Juez que supuestamente aprobó la redada del FBI contra Trump una vez representó a empleados de Jeffrey Epstein

·2  min de lectura

De acuerdo con los informes, el juez que aprobó la orden de allanamiento de la propiedad al sur de Florida del expresidente Donald Trump abandonó la oficina del fiscal federal en el área a favor de representar a los empleados del difunto financiero y delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein.

Según los informes, el juez Bruce Reinhart aprobó la orden que permitió a los agentes del FBI allanar Mar-a-Lago el lunes por la noche, según el New York Post.

“Mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente sitiada, saqueada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”, dijo Trump en un comunicado. “¡Hasta forzaron mi caja fuerte!”

El expresidente también aseguró que el allanamiento fue “sin previo aviso”.

En enero, la Administración Nacional de Archivos y Registros encontró 15 cajas en la propiedad del expresidente, incluidos algunos artículos “marcados como información clasificada de seguridad nacional”, dijo el archivista de los Estados Unidos, David Ferriero, en una carta que envío en febrero de este año a la representante de Nueva York Carolyn Maloney, la presidenta del Comité de Supervisión y Reforma.

El juez Reinhart fue nombrado juez magistrado en 2018 después de pasar una década practicando de forma privada. En noviembre de ese año, The Miami Herald informó que el juez había representado a varios miembros del personal de Epstein en relación con la investigación de las denuncias de tráfico sexual.

El periódico informó que el juez Reinhart dejó la oficina del fiscal federal al sur de Florida el día de Año Nuevo de 2008 y comenzó a representar a los empleados de Epstein al día siguiente.

Los miembros del personal de Epstein representados por el juez Reinhart incluían a sus pilotos privados, la programadora Sarah Kellen y Nadia Marcinkova, a quien se dice que Epstein alguna vez llamó su “esclava sexual yugoslava”, informó The Post.

A Kellen y Marcinkova se les otorgó inmunidad en un acuerdo con los fiscales federales alcanzado en 2007, lo que permitió a Epstein declararse culpable de los cargos a nivel estatal, en lugar de a nivel federal.

Cumplió 13 meses en la cárcel del condado y tenía permitido salir de la prisión para ir a trabajar. Más tarde fue encontrado muerto en agosto de 2019 en un supuesto suicidio en el Centro Correccional de Manhattan. En ese momento, estaba esperando el juicio por cargos federales de tráfico sexual.

El tribunal se negó a comentar cuando fue contactado por The Independent.