Líderes legislativos de Florida dicen que están preparados para restringir aún más los abortos

John Raoux/AP

Con una supermayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, los líderes legislativos de la Florida rompieron el silencio el miércoles y confirmaron que están dispuestos a endurecer aún más las restricciones al aborto en el estado el próximo año.

Pero hasta dónde llegarán es la gran pregunta, y las entrevistas con las autoridades legislativas indican que parecen estar adoptando enfoques diferentes.

La presidenta entrante del Senado, Kathleen Passidomo, dijo en una entrevista al Miami Herald/Tampa Bay Times que quiere que la prohibición de las 15 semanas aprobada el año pasado por los legisladores se reduzca a 12 semanas con la adición de una exclusión por violación e incesto, que actualmente no está permitida.

“He dicho oficialmente sobre el proyecto de ley de aborto que apoyo apoyo una exclusión para la violación y el incesto, y me gustaría ver eso”, dijo Passidomo, republicana por Naples que jurará este mes como la tercera presidenta del Senado de la Florida. “Y creo que para lograrlo, tendríamos que reducir las semanas. No tengo ningún problema en pasar a 12 semanas”.

En virtud de la ley aprobada a principios de este año, todos los abortos están prohibidos 15 semanas después del último período menstrual de la mujer. Las mujeres pueden abortar después de esa fecha límite si su salud se ve amenazada o si el bebé tiene una “anomalía fetal mortal”, pero no hay ninguna excepción para las víctimas de violación o incesto.

El presidente entrante de la Cámara de Representantes, Paul Renner, republicano por Palm Coast, dijo que es probable que la Cámara de Representantes apoye también restricciones adicionales, pero no quiso “poner una cifra”.

“No creo que sea el momento de poner una cifra hasta que nos hayamos organizado”, dijo Renner, señalando que hay 30 nuevos legisladores que se incorporan a la Cámara de Representantes después de las elecciones, incluyendo una mayoría republicana récord de 85 legisladores. No estaba dispuesto a decir si querrán ver una prohibición total de todos los abortos o más límites a la prohibición existente de las 15 semanas.

“Personalmente, no estoy a favor del aborto y me gustaría que avanzáramos más en esa dirección”, dijo. “Pero quiero escuchar a mis colegas de la Cámara y el Senado antes de dar cualquier paso en esa dirección”.

Activistas quieren un proyecto de ley sobre el ‘latido del corazón’

Los activistas contra el aborto quieren que los legisladores endurezcan los límites del procedimiento aprobando un proyecto de ley que prohíba los abortos después de seis semanas, antes que se detecten muchos embarazos, dijo John Stemberger, abogado de Orlando y director del Consejo de Política Familiar de la Florida, un grupo activista contra el aborto.

Pero dijo que no está seguro de que eso sea posible incluso con la que puede ser la Legislatura más conservadora de la última década.

“Sé que el gobernador quiere hacer algo más protector, y su oficina está considerando qué hacer”, dijo. “La cuestión es cuánto capital político usará para hacer de esto una prioridad”.

Stemberger predijo que “lo más probable es que se apruebe un proyecto de ley sobre el latido del corazón”, porque eso pondría a la Florida en línea con los estados del norte que han prohibido todos los abortos o los han prohibido después de las seis semanas de gestación.

“Pero, por supuesto, el liderazgo es clave”, dijo. “Creo que Renner apoyaría un proyecto de ley sobre el latido del corazón, al igual que el gobernador, pero la pregunta es: ¿lo hará el presidente del Senado?”

Tras el fallo de la Corte Suprema federal en el caso Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization, el gobernador Ron DeSantis emitió una declaración en la que elogiaba el fallo sobre la competencia de los estados para reglamentar el aborto y prometía que la Florida “trabajará para ampliar las protecciones a favor de la vida”. No proporcionó datos concretos.

Pero DeSantis tampoco ha repetido una promesa que hizo en la campaña de 2018 de que firmaría el llamado proyecto de ley sobre el “latido del corazón”.

