Anuncios

El líder checheno Ramzán Kadírov admite la muerte de 23 de sus combatientes en la región de Jersón

Moscú, 28 oct (EFE).- El líder checheno, Ramzán Kadírov, ha reconocido la muerte de 23 soldados de la república de Chechenia en la región ucraniana de Jersón, en el sur, cuando unidades de uno de sus batallones fueron bombardeadas esta semana.

"Mucha gente sabe que a principios de esta semana una de las unidades chechenas fue bombardeada. Esto sucedió en la región de Jersón. Se han completado todas las operaciones de rescate en el sitio y hay una lista final de muertos y heridos", escribió en su canal de Telegram.

Kadírov, uno de los mayores defensores de la campaña militar rusa en Ucrania y cuyos hombres -conocidos como "Kadirovtsi"- combaten en Donetsk y Jersón, explicó que 23 soldados murieron y 58 resultaron heridos, de los que cuatro están en estado grave aunque sus vidas no corren peligro.

"Sí, ese día, las pérdidas de la noche a la mañana por nuestra parte fueron grandes, pero los chechenos están participando en la yihad, luchando contra las fuerzas de Iblís (Satanás)" de Ucrania, añadió.

"Y si estás destinado a caer en una guerra santa, entonces esto es un honor y una gran alegría para todo musulmán verdadero. Todos soñamos con morir en el camino de Alá", sostuvo el líder checheno, quien prometió "destruir sin piedad" a las tropas ucranianas.

El mismo día del bombardeo recalcó que los combatientes chechenos enviaron a unos 70 soldados ucranianos "directamente al infierno".

"Hago un llamamiento a todos mis compatriotas para que se unan en el camino de Alá. Todos debemos estar completamente preparados para cualquier evolución de la situación. No te puedes quedar de brazos cruzados. ¡Luchar por vuestra religión, hogar, familia, patria, es deber de todo hombre!", enfatizó.

(c) Agencia EFE