Kevin de León se niega a dimitir. ¿Qué va a pasar con sus electores?

LOS ANGELES, CA - NOVEMBER 03: Pamela Marquez co-founded concerned neighbors of El Sereno poses for a portrait at El Sereno Arroyo Playground on Thursday, Nov. 3, 2022 in Los Angeles, CA. Marquez supported Kevin De Leon but now thinks he must resign after the City Council censured him. (Jason Armond / Los Angeles Times)
Pamela Márquez en el parque infantil que ayudó a construir en El Sereno. Márquez apoyó a Kevin de León, pero ahora cree que debe dimitir tras ser censurado por el Ayuntamiento. (Jason Armond / Los Angeles Times)

Corrección:
11:14 a.m. nov. 22, 2022: An earlier version of this article said Kevin de León ran for City Council in a special election to replace Councilmember Jose Huizar in 2020. It was not a special election.

Justo al final de la calle de la casa de dos dormitorios de Pamela y Valentín Márquez, junto a una franja industrial en la que los trenes retumban durante la noche, hay un parque y una zona de juegos con un camino entre los árboles de roble.

Durante décadas, la pareja, que ahora tiene 70 años, se ha ocupado de un problema tras otro en El Sereno, rechazando los planes de construcción de una rampa de salida de la autopista en las cercanías, abogando por mejoras en su barrio de clase trabajadora y construyendo el parque infantil El Sereno Arroyo.

Son el tipo de ciudadanos que convierten las necesidades de una comunidad en acción política. Pero la filtración de un audio en el que tres miembros del consejo utilizan insultos racistas mientras traman la remodelación de los mapas de los distritos ha puesto en jaque al Ayuntamiento y ha puesto en tela de juicio qué pueden hacer los defensores de los barrios en un distrito que está en el limbo.

Kevin de León at a council meeting
Kevin de León, a la derecha, en una reunión del Ayuntamiento de Los Ángeles el 11 de octubre. (Gary Coronado / Los Angeles Times)
Protesters hold up signs for Kevin de León to resign.
Los manifestantes que piden la renuncia de De León gritan y golpean los asientos, interrumpiendo una reunión del Consejo de la Ciudad el 25 de octubre. (Gary Coronado / Los Angeles Times)

El concejal Kevin de León, el otrora poderoso pro tempore del Senado de California que se presentó como candidato a la alcaldía en las elecciones primarias de este año, se niega a dimitir a pesar de las ensordecedoras peticiones de renuncia, diciendo que no dejará a sus electores sin representación.

Considerado en su día como un pionero, De León se ha visto aislado políticamente por el escándalo, y sus colegas del consejo se están moviendo para cortar el poco poder que le queda en los dos años que le quedan de mandato.

Aunque ya está en marcha un movimiento para destituirlo, podría tardar meses en calificarse, si es que lo hace.

"Es frustrante estar en la oscuridad esperando que el juego político se desarrolle", dijo Pamela Márquez, que fundó Concerned Neighbors of El Sereno con su marido. "Las comunidades del Distrito 14 del Consejo están privadas de derechos en este momento".

Alrededor de un cuarto de millón de personas, la mayoría de ellas latinas, viven en este distrito que abraza los bordes orientales de Los Ángeles y que se extiende desde el centro de la ciudad y los antiguos barrios mexicano-americanos de Boyle Heights hasta los barrios aburguesados de Highland Park y Eagle Rock. El distrito ha desempeñado un papel fundamental en el gobierno de la ciudad como corazón palpitante de la política latina, y como centro de la emblemática cultura del Eastside, con hitos como la Plaza del Mariachi y el nuevo puente de la calle 6.

Los concejales tienen que ocuparse de cuestiones urgentes: la limpieza continua de los barrios en torno a la planta de reciclaje de baterías Exide, los inminentes desalojos de residentes en casas abandonadas propiedad del Departamento de Transporte de California, los campamentos de personas sin hogar, la financiación de parques y las campañas de recolección de alimentos respaldadas por la ciudad de las que dependen los residentes durante la temporada navideña. El distrito incluye algunas de las zonas más pobres de la ciudad y tiene una gran población inmigrante y un alto índice de inquilinos.