Encuesta muestra que los floridanos apoyan el derecho al aborto

Según una encuesta realizada en mayo por la Florida Atlantic University entre más de 500 floridanos, la mayoría de los habitantes de la Florida quieren que el aborto siga siendo legal en la mayoría de los casos. Esa encuesta mostró que 67% de los habitantes quieren que el aborto sea legal en todos o en la mayoría de los casos, entre ellos 85% de los demócratas, 52% de los republicanos y 63% de los independientes.

Estos movimientos no reflejan lo que quieren sus electores —en toda la Florida— y eso es en todas las líneas partidistas”, dijo Laura Goodhue, directora ejecutiva de la Alianza de Afiliados de Planned Parenthood de la Florida. “No importa el número de semanas, simplemente se oponen a que los políticos interfieran en sus decisiones sobre el embarazo”.

También dijo que para Passidomo, una abogada con tres hijas mayores, podría ser una cuestión difícil.

“¿Quiere que esto sea su legado: que está quitando los derechos de las mujeres cuando ciertamente no es la prioridad de los floridanos y de sus electores?”, preguntó Goodhue.

Goodhue dijo que estaba de acuerdo con Renner en una cosa: “No se puede poner un número a los derechos de las personas y a los embarazos. Cada embarazo es diferente”.

No está claro si los electores de la Florida castigarían o recompensarían a los republicanos por aprobar más restricciones, lo que se considera popular solo entre un segmento de la base conservadora.

Ante la amplia oposición pública a la prohibición del aborto, los legisladores republicanos mantuvieron las distancias y evitaron responder a cuestiones concretas sobre el tema durante el período previo a las elecciones intermedias.

El senador federal Marco Rubio, por ejemplo, eliminó de su portal digital cualquier mención del tema, y DeSantis y los líderes legislativos no quisieron responder si apoyarían un proyecto de ley sobre el “latido del corazón”.

El gobernador y sus aliados del Partido Republicano también se negaron repetidamente a detallar cuáles son sus planes sobre el tema para el próximo período de sesiones legislativas, incluso cuando los demócratas argumentaron que su silencio era poco sincero.

Durante el único debate entre DeSantis y su rival demócrata, el representante federal Charlie Crist, se preguntó a los candidatos cuántas semanas de embarazo debería permitirse el aborto. Ninguno de los dos respondió.

“Simplemente creo que estamos mejor cuando todos cuentan”, dijo DeSantis, evitando una respuesta directa. Añadió que está “orgulloso” de la prohibición de las 15 semanas.

Crist, quien trató de convertir la contienda a gobernador en un referendo sobre el asunto, respondió que “asegurará que mantengamos el derecho de la mujer a elegir a disposición de las mujeres del estado de la Florida. Y quiero asegurar que no tengamos un gobernador en el futuro que ni siquiera permita excepciones por violación o incesto”.

Impugnación a la prohibición después de las 15 semanas

A diferencia de al menos otros 18 estados, los legisladores de la Florida no aprobaron las llamadas leyes “gatillo” para prohibir totalmente el aborto en el momento en que se anuló Roe vs Wade.

Lograr la prohibición del aborto después de 15 semanas de embarazo fue un viaje tumultuoso para los legisladores la pasada primavera. Los legisladores de ambos partidos pronunciaron discursos emotivos en el debate, los manifestantes interrumpieron varias audiencias y los legisladores se dividieron mayoritariamente según las líneas de los partidos en la votación final para aprobarla.

La medida fue promulgada por DeSantis y pronto fue impugnada en los tribunales. Los demandantes alegaron que infringe el derecho constitucional de la Florida a la privacidad.

Un juez del tribunal de circuito falló que la ley infringía el fallo judicial de 1989 sobre el derecho a la privacidad, consagrado en la Constitución del estado, y bloqueó la ley. Una hora después, el gobierno de DeSantis apeló la sentencia y esta quedó automáticamente anulada.

La impugnación está ahora pendiente ante la Corte Suprema de la Florida y DeSantis ha dicho que su objetivo es conseguir que el tribunal anule las decisiones anteriores que establecieron el derecho constitucional a la privacidad como un derecho al aborto.