Los juegos cerrados son la especialidad del Heat esta temporada. ¿Es bueno o malo para el equipo?

Ross D. Franklin/AP

El Heat está en camino de hacer algo que solo otro equipo de la NBA ha hecho en la última década. Pero todavía está en duda si eso sería algo bueno o malo.

Maimi lidera la liga con 27 clutch games (los juegos cuando quedan menos de cinco minutos para el final y la diferencia entre ambos equipos es cinco o menos) y está en camino de cerrar la temporada con 55 partidos de este tipo.

Cuatro de los cinco encuentros de la gira del Heat por la costa oeste se contaron en ese formato.

La victoria 104-96 ante los Suns el viernes en Phoenix estuvo cerca de caer en esa categoría.

¿Entonces este juego cuenta como una explosión para nosotros?”, bromeó el entrenador de Miami, Erik Spoelstra, tras el triunfo por ocho cartones en Phoenix.

El único club que cerró la campaña regular con 55 o más clutch games desde 2010 fueron los Wizards de Washington (2016-17).

“Si eres fanático del Heat deberías amar nuestros juegos”, expresó Spoelstra con una sonrisa.

Miami regresa a casa para una estadía de cuatro partidos el domingo contra los Nets de Brooklyn (6 p. m., Bally Sports Sun, Radio Mambí 710 AM).

“Es probable que estén pendientes hasta el último disparo”.

Jugar en tantos partidos cerrados no es algo terrible, pero tampoco es una gran cosa.

Los mejores equipos de la NBA suelen ser lo suficientemente dominantes como para evitar una gran cantidad de situaciones difíciles.

El equipo con el mejor récord de la liga, los Celtics de Boston, tiene la segunda menor cantidad de clutch games con 15.

La perspectiva del vaso medio lleno es que jugar en muchos encuentros cerrados significa que el Heat generalmente tiene una oportunidad para ganar.

Miami tiene cinco derrotas por 10 o más puntos esta temporada, que es menos que los seis reveses con ese rango de los Celtics, líderes de la liga.

Pero la conclusión es que los equipos tienen más control sobre el resultado de los partidos en un puñado de posesiones en los minutos finales.

La ruta preferible es evitar esas situaciones, a veces se deciden por casualidad, y mantener una ventaja mayor al llegar a los últimos cinco minutos del juego.

“Sí y no”, comentó la estrella de Miami, Jimmy Butler.

“Nunca me gusta estar en partidos cerrados. Prefiero ganar por 20 cartones para no tener que correr al final Y nosotros somos capaces de ello. Pero también me gustan esos juegos porque los necesitarás pues en los playoffs nunca vas a ganar por paliza’’.

Una mirada a los equipos de la NBA que finalizaron la campaña con más de 50 clutch games muestra que generalmente no llegan demasiado lejos en los playoffs y, a veces, ni siquiera califican para la postemporada.

Ha habido 12 equipos que han terminado una temporada con más de 50 clutch games desde el inicio de la campaña 2010-11.

El último en hacerlo fue el Heat( 2017-18) y fue eliminado en la primera ronda de los playoffs por los 76ers de Filadelfia.

Entre esos 12 clubes, siete cerraron con récords ganadores y cinco con marcas perdedoras.

Seis avanzaron a los playoffs y la otra mitad no.

De los seis equipos que pasaron a la postemporada, tres fueron eliminados en la primera ronda y uno en la siguiente ronda.

Los dos quintetos que sobrevivieron más tiempo fueron los Raptors de Toronto (2015-16) y el Thunder de Oklahoma City (2010-11), que caminaron hasta las finales de conferencia donde terminaron sus temporadas.

“Obviamente, queremos ganar esos juegos”, señaló el escolta Tyler Herro.

“Pero creo que jugar en esos partidos será bueno para los playoffs. Creo que muchos encuentros en la postemporada serán juegos cerrados y quieres tener ese respaldo en la temporada regular’’.

Miami Heat más cerca de acabar con el acuerdo con FTX mientras el gigante de las criptomonedas en quiebra pide poner fin a patrocinios

El Heat exhibe marca de 15-12 en los clutch gamess y 21-19 en general en la campaña regular.

“Creo que pone a prueba la moral de nuestro equipo cuando juegas partidos apretados”, sentenció Max Strus.

“Son como situaciones decisivas y las hemos superado todas. Hemos aprendido de esos partidos y hemos ganado una cantidad decente de ellos’’.

La noticia positiva es que Miami ha sido muy bueno en estas situaciones y tiene el décimo mejor índice ofensivo de la NBA (112 puntos anotados por cada 100 posesiones) y el séptimo mejor índice defensivo (permite 101.7 puntos por cada 100 posesiones).

La ofensiva en los momentos clave ha mejorado mucho con respecto al año pasado donde finalizó en el puesto 24 con 101.1 puntos anotados por cada 100 posesiones.

Su defensa es de élite y la ofensiva toma ahora protagonismo. Para ganar el Heat siempre cuenta con este jugador

La defensa está casi en el mismo lugar que la anterior campaña cuando permitió 100.8 puntos por cada 100 posesiones en los momentos clave.

En la pasada temporada, el Heat tuvo 38 clutch games con un récord de 23-15, un número mucho más bajo del ritmo de esta contienda, y consiguió 31 victorias de dos dígitos.

Esta campaña ha tenido problemas en ese rango y solo tiene cinco victorias por 10 o más puntos de ventaja en los primeros 40 partidos.

“Obviamente nos encantaría aplastar a los equipos en todos los juegos si pudiéramos”, afirmó Caleb Martin.