Juez rechaza ‘falsas’ reclamaciones por daños de iglesia de Texas y de otros cientos de personas en caso de Surfside

·7  min de lectura

El mes pasado, un pastor de Texas que se autodenomina ministro afirmó que los miembros de su iglesia eran propietarios de seis unidades del edificio de condominios de Surfside que se derrumbó y que habían muerto en la tragedia. Quería cobrar $3.1 millones por daños y perjuicios.

Pero el pastor de la Iglesia Baptist Faith de Dallas ni siquiera se presentó el miércoles a una audiencia crítica en el tribunal de Miami-Dade sobre su demanda, señalando que no podía asistir porque “se sometió a una cirugía que ponía en riesgo su vida”.

“Está con respiración asistida”, dijo un representante de la iglesia por correo electrónico a un abogado designado por el tribunal, que ha estado coordinando las reclamaciones por daños y perjuicios en el caso de la demanda colectiva de las Champlain Towers South presentada por los familiares de 98 personas que murieron en el derrumbe del año pasado. “Otros pastores tienen una agenda muy apretada. ( ... ) Si el tribunal desea desautorizar o denegar el acuerdo de conciliación legal [de la iglesia], adelante. (... ) No hace falta que contesten”.

El miércoles, el juez del circuito de Miami-Dade Michael Hanzman rechazó la demanda por daños de la iglesia —además de otros 450— después que el abogado que les dio seguimiento considerara que eran “fraudulentas” y recomendara al juez que las desestimara.

Hanzman preguntó si alguno de los demandantes estaba en el tribunal para mostrar pruebas, como documentos, que respaldaran su solicitud de daños. Nadie respondió, por lo que emitió su rechazo inmediatamente. La presencia de una brigada de la Policía de Miami-Dade añadió un poco de intriga a la breve audiencia; ellos asistieron por si alguno de los dudosos demandantes de daños se presentaba realmente en el tribunal y mentía al juez sobre sus pérdidas.

Antes de la audiencia, un reportero del Miami Herald se puso en contacto con un representante de la supuesta iglesia de Texas para pedirle comentarios, y una persona que se hacía llamar “Pastor Landry Oledible” respondió por correo electrónico: “Su entrevista no servirá de nada”. Una búsqueda en internet del domicilio de la iglesia —451 Stirling Ave., Dallas, Texas, que figura en su formulario de reclamación de daños— mostró que en realidad era una casa unifamiliar no identificada como casa de culto. Y el número de teléfono que también figuraba en el formulario de reclamación ya no estaba en servicio.

El pastor que presentó la reclamación de daños de la iglesia bautista original dijo que los miembros de la congregación vivían en el edificio de condominios Champlain Towers South en el momento del derrumbe y que perecieron en “el acontecimiento más devastador de todos los tiempos”. El pastor, identificado como el reverendo “Kelly Dean” PhD en el formulario de reclamación, enumeró seis unidades que nunca existieron en el edificio Surfside. Sin embargo, en su reclamación, el pastor pedía $3.1 millones por la pérdida de tres camionetas Ford, 40 computadoras portátiles, 16 televisiones, alfombras, “registros vitales y muebles”.

La reclamación no decía cuántos miembros de la iglesia murieron ni cuáles eran sus nombres, pero era bastante específica sobre el valor desglosado de los bienes perdidos, incluyendo $490,481 por las vagonetas de la iglesia, los micrófonos y los altavoces.

“No se recuperaron todos los documentos de apoyo en las terribles escenas del colapso del edificio”, dijo el pastor a través de su colega en un correo electrónico de seguimiento al abogado que lleva las reclamaciones de daños del condominio de Surfside. “No hay fragmentos que se hayan recuperado debido al golpe extremo de la caída del edificio”.

Michael Goldberg, el administrador judicial de la asociación de condominios de Champlain Towers South, es el abogado que llamó la atención del juez sobre las reclamaciones falsas después de recibir un montón de ellas tras el acuerdo de conciliación de $1,100 millones alcanzado en el caso de la demanda colectiva de Surfside el 24 de junio. Se cumplía un año del derrumbe del edificio de 12 pisos y 136 unidades frente al mar.

Días después del derrumbe de Champlain Towers South, continuaba la búsqueda de sobrevivientes.
Días después del derrumbe de Champlain Towers South, continuaba la búsqueda de sobrevivientes.

