Las malas noticias para la salud mexicana por falta de sentido común en la 4T

Foto: Cuartoscuro

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el Seguro Popular será sustituido por un sistema de salud pública que garantizará atención médica de calidad y medicamentos gratuitos. Esta determinación la hizo pública en su conferencia de prensa matutina al informar la creación del Instituto de la Salud para el Bienestar.

En esa ocasión López Obrador comentó: “Nos dejaron tirado el sistema de salud, se dedicaron a robar en el sector salud, como lo hicieron en todo el gobierno, se robaban hasta el dinero de las medicinas” y anunció que el sector recibirá el próximo año un presupuesto adicional de 40 mil millones de pesos, recurso que se tomará del fondo del Seguro Popular. (Animal Político, 7 de agosto de 2019)

En un hecho sin precedente, seis ex secretarios de salud enviaron una carta al presidente López Obrador en la que le dicen que sería un error desaparecer el Seguro Popular, pues este no fue un viraje repentino, ni un gran cambio, sino el resultado de una política de Estado “por encima de prejuicios ideológicos o agendas partidistas, tal como lo exige la complejidad de los retos en materia de salud”. (Aristegui Noticias 6 de agosto de 2019

En su conferencia de prensa el presidente López Obrador respondió a la carta de los exsecretarios: “Me extraña que haya gente, por falta de información, porque hay algunos que no lo hacen de mala fe, que defiendan lo del Seguro Popular, si era lo más ineficiente que ha existido, estaba mejor antes de que se estableciera el llamado Seguro Popular. Eso ni es seguro ni es popular. Se transferían los fondos de la federación a los estados y se hacía mal uso del dinero; por eso se gastaba tanto en compra de medicamentos y no había abasto de medicamentos”. (Sol de México, 7 de agosto de 2019)

LEER | La historia del 'Longanizagate' en la Presidencia de AMLO

El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela informó, en la conferencia de prensa del presidente, que en México “hay 270 mil 600 médicos generales en el país y debería de haber, de acuerdo a la norma internacional, 393 mil 600, es decir, faltan 123 mil médicos.”

El presidente López Obrador comentó, que la falta de médicos generales y especialistas en el sistema nacional de salud, existe por el rechazo de aspirantes en las universidades públicas, lo que ha generado una crisis de salud, peor a la educativa y el campo. (El Sol de México, 13 de julio de 2019)

Lo que omitió el presidente en su comentario es que a las universidades se les asigna anualmente un presupuesto limitado lo que impide el crecimiento de su oferta educativa, en particular de opciones como medicina que tiene un alto costo financiero. A esta problemática añeja se agrega la determinación de López Obrador de llevar a las universidades la austeridad republicana recortándoles el subsidio federal.

Para compensar la falta de médicos al presidente López Obrador se le ocurrió convocar a médicos, jubilados, pensionados y enfermeras, “no sólo porque se les va a permitir que mantengan su jubilación y que puedan tener ingresos adicionales, no sólo por eso, sino un llamado para que nos ayuden a mejorar el sistema de salud pública”. (Animal Político, 7 de agosto de 2019)

La idea del presidente López Obrador transita también por la formación de médicos y por ello anunció la creación de la Universidad Nacional de Medicina.

“Ya existe este proyecto, se está pensando en la creación de una universidad especial de formación de médicos y enfermeras, nacional, que esté administrada por el gobierno de la Ciudad de México, con el respaldo del gobierno federal”.

LEER | El odio hacia los mexicanos que México dejó crecer y terminó en una masacre

Para el presidente López Obrador los maestros para esta universidad podrían ser los médicos jubilados de la Secretaría de la Defensa Nacional, de hospitales especializados como el Instituto Nacional de Cancerología, el Instituto Nacional de Pediatría, que serían incorporados en la nueva Universidad Nacional de Medicina. (El Sol de México, 8 de agosto de 2019)

La mayoría de las determinaciones que informa el presidente López Obrador tienen como justificación que la situación adversa del país en diversos campos, como el de la salud, se debe a la corrupción y por ello todo lo anterior debe ser cambiado en el marco de una 4T, que nadie sabe en qué consiste. Se perciben ocurrencias y no elementos de planeación. El sentido común indica que, de lo que dejaron los gobiernos anteriores, algo debería estar bien y que existe la posibilidad de mejorar y perfeccionar lo que se recibe. Claro que el sentido común está escaso, como los médicos.