A la presidenta croata le persiguen las fotos suyas falsas en bikini desde que ganó las elecciones

Llevan circulando desde comienzos del Mundial -antes incluso- y hasta el día de hoy aún hay gente que dar por reales las fotos de Kolinda Grabar-Kitarović en bikini. Y no, no es ella en ninguna de sus versiones, porque son varias las protagonistas de esas imágenes de una mujer disfrutando en traje de baño del agua y del sol que han sido confundidas con la presidenta de Croacia, sin duda, una de las estrellas más mediáticas del ya pasado Mundial de Rusia en el que su país llegó a la final contra Francia.

Soccer Football – World Cup – Final – France v Croatia – Luzhniki Stadium, Moscow, Russia – July 15, 2018 President of Croatia Kolinda Grabar-Kitarovic and President of France Emmanuel Macron before the trophy presentation REUTERS/Maxim Shemetov

Todo lo que ha hecho Kolinda Grabar-Kitarović durante el mes que ha durado el Mundial de fútbol ha sido noticia. Lo que no ha hecho, también. Como no cobrar su sueldo en ese tiempo, pagarse los billetes de su propio bolsillo, consolar a un triste Modric tras perder la final y mojarse hasta los huesos con su camiseta de la selección al lado de Emmanuel Macron mientras un guardaespaldas guarecía a Vladimir Putin de la lluvia con un paraguas. Todo, absolutamente todo, ha sido comentado en redes sociales y medios de comunicación.

Su estado de forma y su físico, también. Así durante casi un mes, aunque el seguimiento se intensificó a medida que Croacia avanzaba en el campeonato y su presidenta ganaba protagonismo. Entonces empezaron a leerse perfiles de la dirigente croata y multitud de comentarios en redes sociales. Algunos de ellos, bastantes, compartían unas fotos en la que lucía un minúsculo bikini de flores y unas gafas de sol. Decían que era ella, pero no. Como publican Gizmodo y France24, la de la imagen es otra persona.

Se trata de la estadounidense Coco Austin, casada con el rapero Ice-T y modelo de profesión. En realidad y pese a las gafas de sol, bastaba con fijarse en la cara de ambas para comprobar que no eran la misma persona. Y lo mismo con la otra chica del bikini azul con la que también la han confundido, que no se sabe quién es, pero parece ser que la imagen tiene su origen en una web porno.

Lo de que publiquen y compartan fotos de ella en bikini falsas es algo que le persigue desde hace tiempo. En 2015, nada más ser reelegida, le ocurrió exactamente lo mismo. Por aquel entonces, hasta un periódico de su país llegó a poner en portada unas fotos de ella participando en una película para adultos. En ese caso, como se demostró, tampoco era ella, sino la actriz americana Diamond Foxxx.