Muchos de los falsos demandantes se enteraron del enorme fondo de conciliación a través de un sitio web llamado hustlermoneyblog.com, que avisa a la gente de cómo presentar demandas “sin pruebas” en todo el país, según Goldberg, el administrador de la asociación de condominios. El blog, que presenta un gráfico de una pila de billetes de $100 junto al martillo de un juez, enumeraba el caso de Champlain Towers South y un formulario oficial de reclamaciones que se publicó en el sitio web de CTS de Goldberg . A principios de este mes, el caso de Surfside ya no aparecía en hustlermoneyblog.com y no se pudo contactar con el sitio para obtener comentarios.

Goldberg pidió al juez Hanzman que desestimara las demandas “presuntamente fraudulentas”, diciendo que cientos de personas dudosas de todo el país estaban “tratando de sacar provecho injustamente de esta tragedia a expensas de las verdaderas víctimas”. Goldberg predijo que pocos, si es que alguno, se presentaría a la audiencia del miércoles, debido al riesgo de cometer perjurio y ser arrestado por presentar reclamaciones falsas. La Fiscalía Estatal de Miami-Dade fue informada de las falsas reclamaciones por daños.

La cifra mágica de $1,000 millones pareció ser un imán para los estafadores. Sus historias, basadas en las solicitudes presentadas al receptor, eran bastante inverosímiles.

Un hombre de Oregon afirmó que cruzó el país para ir de vacaciones a Miami Beach y conoció en un bar a un amable desconocido llamado Luis, quien le sugirió que, en lugar de dormir en su auto, se quedara con un amigo en Champlain Towers South, en Surfside. Fueron al edificio de apartamentos y, tras un minuto de espera afuera, el hombre escuchó un fuerte estruendo, se golpeó en la cabeza con un trozo de hormigón que caía y perdió el sentido.

Cuando despertó, estaba tumbado junto a los escombros del edificio que se había derrumbado. Conmocionado, el hombre abandonó el lugar donde murieron 98 personas y condujo de vuelta a Oregon. Nunca había contado a nadie su aterradora historia, ya que pretendía cobrar $50,000 por daños personales.

“Solo quiero que esa parte de mi mente desaparezca”, dijo el hombre de 33 años de Oregon en una carta al receptor. “Me gustaría poder borrar esa parte de alguna manera, pero no puedo”.

También había dos reclamaciones separadas con idéntica letra, idénticos nombres de pila e idénticas direcciones de remitente, una de las cuales solicitaba una indemnización por un aborto involuntario tardío y la otra por haber quedado “facialmente y extremadamente desfigurada” durante el derrumbe.

Un hombre que dijo haber vivido en la unidad 910 presentó una reclamación para que se le reembolsara la pérdida de su contenido y mobiliario. Pero Goldberg, el administrador judicial, rastreó el origen de las fotos del interior que el hombre presentó hasta un listado en Apartments.com para la unidad 1009.

“Lo que se adjunta es un claro fraude”, dijo Goldberg sobre las fotos descargadas de la web. “Aunque fue creativo”.

Hanzman y el juez de circuito retirado de Miami-Dade Jonathan Colby han estado revisando las demandas por muerte por negligencia y daños personales de las víctimas en una serie de emotivas audiencias en persona desde finales de julio hasta agosto. Llevaron a cabo docenas de juicios y esperan terminar de notificar a todos los demandantes sus indemnizaciones por daños para este viernes.

Michael I. Goldberg, abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de Champlain Towers South, en la cubierta del estacionamiento, todo lo que quedaba del edificio de condominios de Surfside que se derrumbó.
Michael I. Goldberg, abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de Champlain Towers South, en la cubierta del estacionamiento, todo lo que quedaba del edificio de condominios de Surfside que se derrumbó.

En total, Goldberg dijo haber recibido 741 reclamaciones, pero 458 fueron marcadas como estafas de “individuos engañosos” que parecían no tener “ninguna relación” con Champlain South.

Entre las respuestas sospechosas había 389 reclamaciones por daños personales “simples”, que pedían una indemnización de $50,000; otras 13 reclamaciones por daños personales “completos”, que pedían una indemnización no especificada, y seis reclamaciones por muerte por negligencia, que pedían $1 millón o más.

En comparación, Goldberg recibió 283 respuestas legítimas, incluidas 72 de antiguos vecinos de Champlain South y otras personas que solicitaban $50,000 cada una por daños personales y 58 que pedían daños no especificados por daños personales.

Además, los familiares de 19 personas fallecidas solicitan una indemnización por homicidio involuntario de $1 millón, el mínimo establecido por el juez Hanzman, y familiares de 79 personas fallecidas solicitan una indemnización mayor.