Anuncios

El líder de la COP28 afirma que "no hay ciencia" que demuestre la necesidad de eliminar los combustibles fósiles y alarma a los científicos

(CNN) -- El presidente de la cumbre climática COP28, Sultan Al Jaber, afirmó recientemente que "no hay ciencia" que demuestre que la eliminación progresiva de los combustibles fósiles sea necesaria para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, en comentarios que han alarmado a científicos y defensores del clima.

El futuro papel de los combustibles fósiles es uno de los temas más controvertidos de la cumbre climática COP28. Mientras algunos abogan por la "eliminación progresiva", otros piden un lenguaje más débil como "reducción progresiva". Los informes científicos han demostrado que los combustibles fósiles deben reducirse rápidamente para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados, el objetivo del acuerdo climático de París, y un umbral por encima del cual los científicos advierten que será más difícil para los seres humanos y los ecosistemas adaptarse.

Al Jaber hizo estas declaraciones durante la mesa redonda She Changes Climate, celebrada el 21 de noviembre. Los comentarios salieron a la luz el domingo en un reportaje publicado por The Guardian y en un video que CNN ha revisado. Al Jaber fue consultado por Mary Robinson, expresidenta de Irlanda y actual presidenta del Elders Group, un grupo independiente de líderes mundiales, si lideraría la eliminación progresiva de los combustibles fósiles.

Sultan Al Jaber, presidente de la cumbre del clima COP28, habla en una presentación, en Dubai, el 2 de diciembre de 2023. (Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

En su respuesta, Al Jaber dijo a Robinson que "no existe ninguna ciencia, ni ningún escenario, que diga que la eliminación progresiva de los combustibles fósiles es lo que va a permitir alcanzar el 1,5". Dijo que había esperado acudir a la reunión para mantener una "conversación sobria y madura" y que no se apuntaba "a ninguna discusión alarmista".

Continuó diciendo que el objetivo de 1,5 grados era su "estrella del norte", y que una reducción y eliminación progresiva de los combustibles fósiles era "inevitable", pero que hay que ser "reales, serios y pragmáticos al respecto".

En una serie de respuestas cada vez más díscolas a Robinson, que le insistió en este punto, Al Jaber le pidió "por favor, ayúdeme, muéstreme una hoja de ruta para una eliminación progresiva de los combustibles fósiles que permita un desarrollo socioeconómico sostenible, a menos que quiera llevar al mundo de nuevo a las cavernas".

La presidencia de Al Jaber en la cumbre COP28 ha sido controvertida. El empresario emiratí es el enviado de Emiratos Árabes Unidos para el Clima y preside el consejo de administración de su empresa de energías renovables, pero también dirige la petrolera estatal Abu Dhabi National Oil Company (ADNOC).

Al Jaber se refirió a estas declaraciones en una rueda de prensa sorpresa el lunes, en la que defendió con firmeza su compromiso con la ciencia del clima.

"Siempre he tenido muy claro que nos aseguramos de que todo lo que hacemos gira en torno a la ciencia", declaró Al Jaber a la prensa.

"Sinceramente, creo que hay cierta confusión, tergiversaciones e interpretaciones erróneas", declaró a la prensa, y añadió: "He repetido una y otra vez que la reducción y eliminación progresiva de los combustibles fósiles es inevitable. De hecho, es esencial [...]; tiene que ser ordenada, justa, equitativa y responsable".

Un portavoz del equipo de la COP28 le dijo a CNN –en un comunicado el domingo– que "esta historia es solo otro intento de socavar la agenda de la Presidencia, que ha sido clara y transparente y ha estado respaldada por logros tangibles del presidente de la COP y su equipo.

"El presidente de la COP tiene claro que la reducción progresiva y el abandono de los combustibles fósiles son inevitables y que debemos mantener [el objetivo de] 1,5 grados Celsius a nuestro alcance", y añadió: "estamos entusiasmados con los progresos que hemos hecho hasta ahora y por la adopción de una decisión ambiciosa [sobre el inventario mundial]. Los intentos de socavar esto no suavizarán nuestra determinación".

Los combustibles fósiles son el principal motor de la crisis climática y, mientras el mundo sigue quemando petróleo, carbón y gas, las temperaturas globales se disparan a niveles sin precedentes. Este año se ha registrado un calor global récord, que ha desencadenado fenómenos meteorológicos extremos y mortales.

Según un informe reciente de varias instituciones científicas, entre ellas el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se espera que la producción de combustibles fósiles en 2030 sea más del doble de lo necesario para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados. Para llegar a esa conclusión, el informe se basó en las hipótesis elaboradas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

"Si el IPCC y la AIE no cuentan como ciencia, entonces no sé qué lo hace", dijo Ploy Achakulwisut, investigadora del Clima en el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo y una de las autoras del informe. Achakulwisut explicó a CNN que el informe concluye que "todos los combustibles fósiles deben eliminarse progresivamente, sobre todo si las medidas de eliminación de dióxido de carbono y de captura y almacenamiento de carbono no se aplican a gran escala".

La captura de carbono se refiere a un conjunto de técnicas que pretenden eliminar la contaminación por carbono del aire y capturar lo que producen las centrales eléctricas y otras instalaciones contaminantes. Mientras algunos sostienen que la captura de carbono será una herramienta importante para reducir la contaminación que calienta el planeta, otros afirman que estas tecnologías son caras, no están probadas a escala y son una distracción de las políticas para reducir el uso de combustibles fósiles.

Científicos y grupos climáticos criticaron duramente los comentarios de Al Jaber.

Romain Ioualalen, responsable de Política Mundial de la organización sin ánimo de lucro Oil Change International, afirmó en un comunicado que las declaraciones de Al Jaber durante la mesa redonda fueron "alarmantes", "negadoras de la ciencia" y "plantean profundas dudas sobre la capacidad de la Presidencia para dirigir las conversaciones de la ONU sobre el clima".

Joeri Rogelj, catedrático de Clima del Imperial College de Londres, dijo que recomendaba encarecidamente a Al Jaber que revisara el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

"Ese informe, aprobado por unanimidad por 195 países, entre ellos los EAU, muestra diversas formas de limitar el calentamiento a 1,5 °C, todas las cuales indican una eliminación de facto de los combustibles fósiles en la primera mitad del siglo. ¿Volveremos así a las cavernas? Por supuesto que no", afirmó en un comunicado.

Mohamed Adow, director del grupo de reflexión sobre el clima Power Shift Africa, dijo que las declaraciones de Al Jaber eran una "llamada de atención" al mundo y a los negociadores de la COP28. "No van a recibir ninguna ayuda de la Presidencia de la COP para conseguir un resultado sólido sobre la eliminación progresiva de los combustibles fósiles", afirmó en un comunicado.

Esta cumbre de la COP concluirá el primer balance mundial en el que los países evaluarán sus progresos en materia de acción climática y estudiarán cómo encarrilar al mundo hacia la limitación del catastrófico calentamiento global.

Angela Dewan y Rachel Ramírez, de CNN, contribuyeron con este reporte.