Anuncios

Legisladores de la Florida envían proyecto de ley que prohíbe a niños las redes sociales a un escéptico Ron DeSantis

La Legislatura de la Florida aprobó el jueves 22 de febrero una prohibición de las redes sociales para menores de 16 años, y la envió a un escéptico gobernador Ron DeSantis y estableciendo la posibilidad de una impugnación judicial.

Citando las “características adictivas” de las empresas que manejan las redes sociales y la preocupación por la salud mental de los niños, los legisladores de la Cámara de Representantes se alegraron al votar 108-7 para dar la aprobación final al proyecto de ley.

“Estas empresas saben que lo que hacen está mal”, dijo el representante Tyler Sirois, republicano de Merritt Island. “No han actuado. Nosotros lo haremos”.

Sin embargo, no es seguro que los adolescentes de la Florida se queden fuera de las redes sociales.

Horas antes de que los proyectos de ley fueran aprobados por la Cámara y el Senado, DeSantis dijo que había “asuntos legítimos que tienen que ser resueltos” en la legislación. Dijo que quería que los padres tuvieran la capacidad de anular la prohibición, algo que no está permitido en el proyecto de ley.

“Todavía está en negociación”, dijo DeSantis. “No creo que esto sea final”.

Si DeSantis no veta el proyecto de ley, House Bill 1, este enfrenta importantes obstáculos en los tribunales.

Las compañías de redes sociales han impugnado las prohibiciones de otros estados sobre las redes sociales para los niños, alegando que la legislación viola la Constitución de Estados Unidos de varias maneras, incluyendo sofocar la libertad de expresión de los niños.

Jueces les han dado la razón y ninguna de esas prohibiciones ha entrado en vigor.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Renner, republicano de Naples, dijo que el proyecto de ley debería pasar el examen de constitucionalidad porque es diferente de lo aprobado en otros estados.

El proyecto de ley prohíbe a los niños crear o tener cuentas en sitios de redes sociales que tengan cualquier “característica adictiva”. Según el proyecto de ley, estas características incluyen el desplazamiento infinito, las notificaciones push y las alertas, la reproducción automática de videos, la transmisión en vivo y la visualización de métricas personales como “me gusta” o “visitas”.

Según Renner, no todas las empresas de redes sociales usan estas funciones, por lo que no se verían afectadas por el proyecto de ley. Los legisladores no han dicho qué plataformas usan esas funciones.

Si los tribunales lo consideran inconstitucional, “viviremos con ello”, dijo Renner.

“Volveremos a la mesa de planeamiento y lo intentaremos de nuevo”.

El Proyecto de Ley 1 no solo afectaría a los menores. Los sitios de redes sociales tendrían que adoptar software de verificación de edad de terceros, exigiendo a todos los floridanos escanear su rostro, por ejemplo, o mostrar algún tipo de identificación para demostrar que son mayores de 16 años. La empresa externa tendría que tener su sede en Estados Unidos y borrar de inmediato la información.

Los portales digitales para adultos también tendrían que adoptar la verificación de edad. Los menores de 18 años no podrían ver estos sitios.

Jueces federales han dictaminado en múltiples ocasiones que exigir a las personas que faciliten información personal –como la verificación de la edad– para acceder a internet es inconstitucional.

Jueces federales y la Corte Suprema de Estados Unidos han rechazado repetidamente los intentos de restringir la libertad de expresión, incluso en nombre de la seguridad de los menores. Jueces de California, Ohio y Arkansas han citado esos casos para impedir que las prohibiciones de esos estados entren en vigor.

Renner y otros han señalado que las redes sociales pueden tener efectos positivos. Los adolescentes han creado negocios en las redes sociales. En ellas se reúnen con tutores, leen las noticias, ven videos educativos y chatean con amigos.

Sin embargo, Renner señala el aumento de las tasas de depresión y suicidio entre los adolescentes y afirma que los perjuicios superan a los beneficios.

“Estas funciones adictivas y algoritmos personalizados son ampollas de veneno”, dijo el jueves.

Renner hizo de la prohibición una de sus principales prioridades en este período de sesiones, pero la resistencia a la idea ha crecido en las últimas semanas.

Negarse a permitir que los padres anulen la prohibición del estado ha desafiado aparentemente al movimiento de derechos de los padres que DeSantis y grupos como Moms for Liberty han defendido.

La semana pasada, la presidenta del grupo, Tiffany Justice, presentó un podcast sobre el proyecto de ley con dos invitados que estaban en contra de la legislación. Aunque Justice no se pronunció, aplaudió el escepticismo de DeSantis.

“En Moms for Liberty, creemos que todos los padres tienen el derecho fundamental de dirigir la crianza de sus hijos”, dijo Justice en el podcast.

Los senadores republicanos también cuestionaron por qué los problemas de las redes sociales no deberían ser manejados por los padres.

“Mi preocupación es que el proyecto de ley sustituye a los padres en esa decisión, lo sustituye por un edicto gubernamental de largo alcance”, dijo el senador Jay Trumbull, republicano de Panama City, la semana pasada.

El jueves, Trumbull se unió a otros cuatro senadores republicanos para votar en contra.