Anuncios

La Justicia chilena da 86 años de cárcel al anarquista que puso una bomba en la Basílica de Zaragoza

Santiago de Chile, 7 dic (EFE).- La Justicia chilena condenó este jueves a 86 años de cárcel al anarquista Francisco Solar y a otros 12 a su expareja, Mónica Caballero, como cómplice, por enviar y colocar explosivos en Santiago contra un exministro y varios policías entre 2019 y 2020, y ser culpable del delito de homicidio frustrado. En España, ambos colocaron en 2013 un explosivo que estalló en la Basílica del Pilar de Zaragoza.

"Es una de las condenas más altas que hay en el sistema de justicia penal por este tipo de delitos, esto implica que el sistema de persecución penal funciona, funcionan los tribunales con estas penas altísimas, funciona el Ministerio Público y funcionan las policías”, indicó tras la lectura de la condena el fiscal regional de la Fiscalía Metropolitana Sur, Héctor Barros, que pedía más de 170 años de cárcel para ambos. acuerdo al juez, ambos deberán cumplir la sentencia con cárcel efectiva, pero se conmutará el tiempo que ya pasaron en prisión preventiva como parte de la pena cumplida.

El juicio, que se inició el 18 de julio de este año, tuvo lugar por dos explosivos que fueron enviados el mismo día como encomiendas a través de correos a una comisaría de Carabineros y a las oficinas de Rodrigo Hinzpeter, exministro del Interior de la primera Administración del conservador Sebastián Piñera (2010-2014).

Mientras Carabineros interceptó el envío y logró evitar que el segundo explosivo se concretara, el primero detonó y dejó heridos a cinco carabineros.

También se investigó la colocación de dos bombas (una en un basurero y la otra detrás de un asiento) en un edificio de Vitacura, uno de los barrios más acomodados de la capital.

A fines de 2021, Solar confesó los hechos ante el Ministerio Público: “Pensé en realizar una acción como respuesta, como venganza contra personas ligadas a la represión y al poder empresarial, ambas características las cumplía a cabalidad Rodrigo Hinzpeter”.

Solar sostuvo entonces que decidió “atacar” al ex ministro porque, junto con otras personas, "fue objeto de sus delirios represivos" once años antes por una serie de bombas que estallaron entonces en el sector más pudiente de la capital.

"Nos encarceló inventando pruebas, contratando a presos dispuestos a corroborar la tesis de la Fiscalía, que se refería a la existencia de una asociación ilícita terrorista”, aseguró.

Absueltos del primer Caso Bombas y detenidos en España

Solar y Caballero, junto con otras 12 personas, fueron acusados en el llamado Caso Bombas por varios explosivos que estallaron entre 2006 y 2010, uno de las cuales explotó a siete manzanas de la casa del entonces presidente Piñera.

Después de más de seis años de investigaciones, en octubre de 2012 la Corte Suprema absolvió de los cargos de "asociación ilícita para el terrorismo" a todos los acusados, entre ellos los dos condenados hoy.

Al recuperar su libertad, ambos decidieron salir del país y viajaron a España, donde en noviembre de 2013 fueron detenidos por la Policía española por colocar un explosivo que estalló en la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Tras ser juzgados y pasar casi cuatro años en la cárcel en el país europeo, Solar y Caballero fueron deportados a Chile en marzo de 2017.

(c) Agencia EFE