Jugar o no jugar. El dilema casi diario del Heat con sus lesionados y el firme propósito de evitar el daño a largo plazo

Mark J. Terrill/AP

Entre tantos atletas del Heat que se han perdido partidos debido a lesiones esta temporada, hay algunos que continúan jugando con diferentes golpes y contusiones.

Ese proceder es algo muy delicado para el equipo: los jugadores quieren estar disponibles para ayudar al club que busca recuperar terreno en la tabla tras un arranque con altibajos, pero también saben que ignorar y minimizar las lesiones podría ser más dañino a largo plazo.

Cada situación es diferente y requiere conversaciones diarias entre el club y el jugador.

“Se necesita una comunicación constante con el atleta y la sala de entrenamiento porque no queremos que los muchachos den pasos atrás”, expresó el entrenador de Miami, Erik Spoelstra, antes del enfrentamiento de este viernes contra los Suns en Phoenix que cierra la gira de cinco partidos por la costa oeste.

“Y aunque tenemos una sensación de urgencia muchas veces tenemos que ser responsables con estas decisiones y hemos demostrado que podemos mejorar y acercarnos a nuestra identidad. Eso nos da una mejor oportunidad de ganar cada noche sin importar quién juega o no’’.

Caleb Martin ha estado en el centro de esas discusiones en las últimas semanas pues se perdió dos encuentros a mediados de diciembre por un esguince en el tobillo izquierdo y regresó con menos del 100 por ciento para jugar tres partidos. Luego se ausentó dos juegos por una distensión del cuádriceps izquierdo.

Martin jugó en los dos partidos del Heat en Los Angeles esta semana, pero todavía siente los efectos de la lesión y por eso figura como cuestionable para el encuentro del viernes contra los Suns.

“Es difícil’’, expresó Martin.

“Por lo general no tomo las mejores decisiones cuando es mi responsabilidad. Pero eso es parte de ser crecer, de ser más maduro y tratar de ser un mejor profesional y saber cuándo puedo jugar y cuándo no”.

Al igual que el equipo tiene que encontrar ese necesario punto de equilibrio en sus decisiones, también lo debe hacer el jugador.

“El equilibrio cambia todo el tiempo”, agregó Martin.

“Solo depende de la importancia del partido, pero también tratas de escuchar a tu cuerpo para comprender y asegurarte de no prolongar una lesión. Tenemos un gran personal médico que nos aconseja y nos dice sobre cuándo jugar o no. Pero, en última instancia, somos competidores y decidimos por nuestra cuenta”.

Spoelstra afirmó que el equipo “tuvo que obviar en ocasiones las decisiones personales de Martin para salvarlo.

“Me encanta su espíritu competitivo”, aseguró Spoelstra.

“Sé lo mucho que quiere jugar, pero tenemos que ser responsables y él sabe que es una pieza muy importante en el equipo. Así que tenemos tomar decisiones diferentes casi a diario’’.

Tyler Herro se perdió ocho partidos consecutivos en noviembre por un esguince en el tobillo izquierdo, pero este viernes marcará su 22do juego seguido que ha salido a la cancha a pesar de sufrir un desgarre parcial de un ligamento en su pulgar izquierdo hace poco más de un mes, en un desafío contra los Celtics en Boston.

Herro ha estado compitiendo con una venda y una protección desde entonces y no parece afectar su juego.

Promedia 23,3 puntos y lanza para un 45,8 por ciento de efectividad en los tiros de campo (42,6 por ciento en triples), con 5,6 rebotes, 4,8 asistencias y 1,4 robos por partido desde el 1 de diciembre.

“La lesión no ha empeorado, así que eso es algo bueno”, aclaró Herro.

Duncan Robinson es otro jugador que ha estado luchando contra una lesión pues se desgarró un ligamento en el dedo medio de su mano derecha en una práctica de tiro antes de un partido contra los Wizards en Washington, el 18 de noviembre.

Siguió jugando casi dos meses antes de someterse a una cirugía el miércoles que lo mantendrá fuera cuatro semanas.

Dewayne Dedmon está lidiando con un caso persistente de fascitis plantar en el pie izquierdo que lo ha alejado de la alineación.

Se perdió seis partidos por una combinación de fascitis plantar y protocolos de COVID-19 antes de volver a jugar en la derrota del miércoles ante los Lakers en Los Angeles.

Y luego está la estrella del Heat, Jimmy Butler, quien estuvo ausente en siete encuentros consecutivos en noviembre por un dolor en la rodilla derecha y aún no ha jugado en dos juegos seguidos desde entonces.

Butler dijo esta semana que aún no está “completamente sano”, a pesar de estar disponible para salir a la cancha.

“Tienes que ser inteligente al respecto”, acotó Herro.

“Obviamente es importante que ganemos partidos, pero es una temporada larga y si nos mantenemos sanos mejor estaremos. No podemos luchar contra las lesiones todas las semanas. Tenemos que estar sanos y luego partiremos de ahí”.