Kiev reclama victorias militares mientras el cierre del gas ruso afecta a los mercados europeos

·5  min de lectura

Por Tom Balmforth

KIEV, 5 sep (Reuters) - Ucrania hizo su más audaz afirmación de éxito en el campo de batalla en su contraofensiva de una semana contra el ejército ruso en el sur, mientras los mercados europeos reabrieron el lunes en caída libre después de que Rusia mantuviera cerrado su principal gasoducto a Alemania.

Tras varios días sin dar detalles sobre su nueva ofensiva, las autoridades ucranianas publicaron en Internet una imagen de tres soldados izando una bandera sobre una ciudad de la provincia de Jersón, una región del sur ocupada por Rusia desde los primeros días de la guerra.

La imagen de la bandera fijada a un poste en un tejado, supuestamente en Visokopillia, en el norte de Jersón, se publicó mientras el presidente Volodímir Zelenski anunciaba que las fuerzas ucranianas habían capturado dos ciudades en el sur y una en el este. En un discurso nocturno, no identificó las localidades.

Después de meses de soportar los dañinos ataques de la artillería rusa en el este, Ucrania ha comenzado por fin su tan esperado contraataque, el mayor desde que expulsó al ejército ruso de las afueras de Kiev en marzo.

Hasta ahora, Ucrania había mantenido en secreto la mayoría de los detalles de su nueva campaña, prohibiendo el acceso de los periodistas a la línea del frente y ofreciendo pocos comentarios en público, alegando que esto era necesario para preservar la sorpresa táctica. Rusia ha dicho públicamente que ha repelido los asaltos en Jersón.

En un inusual reconocimiento por parte de Rusia según el que la contraofensiva ucraniana estaba arruinando los planes de Moscú para el territorio que ha tomado, un responsable instalado por Moscú en Jerson dijo, según la agencia de noticias TASS, que los planes para un referéndum para anexionar la región a Rusia se habían suspendido debido a la situación de seguridad.

Mark Hertling, excomandante retirado de las fuerzas terrestres de Estados Unidos en Europa, dijo que el objetivo de Kiev parecía ser atrapar a miles de soldados rusos en la orilla oriental del vasto río Dniéper, destruyendo los puentes que los rusos utilizan ahora para abastecerse y que necesitarían para escapar.

Rusia había dejado "una unidad en Jersón, con un río a sus espaldas y líneas de suministro limitadas", y Ucrania los estaba atacando con "armas de precisión, confundiendo a una unidad rusa que ya tiene una moral muy baja y un liderazgo pobre", tuiteó Hertling.

REVERTIR AVANCES

El anuncio de Zelenski de que una ciudad había sido capturada en el este también fue notable, y sugería que Ucrania estaba aprovechando la presión en el sur para tratar de revertir algunas de los avances que Rusia hizo en otras partes en los últimos meses.

En su discurso vespertino del domingo, Zelenski matizó sus anuncios de éxito con una advertencia a los países europeos de que podrían enfrentarse a un frío invierno.

Moscú culpa a las sanciones occidentales que, según dice, han interferido en la reparación de los equipos, de haberle obligado a detener el flujo de gas a través del Nord Stream 1, su principal gasoducto hacia Alemania. Rusia debía reabrir el gasoducto el sábado, pero ha anunciado que permanecerá cerrado indefinidamente.

"Los problemas de suministro de gas surgieron a causa de las sanciones impuestas a nuestro país por los Estados occidentales, entre ellos Alemania y el Reino Unido", dijo el lunes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Los países europeos califican de chantaje el corte de gas. Afirman que están encontrando fuentes alternativas de gas y que ya se han adelantado a los objetivos de llenar los depósitos de almacenamiento para el invierno.

Los países, encabezados por Alemania, han puesto en marcha paquetes de ayuda de miles de millones de euros para los consumidores y las empresas, que la semana pasada ayudaron a que los precios del gas en Europa volvieran a bajar considerablemente desde sus máximos históricos.

INVIERNO OSCURO

Sin embargo, las noticias del fin de semana sobre la prolongación de la parada del Nord Stream 1 hicieron que los precios volvieran a dispararse el lunes, con la principal referencia europea subiendo alrededor de una cuarta parte, lo que hace temer un invierno sombrío para los consumidores y las empresas de todo el continente.

El índice bursátil alemán DAX bajaba más de un 2%, el euro se hundía por debajo de los 99 centavos de dólar por primera vez en décadas, y Liz Truss, que ha sido nombrada el lunes como la próxima primera ministra de Reino Unido, se encuentra con una libra esterlina desplomada a niveles de mediados de la década de 1980.

El portavoz del Kremlin, Peskov, también dijo que Moscú planeaba tomar represalias por la última medida occidental: una propuesta de limitación del precio de las exportaciones de petróleo ruso a partir de diciembre, diseñada para reducir la principal fuente de ingresos de Moscú.

En Rusia, que ha prohibido de hecho todos los medios de comunicación independientes desde que el presidente Vladimir Putin lanzó su "operación militar especial" en febrero, un juez revocó la licencia del periódico liberal Novaya Gazeta, una de las últimas voces no oficiales.

La decisión fue "un revés político, sin la más mínima base legal", dijo su director, Dmitri Muratov, que ganó el año pasado el Premio Nobel de la Paz por la lucha del periódico por la libertad de expresión.

Novaya Gazeta se fundó hace 30 años con el dinero del Premio Nobel de la Paz ganado por el anterior galardonado ruso, el exdirigente soviético Mijail Gorbachov, que fue enterrado el fin de semana. Putin declinó asistir a su funeral, un último desaire simbólico al hombre que presidió la desintegración de la Unión Soviética, cuando Ucrania era el más poblado de los 14 Estados que se independizaron de Moscú.

Con el desplazamiento de los combates al sur de Ucrania, la atención internacional se ha centrado en las últimas semanas en la central nuclear de Zaporiyia, capturada por Rusia pero aún operada por ingenieros ucranianos y conectada a la red eléctrica de Ucrania.

Ambas partes se acusan mutuamente de arriesgarse a una catástrofe nuclear con los bombardeos cerca de la central. Rusia se ha resistido a las peticiones internacionales de retirar sus fuerzas de la instalación y desmilitarizar la zona.

Una misión del Organismo Internacional de la Energía Atómica llegó a la planta la semana pasada tras cruzar la línea del frente. El operador ucraniano, Energoatom, dijo el lunes que dos expertos del OIEA permanecerían indefinidamente en la planta.

(Reporte de Tom Balmforth en Kiev; Escrito por Peter Graff; Edición de Tomasz Janowski; Traducciónd de Flora Gómez)