Anuncios

Justicia argentina libera a tres sospechosos de integrar supuesta célula terrorista

BUENOS AIRES (AP) — La justicia argentina liberó el lunes a tres hombres, uno de ellos de nacionalidad sirio-colombiana, acusados de integrar una supuesta célula terrorista que tenía como objetivo cometer un atentado contra la comunidad judía de Argentina.

Al momento de la detención de los hombres a fines del año pasado, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, informó a la prensa que los sospechosos se habían alojado en un hotel de Buenos Aires "a dos cuadras de la embajada de Israel” y que esperaban “un paquete que venía de Yemen”, lo que generó sospechas.

Argentina fue blanco en el pasado de dos atentados contra la comunidad judía, una de las más extensas de América. En 1992, una bomba explotó en la embajada de Israel y dos años después un coche bomba destruyó un centro judío. Ambos ataques, atribuidos a Hezbollah, causaron más de un centenar de muertos.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti resolvió en esta ocasión que no había pruebas suficientes y dictó a favor del sirio-colombiano Chassan Naem Chatay y los argentinos Ramón Alberto Domínguez y Juan Manuel Ledesma. Sin embargo, la magistrada les prohibió la salida del país.

Fueron imputados por integrar una asociación criminal trasnacional dedica a la organización y perpetración de atentados terroristas.

“De momento, no se ha incorporado elemento de prueba que permita corroborar la hipótesis investigada”, manifestó la jueza Capuchetti. No obstante, los tres hombres seguirán bajo investigación, dado que “la situación de los nombrados plantea una serie de interrogantes que aún deben esclarecerse para dictar una resolución conclusiva”.

La ministra Bullrich detalló que el operativo que dio con los hombres se inició a partir de "una información de inteligencia brindada de Estados Unidos, de Israel, como una información que recibió un miembro de la Gendarmería (policía de fronteras) que ha sido formado en antiterrorismo de parte de sus pares de Colombia”.

Las autoridades no se pronunciaron sobre la decisión de la jueza.