Anuncios

Ladapo y el Departamento de Salud de Florida en el punto de mira por amplificar dudas en torno a vacunas contra el COVID

El máximo responsable de salud pública de la Florida y el departamento que supervisa emitieron esta semana una “alerta de salud” que amplía las dudas en torno a la seguridad de las vacunas contra el COVID. La medida fue criticada, incluso por sus colegas de la universidad estatal que paga parte de su salario.

Un tuit del secretario de Salubridad Joseph A. Ladapo, así como otro similar de la cuenta oficial del Departamento de Salud, cuestionaban la seguridad y eficacia de las vacunas para el COVID, una postura que le sitúa en desacuerdo con el consenso científico. Los tuits coincidieron con una carta con membrete del departamento de salud firmada por Ladapo y dirigida a los CDC y a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en la que se pedía “una investigación imparcial [...] para comprender mejor los efectos a corto y largo plazo de estas vacunas”.

Estas dos agencias supervisan un conjunto de datos denominado Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS). Se trata de una recopilación de quejas sobre efectos adversos relacionados con la administración de una vacuna. Las quejas se contabilizan, pero no se investigan individualmente, excepto cuando surgen patrones que justifican un estudio más detallado. Los datos, en gran medida no verificados, han sido utilizados por los escépticos de las vacunas y otros para socavar la confianza en la seguridad de las vacunas.

“En la Florida se produjo un aumento del 1,700% en las notificaciones de efectos adversos después de la vacunación contra el COVID-19, ¿le parece seguro y eficaz? A mí tampoco me lo pareció, por eso publicamos esta alerta de salud. El hecho de que ‘correlación ≠ causalidad’ no significa que debamos abandonar el sentido común”, tuiteó Ladapo.

Ese tuit llegó un día después de otro en el que arremetía contra las “grandes farmacéuticas” y la Casa Blanca.

“Mientras que la administración Biden y las grandes farmacéuticas siguen impulsando ciegamente las vacunas de ARNm contra el COVID-19, la Florida sigue dedicada a responder a las preocupaciones de salud pública, guiándose por los datos y el sentido común”.

Los CDC, en su portal digital, dijo que los informes de eventos adversos después de la vacunación “no significa que el problema reportado fue causado por una vacuna”.

Más bien, dijo, los informes son “señales que alertan a los científicos de posibles relaciones causa-efecto que necesitan investigarse”.

Cualquiera puede enviar un informe a VAERS, de acuerdo con los CDC, incluidos profesionales de la salud, fabricantes de vacunas, receptores de vacunas y padres o familiares de personas que hayan recibido una vacuna.

Los tuits de Ladapo aprovecharon una vena de invectivas de los críticos de las vacunas, quienes publicaron respuestas llamando al secretario de Salubridad un héroe al luchar contra la “farmafia”; por el contrario, otros acusaron al graduado de la escuela de medicina de Harvard de “seleccionar” datos para apoyar una narrativa política que ha ganado resonancia entre los votantes republicanos.

“Está claro que el gobernador y el secretario de Salubridad tienen otros intereses que promover más allá de la salud de los floridanos”, dijo el Dr. Kenneth Goodman, fundador y director del Instituto de Bioética y Política de Salud de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami (UM), cuando se le pidió que comentara.

Ladapo compartió un gráfico de barras que mostraba un fuerte aumento de los informes de efectos adversos en 2021. Las vacunas contra el COVID no estuvieron disponibles sino hasta diciembre de 2020, que fue seguido por millones de floridanos que buscaron la vacuna y un aumento predecible en los “informes de eventos adversos”, pero Ladapo dijo que el pico de informes no podía explicarse completamente, a causa del aumento de las vacunaciones.

Ron DeSantis, gobernador de Florida.
Ron DeSantis, gobernador de Florida.

Después que se hicieron ampliamente disponibles en el 2021 las vacunas contra el COVID y fueron elogiadas por muchos, incluyendo el gobernador Ron DeSantis, quien dijo en ese momento que estaban “salvando vidas”. Él eligió a Ladapo en septiembre de 2021 para el puesto de secretario de Salubridad.

Antes de que su contratación fuera aprobada por el Senado de la Florida, Ladapo suscitó polémica al negarse a usar una mascarilla durante una reunión en la oficina de un senador demócrata de Boca Ratón, quien estaba lidiando con un grave problema de salud. Ladapo dijo que no podía “comunicarse con claridad” llevando una máscara.

Aunque en su día animó a los floridanos a vacunarse, el gobernador ha expresado cada vez más escepticismo ante las vacunas e incluso ha solicitado que un gran jurado investigue “todas y cada una de las irregularidades” relacionadas con ellas. Su evolución ha creado un espacio político entre él y Donald Trump, quien consideraba la Operación Warp Speed, la campaña de desarrollo de la vacuna para el COVID emprendida cuando la pandemia se desató, un logro emblemático.

Se espera ampliamente que DeSantis se convierta en candidato a la nominación presidencial republicana en 2024, lo que le pondría en rumbo de colisión con Trump.

La insinuación de que la vacuna debe evitarse es irresponsable, de acuerdo con Goodman.

En respuesta a una solicitud de comentarios, el departamento de salud remitió al Herald a un comunicado de prensa en su sitio web, que dice, entre otras cosas, que “Aunque la respuesta inicial [a la pandemia] estuvo dirigida por un sentido de urgencia y gestión de crisis, el secretario de Salubridad cree que es fundamental que, como profesionales de la salud pública, las respuestas se adapten al presente para trazar un futuro guiado por los datos”.

Doctor Kenneth Goodman.
Doctor Kenneth Goodman.

Esta no es la primera vez que Ladapo ha usado sus plataformas de redes sociales para promover el escepticismo en torno a las vacunas.

El 7 de octubre de 2022, tuiteó un enlace a un análisis relacionado con las vacunas contra el COVID-19 de Moderna, que, de acuerdo con él, mostraba un aumento de la mortalidad cardiovascular entre los hombres de 18 a 39 años.

Los críticos dijeron al Miami Herald que el análisis, que dio lugar a que el departamento de salud recomendara que los hombres de ese grupo de edad no recibieran la vacuna, no fue revisado por pares, no reveló su autor o autores y no explicó adecuadamente su metodología.

Además de su cargo de secretario de Salubridad, Ladapo es profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de la Florida (UF); sin embargo, sus colegas no comparten necesariamente la opinión de Ladapo respecto a la vacuna COVID-19, de acuerdo con una declaración de Gary Mans, vicepresidente de UF Health, la aclamada red médica.

“La mayoría de la evidencia científica hasta la fecha demuestra firmemente la seguridad y los beneficios de la vacunación para el COVID-19 y muestra el valor de las medidas de salud pública para mitigar la propagación de los virus”, dijo. “UF Health sigue apoyando las recomendaciones actuales de los CDC respecto a la vacunación, al igual que reconocemos que las publicaciones revisadas por pares y los análisis de datos son el estándar de oro para garantizar que se extraigan conclusiones precisas de las preguntas de investigación que se plantean los científicos”.

El ex senador Ben Sasse, nuevo presidente de UF.
El ex senador Ben Sasse, nuevo presidente de UF.

Un portavoz de Ben Sasse, el ex senador de Nebraska recientemente aprobado como presidente de UF, indicó que Sasse no tenía ningún comentario más allá de lo que UF Health dijo en el pasado.

El costo del salario de Ladapo se divide entre la universidad y el Departamento de Salud.