Workers rinse off asphalt.
Unos trabajadores retiran la tierra contaminada el 10 de noviembre en Maywood. Las propiedades circundantes tienen cantidades peligrosas de plomo en su suelo tras décadas de estar cubiertas por la contaminación de una fundición de baterías de automóviles cercana. (Francine Orr / Los Angeles Times)

"Estoy muy decepcionada y me siento triste por nuestra comunidad", dijo Márquez.

En la grabación de audio filtrada que se dio a conocer el mes pasado, De León hablaba con la presidenta del Consejo, Nury Martínez, el concejal Gil Cedillo y el presidente de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles, Ron Herrera, sobre el mantenimiento de los distritos en el control de los latinos, profiriendo insultos racistas y no objetando cuando Martínez hizo otros aún más groseros.

Acusó a su compañero, el concejal Mike Bonin, de utilizar a su hijo negro como un accesorio, como si Martínez tuviera un bolso de Louis Vuitton. Y comparó el poder político negro en Los Ángeles con el Mago de Oz.

"Cuando estás al lado de la cortina, es como esta gran voz, suena grande", De León fue captado diciendo. "Suena como si hubiera miles. Y luego, cuando realmente se corre el telón, es que se ve al pequeño Mago de Oz. ¿Saben qué? Es lo mismo".

Martínez y Herrera dimitieron tras conocerse la noticia de la cinta. Aunque Cedillo se unió a De León al negarse a hacer lo mismo, su mandato termina el próximo mes.

La cinta mostró un lado crudo de De León, que fue criado en la pobreza en San Diego por una madre soltera, una inmigrante guatemalteca que limpiaba casas para mantenerlo. La raza y la clase social marcaron su visión del mundo. En las grabaciones se queja de un doble rasero que juzga a los políticos latinos, diciendo que los medios de comunicación lo criticaron por una fastuosa inauguración en 2014 mientras que colegas blancos que tuvieron eventos similares recibieron poco escrutinio.

Dijo que la mayor amenaza para los latinos no era "esos locos del condado de Orange que están a favor de Trump".

"Son los liberales blancos. Es el L.A. Times".

En los primeros días después de la filtración, manifestantes ruidosos casi cerraron las reuniones del consejo y las oficinas del distrito de De León fueron cerradas por el personal por razones de seguridad. De León ha recibido múltiples amenazas de muerte. Los manifestantes montaron tiendas de campaña frente a su casa de Eagle Rock con carteles que decían "sólo 25 negros gritando".

El Ayuntamiento censuró a De León y a Cedillo y los despojó de su capacidad para formar parte o presidir comités, donde se deciden en gran medida los proyectos y se realiza gran parte del trabajo del consejo. Los miembros también están discutiendo cómo limitar la capacidad de De León para hacer mociones, aprobar contratos y acceder a los fondos discrecionales que se dan a cada oficina del consejo para proyectos como regalos de vacaciones o películas en el parque.

En apariciones televisivas poco después de que saliera a la luz la cinta, se disculpó y dijo que no quiere dejar a sus electores sin representación, diciendo al presentador del Noticiero Univisión, León Krauze: "Estoy sumamente arrepentido, y por eso pido disculpas a toda mi gente, a toda mi comunidad, por el daño causado por las dolorosas palabras que se llevaron a cabo aquel día del año pasado".

A woman speaks into a microphone while lying on the ground.
La pastora Thembekila Colman-Smart habla mientras los manifestantes se reúnen el 24 de octubre cerca de la casa de Eagle Rock del concejal Kevin de León después de marchar desde su oficina de campo exigiendo su renuncia. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Pero las protestas continuaron y De León todavía no ha asistido a una reunión del Ayuntamiento. Dijo que él y su personal han estado activos asistiendo a eventos de distribución de comida, celebrando a los veteranos entre otros, y poco a poco ha aparecido en público, aunque no en el Ayuntamiento. A principios de este mes recorrió el barrio de casas de campaña, donde ayudó a conseguir una subvención de 47 millones de dólares para el alumbrado público, los pasos peatonales y la plantación de árboles.

"Todavía tengo un voto que repercute en la vida de los que me eligieron", dijo De León en una entrevista. "En una democracia, sólo los votantes pueden dar eso y quitarlo".

