Anuncios

La embajada de EEUU en Bagdad es atacada con cohetes, sin víctimas

Por Timour Azhari

BAGDAD, 8 dic (Reuters) - La embajada de Estados Unidos en Bagdad fue blanco el viernes de un ataque con cohetes presuntamente perpetrado por milicias alineadas con Irán, que han atacado intereses estadounidenses en Siria e Irak tras el apoyo de Washington a Israel en la guerra de Gaza.

Ningún grupo reivindicó la autoría del ataque, que, según un portavoz de la embajada, no causó víctimas. Medios estatales dijeron que había dañado la sede de una agencia de seguridad iraquí.

Se oyeron explosiones cerca de la embajada, en el centro de la capital, cerca de las 4 de la madrugada del viernes. Se activaron las sirenas que pedían a la gente que se pusiera a cubierto.

Era la primera vez que se disparaba contra la embajada de Estados Unidos, ampliando aparentemente el abanico de objetivos tras las decenas de ataques contra bases militares que albergan fuerzas estadounidenses en Irak y Siria desde mediados de octubre, en medio del temor a una ampliación del conflicto en la región.

Un alto cargo del movimiento libanés Hezbolá afirmó el viernes que los ataques de grupos alineados con Irán en Oriente Medio tienen como objetivo presionar para que se detenga la ofensiva israelí en la Franja de Gaza. No se refirió específicamente al ataque del viernes.

Las decenas de ataques contra fuerzas estadounidenses en Irak y Siria han sido reivindicados por un grupo de milicias musulmanas chiíes alineadas con Irán que operan bajo la bandera de la Resistencia Islámica en Irak.

Estados Unidos ha respondido con una serie de ataques en los que han muerto al menos 15 milicianos en Irak y hasta siete en Siria.

"ACTOS DE TERRORISMO"

Los atentados suponen un reto para el primer ministro de Irak, Mohamed Shia al-Sudani, que ha prometido proteger las misiones extranjeras y aprovechar la frágil estabilidad para centrarse en la economía y cortejar la inversión extranjera, incluida la procedente de Estados Unidos.

Sudani ordenó a los organismos de seguridad que persiguieran a los autores, describiéndolos como "grupos revoltosos y al margen de la ley que no representan en modo alguno la voluntad del pueblo iraquí", según un comunicado de su oficina.

También afirmó que socavar la estabilidad y la reputación de Irak y atentar contra lugares que Irak se ha comprometido a proteger eran actos de terrorismo.

El portavoz de la embajada estadounidense pidió al Gobierno iraquí que haga todo lo que esté en su mano para proteger al personal y las instalaciones diplomáticas y de la coalición.

"Reiteramos que nos reservamos el derecho a la autodefensa y a proteger a nuestro personal en cualquier parte del mundo", dijo.

Aparte de su personal diplomático en Irak, Estados Unidos tiene unos 2.500 soldados en el país en una misión que, según Washington, tiene como objetivo asesorar y ayudar a las fuerzas locales que tratan de evitar un resurgimiento del Estado Islámico, que en 2014 se apoderó de grandes franjas de ambos países antes de ser derrotado.

Los hutíes, alineados con Irán, han estado disparando contra Israel y buques en el mar Rojo en una campaña que, dicen, tiene como objetivo apoyar a los palestinos. Buques de guerra estadounidenses han derribado varios de sus proyectiles.

(Reporte de Timour Azhari; editado en español por Tomás Cobos y Benjamín Mejías Valencia)