La jugada del kirchnerismo en el Senado, un mensaje directo a los jueces de la causa Vialidad

·3  min de lectura
Anabel Fernández Sagasti y José Mayans dialogan durante la sesión que trata la ampliación de miembros de la Corte
Anabel Fernández Sagasti y José Mayans dialogan durante la sesión que trata la ampliación de miembros de la Corte - Créditos: @Santiago Filipuzzi

La orden política partió directamente del despacho presidencial del Senado. Había que sacudirle el polvo al proyecto para ampliar la Corte, presentado por los gobernadores del PJ a pedido de Cristina Kirchner, y apurar su sanción para hacerle llegar un mensaje directo no solo a los jueces supremos, sino también al tribunal que la juzga en la causa Vialidad.

Ampliación de la Corte Suprema, en vivo: el Senado debate la reforma que impulsa Cristina Kirchner

El mensaje no tuvo dobleces: horas antes de que la vicepresidenta asuma su propia defensa en el juicio oral, este viernes, el Senado aprobó a toda velocidad una reforma de la cabeza del Poder Judicial. Así, a los jueces de la Corte les quedó claro que, si fuera por el kirchnerismo, ellos no sobrevivirían en el cargo mucho tiempo más.

Las descalificaciones proliferaron durante toda la tarde en la sesión de la Cámara alta. El camporista rionegrino Martín Doñate fue explícito: habló sin medias tintas de los “cortesanos cobardes”. Mientras que Oscar Parrilli, el titular del Instituto Patria, dijo que “con estos cuatro mafiosos, no hay gobierno que aguante”.

Semejante apertura del juego a los más duros exponentes del kirchnerismo tuvo un costo político para Cristina Kirchner. En un solo acto, dinamitó los puentes de diálogo que ella misma había comenzado a tender tras el intento de asesinato que sufrió el primero de septiembre. Los sondeos que se realizan por estos días para armar una reunión entre la vicepresidenta y Mauricio Macri caerán, en este contexto, en saco roto.

Adolfo Rodríguez Saá se convirtió en la llave para sancionar el proyecto
Adolfo Rodríguez Saá se convirtió en la llave para sancionar el proyecto - Créditos: @Santiago FIlipuzzi

Cristina Kirchner cometió, además, un error estratégico en el arte de la conducción política . Con la avanzada inconsulta para ampliar la integración de la Corte le dio a Juntos por el Cambio una oportunidad para volver a unificarse después de diversas muestras de división interna. Los ejemplos saltaron a la vista con las últimas votaciones por la prórroga de impuestos en el Congreso, algo que podría repetirse en el tratamiento del Presupuesto 2023.

El abroquelamiento de radicales, macristas y “lilitos” que provoca este proyecto no es precisamente un favor que la vicepresidenta le hace al ministro de Economía, Sergio Massa, que busca evitar que se reitere el escenario del rechazo al Presupuesto que se precipitó el año pasado tras una intervención de Máximo Kirchner cuando todavía era el jefe del bloque oficialista en Diputados.

Marcha atrás del kirchnerismo: postergó ubicar a un exabogado de Cristina Kirchner en un tribunal estratégico para las causas de corrupción

La arremetida contra la Corte y su potencial efecto multiplicador entre los jueces de todo el país –entre ellos, por supuesto, los que deben dictar sentencia en la causa Vialidad- genera otro efecto no deseado para el Frente de Todos: el proyecto sancionado por el Senado no tiene chances de ser ratificado en la Cámara baja . Allí, los “bloques del medio” no acompañaron ninguna iniciativa kirchnerista en el plano institucional. Ayer se pronunciaron en contra los tres diputados cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti.

Por ende, se profundiza la condición de “peronismo testimonial” que caracterizó al kirchnerismo en sus constantes intentos por reformar a la Justicia. Como si le importara más hablar para su tribuna que ampliar los márgenes de adhesión a leyes que, paradójicamente, considera fundamentales.

Senadores del oficialismo en la sesión especial que busca ampliar los miembros de la Corte Suprema
Senadores del oficialismo en la sesión especial que busca ampliar los miembros de la Corte Suprema - Créditos: @Prensa Senado

El kirchnerismo apeló a encuestas de opinión para justificar su embestida contra la Corte. Oscar Parrilli y Anabel Fernández Sagasti afirmaron que el 75% de los argentinos tiene una evaluación negativa de su desempeño y un alto grado de insatisfacción con el servicio de justicia. También profundizó en esa línea de análisis el puntano Adolfo Rodríguez Saá, que se convirtió en la llave política para que el oficialismo apruebe la iniciativa.

Los senadores kirchneristas remarcaron, también, que la actual composición del tribunal no respeta la paridad de género ni refleja el régimen federal del país, por la condición “centrista” de los jueces supremos. La jugada en el Senado fue alumbrada cuando se desactivó la marcha a Comodoro Py. Pero el mensaje llegó a los jueces prácticamente como si hubiera sido cantado en una manifestación.