Ha tratado de reunirse con líderes de la comunidad negra, como el presidente de la Mesa Redonda de Política Urbana de Los Ángeles, Earl Ofari Hutchinson.

Hutchinson, que se reunió con él durante cerca de una hora, dijo que De León accedió a acercarse a quienes lo escucharan y a compartir con ellos su trayectoria en Sacramento, donde nombró a los primeros sargentos negros en el Senado estatal y se alió con líderes políticos negros.

"Por lo que he visto, tiene un historial bastante bueno cuando se trata de trabajar con los afroamericanos", dijo Hutchinson. "No he visto ningún indicio (...) de que Kevin de León quisiera sabotearnos".

Hutchinson fue uno de los primeros en pedir su dimisión y, aunque no ha cambiado de opinión, dijo que De León debe trabajar ahora para demostrar su valía en el futuro.

A man holding papers speaks outside a shopping center.
Earl Ofari Hutchinson, visto en 2020, cree que De León debe crear políticas que garanticen la equidad racial y celebrar un ayuntamiento para ventilar las quejas sobre la cinta. (Dania Maxwell / Los Angeles Times)

"Le dije a Kevin, 'Sabes que tienes un tigre por la cola aquí. Tienes una tormenta de fuego. Y sabes que no va a desaparecer'".

Cree que De León debe crear políticas que garanticen la equidad racial y celebrar una reunión para airear las quejas sobre la cinta.

De León dice que está haciendo un trabajo para sus electores que un legislador novato no tendría ni la experiencia ni la influencia para hacer. Desde que es concejal, su oficina ha conseguido 100 millones de dólares en subvenciones para el distrito. Construyó la que fue la mayor aldea de casas diminutas del país para los que viven en la calle y fue el autor de la legislación que aumentó el tamaño del programa de recolección de vertidos ilegales.

"A pesar de todos los desafíos, mi personal y yo estamos trabajando duro como siempre y liderando los temas más urgentes en el CD 14. Estamos trabajando en todo el distrito, barrio por barrio", dijo. "Sería más fácil para mí marcharme. Pero quiero a mis electores y mi historial demuestra que siempre me he dedicado al servicio público y a obtener resultados concretos".

"He liderado la creación de parques, viviendas asequibles y para personas sin hogar, infraestructuras de transporte y he conseguido más fondos estatales que prácticamente cualquier otro distrito. En dos años y medio habré construido seis viviendas para personas sin hogar; ¿qué otro distrito ha hecho eso?"

Los esfuerzos por despojar a De León de cualquier poder enfurecen a algunos de sus electores, que no los ven más que como miembros externos del consejo que socavan su distrito.

"No votamos a esta gente y, sin embargo, están tomando decisiones sobre nuestra financiación en la comunidad", dijo Sylvia Cruz, presidenta de una junta de vecinos que representa a El Sereno y la comunidad circundante. "Sólo la gente que lo eligió puede contratar y sólo la gente que lo eligió puede despedirlo. ... Eso es el debido proceso".

Un portavoz del presidente del Consejo Municipal, Paul Krekorian, coautor de la propuesta para restringir el poder de De León, dijo que sólo quiere supervisión.

"Nadie está hablando de cancelar, retirar o reducir servicios que estaban previamente programados", dijo Hugh Esten. "El consejo está buscando la supervisión de cualquier reasignación futura de recursos porque [De León] ha sido censurado y puede anticiparse a dejar el cargo en un futuro próximo".

Muchos en el distrito se sienten abandonados o simplemente quieren que se vaya.

Chairs for Councilmembers Gil Cedillo and Kevin de León sit empty during a city council meeting.
Las sillas de los concejales Gil Cedillo y De León se sientan vacías en una reunión del Consejo de la Ciudad. (Christina House / Los Angeles Times)

"Es una vergüenza, es una vergüenza", dijo Monseñor John Moretta, el viejo pastor de la Iglesia Católica de la Resurrección en Boyle Heights. "Está en rebeldía; no tenemos ninguna representación. Y eso recae sobre sus hombros. Eso está en su conciencia".

