“La madre de Satanás”, el letal explosivo que usaron los terroristas en Bélgica

La foto ya le ha dado la vuelta al mundo: es una captura de video de vigilancia que muestra a dos terroristas transportando maletas por el aeropuerto de Bruselas. Curiosamente, cada uno lleva un guante en la mano izquierda, donde los expertos creen que escondieron el detonador de las bombas que destrozaron la terminal aérea y enlutaron a decenas de familias en todo el mundo.

Captura de video de los sospechosos de perpetrar los ataques en Bélgica. AP.

La policía belga encontró huellas de un explosivo a base de peróxido conocido como triperóxido de triacetona, o TATP, en el apartamento de uno de los presuntos atacantes. El componente principal de esta letal bomba es muy fácil de conseguir sin levantar sospechas: acetona, el conocido disolvente de pinturas.

Había 40 galones de acetona en el apartamento de uno de los supuestos atacantes. Es posible que varias personas hayan hecho las compras del químico a lo largo de un período de tiempo, y la policía debe estar buscándolas.

La acetona se cocina mediante un proceso especial y produce un polvo blanco y cristalino bautizado como “la madre de Satanás”, un explosivo volátil y potente. Es sensible al choque, la fricción y el calor y se degrada rápidamente en el aire.

A diferencia de nitrato de amonio, otro químico usado por los terroristas, TATP se ve típicamente en pequeñas cantidades. Según los expertos, unos pocos gramos pueden destrozar los dedos de las manos. Varias libras detonadas, tienen efectos devastadores, como vimos en Bruselas.

Daños en la terminal aérea donde ocurrió el ataque en Bruselas. AP.

De acuerdo con Brian Castner, ex experto técnico en desactivación de artefactos de la Fuerza Aérea y autor del libro “Todos los modos de matar y morir,” el uso de explosivos a base de TATP podría sugerir que la red terrorista en Europa se ha convertido en experta en la manipulación de TATP.

“En realidad, hay muy pocos fabricantes de bombas” dijo Castner al diario. “Una vez que se encuentra un medio eficaz para la construcción de estas cosas, [puede] producirse en masa.”

Y si bien el TATP se puede fabricar con habilidades básicas y equipamiento relativamente simple, es más peligroso y tedioso de hacer que el nitrato de amonio, que se hace a base de fertilizantes de uso común, según The New York Times.

Si TATP fue el ingrediente principal de las bombas, el ataque en Bruselas se convertiría en el último ejemplo del uso de la sustancia química en ataques terroristas en toda Europa, señala The Washington Post.

Los atacantes suicidas lo usaron en París en noviembre del 2015, y 10 años antes fue usado en los ataques contra el sistema de transporte público de Londres.

Castner no cree que estos terroristas buscan información en Internet para fabricar bombas: vienen ya entrenados de otros países, como Irak y Afganistán.

El principal sospechoso de los ataques del martes es Najim Laachraoui, de 24 años, cuyo ADN se encontró también en algunas de las bombas utilizadas en los atentados de París, y quien se habría entrenado con el Estado Islámico en Siria.

Es inusual que los fabricantes de bombas participen directamente en las operaciones, pero pudo haber estado dispuesto a morir si percibió que el cerco policial se cerraba a su alrededor.

También se cree que la detención en Bruselas de Salah Abdeslam, sospechoso de los atentados de París, y las noticias de que cooperaba con la policía, pudo haber catalizado los planes de la célula terrorista belga.