del pueblo Emberá, que ha superado todos los obstáculos de una sociedad patriarcal para llevar su lucha climática a Dubái.

"Encontramos que, de mujer a mujer, ves confianza, que se pueden escuchar las problemáticas, pero frente a un hombre… un hombre siempre va a acusar a las mujeres de que son las culpables de la problemática", aseveró en una entrevista con EFE, y señaló que sí ha llegado a tener miedo dado que en "territorios débiles" la presión y la amenaza puede afectar a los líderes, sobre todo a las mujeres, que llevan una "campaña de denigración" contra ellas.

Olivia Bisa, otra mujer indígena presidenta del Gobierno territorial autónomo de la nación Chapra, situada en Perú y cerca de Ecuador recordó a EFE las discusiones "amenazas y extorsión" que ha recibido "de las empresas extractivistas petroleras".

(c) Agencia EFE