Leandro Santoro encabeza la lista de Frente de Todos en la Ciudad y La Cámpora gana lugares claves

·6  min de lectura
Leandro Santoro
Leandro Santoro

Tras varias marchas, contra marchas y discusiones por nombres y lugares, finalmente las listas del Frente de Todos (FdT) para competir por la Ciudad de Buenos Aires quedó definida con un loteo entre las distintas fuerzas que componen la alianza de gobierno. La cabeza de la lista de precandidatos a diputados quedó en manos de Leandro Santoro, hombre cercano al presidente Alberto Fernández y con guiño de La Cámpora. En tanto que lo secundará Gisela Marziotta, en cuya candidatura talló el sindicalista Víctor Santa María, que terminó zanjando una discusión que llevaba varios días. El massismo, La Cámpora y el kirchnerismo duro ubicaron sus candidatos en las dos listas.

En tanto que en la propuesta para la legislatura porteña, los dos primeros lugares quedaron para el actual defensor de la Ciudad, Alejandro Amor, de trayectoria en el justicialismo, y para Victoria Montenegro, que cuenta con el aval del sector de los Derechos Humanos, de La Cámpora y el cristinismo.

De origen radical, Leandro Santoro, tiene 45 años, es un dirigente de extrema confianza de Alberto Fernández y tiene buena aceptación por parte de La Cámpora. A Santoro se le reconoce haber defendido mediáticamente la gestión de Fernández desde el comienzo, incluso a pesar de haber quedado afuera de la repartija de cargos en diciembre de 2019, y su capacidad de diálogo con distintos sectores.

Detrás suyo quedó ubicada Gisela Marziotta, en cuya postulación talló fuerte el sindicalista Víctor Santa María. El nombre que ocuparía ese segundo espacio despertaba tensiones en los últimos días. En la danza de nombres que circularon se valoraba la posibilidad de que fuera una representante del feminismo, una de las banderas del gobierno. En esa línea se especuló con el nombre de la asesora presidencial Cecilia Nicolini y hasta con el de la ministra Elizabeth Gómez Alcorta, que terminaron siendo dados de baja. Aunque el de Nicolini duró más en la danza que el de la titular del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad.

Marziotta no goza de la simpatía de La Cámpora, pero en las últimas horas un encuentro entre el presidente y el sindicalista, con fuerte influencia en territorio porteño, pesó más y el nombre de la periodista cobró fuerza para ocupar la plaza. De esta forma la bahiense continuará en la banca a la que llegó en reemplazo de Daniel Filmus.

Gisela Marziotta, tras firmar su candidatura
Gisela Marziotta, tras firmar su candidatura


Gisela Marziotta, tras firmar su candidatura

Detrás suyo quedó Carlos Heller principal vocero económico del gobierno en la Cámara de Diputados. Tiene la confianza de Máximo Kirchner y fue el autor intelectual de la ley a las grandes fortunas, que permitió al gobierno una bocanada de aire en medio de la crisis económica.

En tercer lugar también pisó fuerte La Cámpora con la postulación de Lorena Pokoik, quien integra sus filas y no podía renovar su banca en la legislatura porteña, en la que tiene su banca. Tiene fuerte actividad en materia de educación y en redes sociales no duda en manifestar su apoyo a distintos referentes del espacio, como el exvicepresidente Amado Boudou, cuya libertad condicional celebró en las últimas horas. También suele apuntar con filosas críticas a la decisiones del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El massismo logró ubicar en cuarto lugar a Matías Tombolini, que llega a su candidatura como parte de los acuerdos dentro de la coalición. El economista, excandidato a jefe de Gobierno porteño es actualmente el vicepresidente del Banco de la Nación.

La mira en la Legislatura porteña

A la legislatura porteña irá en primer lugar Alejandro Amor, defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires desde el año 2013 y con mandato hasta 2024. Ya fue legislador por el justicialismo y parte de su actividad política fue a nivel sindical, en tanto suma buenos vínculos con el área de los derechos humanos, en los que tiene varias terminales. Además, Amor pertenece al Sindicato Único de Trabajadores del Estado de la Ciudad de Buenos Aires (SUTECBA)

Segunda se ubicó Victoria Montenegro, de buena sintonía con los espacios de Derechos Humanos, especialmente con Estela de Carlotto. La titular de Abuelas de Plaza de Mayo es su madrina política. El vínculo entre ambas es especial, Montenegro recuperó su identidad en el año 2000 a través del trabajo de la agrupación, luego de haber sido apropiada en 1976, durante la última dictadura.

A los 45 años, Montenegro tiene el visto bueno de La Cámpora, del cristinismo y muy buena sintonía con Fernández. Ocupa una banca desde 2017 y preside la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña. Hace apenas ocho días usó su cuenta de Twitter para explicar que se afiliaba al Justicialismo porteño. Lo hizo en compañía de Mariano Recalde, hombre de La Cámpora, en tanto también tiene una estrecha relación con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, con quien se conoce desde chica. Su apropiador fue quien entregó a Pietragalla a su mucama, la mujer que terminó criándolo. “Siempre digo que Victoria es la persona que más conozco en esta vida”, sostuvo Pietragalla en una visita en la ex ESMA.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Detrás suyo recalaron el camporista Juan Moradelli, hoy director general de Prestaciones de ANSES; Maia Daer, hija del cotitular de la CGT, Héctor Daer, y hombre cercano a Fernández; y Juan Manuel Valdés, hijo de Eduardo Valdés, otro de los hombres del entorno presidencial.

Maia Daer es una “albertista” pura, de las filas del Partido del Trabajo y la Equidad (ParTE), presidido por Claudio Ferreño, íntimo amigo del Presidente. Fernández intentó convencer a varios interlocutores que la joven tiene un perfil político propio, por fuera de la burocracia sindical. Pero el Presidente tiene interés en mantener la bandera blanca con la cúpula cegetista.

El nombre de Daer de 36 años no fue bien digerido por La Cámpora y por algunos peronistas que no tienen buena relación con los “gordos” de la CGT. De hecho, para resistir, algunos hicieron trascender que la joven tendría un perfil “pañuelo celeste”, en referencia a estar en contra a la legalización del aborto, que entraría en contradicción con el votante del espacio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.