Las oficinas del Consejo son la voz de la comunidad, y a menudo abogan por arreglar las aceras en mal estado o colocar las señales de tráfico necesarias. Pueden presionar para limpiar la basura o ayudar a suavizar los conflictos dentro de los organismos. De León dijo que cree que todavía puede hacer el trabajo, ya que los recuerdos y las emociones sobre la cinta se desvanecen con el tiempo.

Algunos expertos políticos están de acuerdo. "Cada día que esté ahí es bueno para él", dijo el veterano consultor político Rick Taylor. "La gente olvidará. Simplemente, ya no será el tema más importante".

Los residentes están cansados, ya que han sido defraudados antes. El distrito es famoso por la ambición y la corrupción.

Hace apenas dos años, el concejal José Huizar fue suspendido después de ser detenido y acusado en una investigación federal de corrupción. De León lo sustituyó, pero durante meses el distrito estuvo sin representación, poniendo en peligro millones de dólares de financiación.

Claudia Oliveira, presidenta del Consejo Vecinal del Centro de Los Ángeles, dijo que el grupo no quiere encontrarse en una situación similar. La última vez buscó otras oficinas del consejo para presentar mociones en nombre de los residentes del distrito, trabajando con el concejal Joe Buscaino para asegurar la financiación de la seguridad adicional en un parque del centro.

Su grupo ha cortado en gran medida los lazos con De León y ha pedido su dimisión. Preocupada de que eso deje al distrito sin un defensor en el Ayuntamiento, está trabajando para encontrar concejales empáticos que puedan ayudarles a conseguir fondos o presentar mociones.

"Ahora volvemos a pasar por esto", dijo.

Antes de Huizar, que sirvió al distrito durante 15 años, algunos activistas, como Márquez, se lamentaban de su predecesor, Antonio Villaraigosa, que, en su opinión, utilizó el cargo como vía para convertirse en el primer alcalde latino de la ciudad antes de cumplir un solo mandato.

La zona de Boyle Heights ha sido el punto de entrada clave para los líderes políticos latinos durante más de 70 años. En 1949, Edward Roybal se convirtió en el primer latino elegido para el Consejo Municipal desde 1881, ocupando su escaño durante 13 años, antes de servir tres décadas en el Congreso. No fue hasta 1985 cuando llegó otro latino, Richard Alatorre, un legendario negociador que se convirtió en una potencia en la política de la ciudad y del estado antes de abandonarla en medio de un escándalo de corrupción federal. Reconoció a regañadientes que había abusado de la cocaína y más tarde se declaró culpable de evasión de impuestos, admitiendo que había aceptado 41.840 dólares en 1996 de quienes intentaban influir en sus votos.

"Es tan decepcionante", dijo Josefina López, copropietaria de Casa Fina en Boyle Heights, donde los políticos celebran regularmente actos de recaudación de fondos o hacen reuniones. "Todos estos hombres latinos vienen y luego como que hacen la diferencia y se corrompen de alguna manera".

George Sánchez, un historiador que ha escrito sobre Boyle Heights, dijo que hay un patrón entre los políticos del distrito que utilizan el escaño del consejo como un medio para llenarse los bolsillos o como una plataforma de lanzamiento a un cargo más alto.

Kevin de León dances with a supporter
De León baila con una simpatizante en el Centro de Mayores de Highland Park el 13 de abril, cuando era candidato a la alcaldía en las elecciones primarias. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

Las críticas a De León se enmarcan en esta última queja. Tiene la reputación de ser un gran trabajador con un agudo instinto político que ha acumulado logros legislativos y no tiene miedo de tomar posiciones fuertes. Pero su ambición ha molestado a sus aliados.

En 2018, lanzó una campaña sin éxito contra la senadora Dianne Feinstein. Volvió al distrito que había representado desde la distancia y se presentó como candidato al Ayuntamiento para sustituir a Huizar en 2020. Apenas un año después de su mandato, inició una candidatura fallida a la alcaldía, una maniobra que molestó a muchos en el distrito.

"La mayoría de la gente mira a De León y dice que no estaba allí realmente para representar a la gente del distrito, estaba allí para usarlo como un trampolín para algo más", dijo Sánchez. "No creo que sus colegas del consejo vayan a dejarle tener ningún tipo de papel en los próximos dos años. Así que básicamente creo que no está haciendo un servicio a sus electores".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.