Anuncios

Kimmel: Presentar los Oscar “es un honor o una trampa”

Jimmy Kimmel está listo para volver a ser anfitrión de los Oscar, para completar una trilogía que comenzó cuando trató de poner orden a la ceremonia conocida como “envelope-gate” en la que se anunció la ganadora de mejor película incorrecta.

El presentador de programas nocturnos presidirá la próxima ceremonia en marzo, anunciaron los productores de la gala el lunes.

“Estamos encantados de tener a Jimmy en su tercera ocasión en este escenario global”, dijeron los productores ejecutivos y productores ejecutivos Glenn Weiss y Ricky Kirshner en un comunicado conjunto. “¡Sabemos que será gracioso y está listo para todo!”

Kimmel ha sido maestro de ceremonias en dos ocasiones previas, en 2017 cuando manejó los momentos caóticos finales de la ceremonia con la ganadora equivocada, y al año siguiente, cuando se celebró la gala a meses de que explotara el movimiento #MeToo.

“Ser invitado a presentar los Oscar por tercera ocasión es un gran honor o una trampa”, dijo Kimmel. “Como sea, me siento agradecido con la academia por preguntarme tan rápido después de que todos los buenos dijeron no”.

Después de la 90a ceremonia de los Oscar en 2018, en la que Kimmel fue anfitrión recibiendo reseñas generalmente positivas, los Premios de la Academia se hicieron sin maestro de ceremonias hasta la 94ª gala realizada este año con Regina Hall, Amy Schumer y Wanda Sykes compartiendo escenario.

“Jimmy es el anfitrión perfecto para ayudarnos a reconocer a los artistas y películas increíbles para nuestros 95os Oscar”, agregaron el director general de la academia, Bill Kramer, y la presidenta de la academia, Janet Yang. “Su amor por las películas, su excelencia en televisión en vivo, su capacidad para conectar con nuestro público mundial, crearán una experiencia inolvidable para nuestros millones de espectadores a nivel mundial”.

Molly McNearney, quien es coguionista principal y productora ejecutiva de “Jimmy Kimmel Live!”, además de estar casada con Kimmel, también será productora ejecutiva de la transmisión de los Oscar. Los niveles de audiencia han sido fluctuantes para la ceremonia más famosa de Hollywood. La 94a entrega de los Oscar mejoró con 15,36 millones de espectadores, pero esto fue en comparación con el récord histórico más bajo del año anterior, que como muchas otras ceremonias se vio afectado por el COVID-19. Como es de esperarse, los niveles de audiencia serán primordiales para la televisora ABC.

“Que Jimmy Kimmel regrese como anfitrión de los Oscar es un sueño hecho realidad. Como lo vemos cada noche en su propio show, Jimmy puede manejar cualquier cosa con corazón y humor, y sabemos que provocará risas y momentos de celebración que definen a los Oscar”, dijo Craig Erwich, presidente de ABC Entertainment, Hulu & Disney Branded Television Streaming Originals. “Nos encanta ser la casa de la gran noche de Hollywood y ansiamos celebrar el éxito del cine y las narraciones de este año”.

La próxima ceremonia de los Oscar marca un aniversario importante para los premios y es la primera tras la bofetada que le propinó Will Smith al presentador Chris Rock en el escenario. Smith, quien ganó el premio a mejor actor esa noche, no podrá asistir a los Oscar por 10 años como resultado del incidente. La directiva de la organización ha dicho que les gustaría dejar atrás la bofetada y enfocarse en una gala que celebra lo mejor del cine.

La 95a entrega de los Oscar se realizará el 12 de marzo en el Teatro Dolby en Los Angeles y se transmitirá en vivo por ABC en más de 200 territorios a nivel mundial.

___

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr.