Jubileo de Platino: cómo el balcón del palacio de Buckingham se convirtió en un ícono de la familia real

·8  min de lectura

Podría decirse que es el momento que se robó la atención de todo el Jubileo de Platino, y no estamos hablando de que Boris Johnson haya sido abucheado frente a la catedral de San Pablo.

Cuando el pequeño príncipe Louis fue captado poniéndose las manos sobre las orejas para protegerlas del rugido del vuelo de la RAF (Real Fuerza Aérea Británica) del jueves, instantáneamente se convirtió en una de las imágenes importantes en el balcón real. Te guste o no, es casi seguro que la verás durante los próximos años y décadas.

Pero este es solo el último de una larga lista de momentos capturados en la famosa plataforma del palacio de Buckingham que se han incrustado en la conciencia nacional y, al hacerlo, ayudaron a mantener el atractivo continuo de la familia real.

Desde las celebraciones de la victoria en tiempos de guerra hasta los besos de boda, el balcón se ha convertido en uno de los accesorios más efectivos de la realeza tanto para involucrar a los británicos como para entrelazarse con el tejido de la nación. Puede que no sea exagerado decir que esta parte de la arquitectura es una de las razones por las que la familia real continúa disfrutando de su popularidad y, por lo tanto, de su existencia.

“Esta es la monarquía en su forma más visible”, dice la profesora Pauline MacLaren del Centro para el Estudio de la Monarquía Moderna de la Universidad de Londres. “Pero también son ellos en su estado más estratégico. A lo largo de los años, han utilizado una y otra vez las apariencias allí —con considerable astucia, hay que decirlo— para enfatizar y mantener su lugar en el corazón de la nación”.

Sugerir que el Reino Unido podría estar más cerca de ser una república sin el balcón puede ser una exageración. Sin embargo, quizás seis momentos clave muestren cuán crucial se ha vuelto la plataforma para continuar la historia real, mientras que la aparición de este año puede indicar el futuro de la monarquía.

1851: la reina Victoria inicia una nueva tradición

El boceto de unos soldados que se dirigen a la guerra de Crimea marchando frente a la reina Victoria en 1853 (Popperfoto/Getty)
El boceto de unos soldados que se dirigen a la guerra de Crimea marchando frente a la reina Victoria en 1853 (Popperfoto/Getty)

Cuando la reina Victoria mandó a construir una nueva ala en el palacio de Buckingham a finales de la década de 1840 (como si el lugar no fuera lo suficientemente grande), fue el príncipe Alberto quien sugirió incluir un balcón.

En una época en la que los miembros de la realeza de toda Europa todavía estaban obsesionados por la Revolución francesa, se pensó que tal etapa conectaría directamente a la monarquía con el público sin dejar de mantenerla elevada (por supuesto).

Fue con este espíritu que, en 1851, los periódicos anunciaron que Victoria aparecería allí por primera vez durante la Gran Exposición.

“Hoy se le resta mucha importancia, pero este fue un decisivo momento real”, dice la profesora Judith Rowbotham, experta constitucional en la facultad de derecho de la Universidad de Plymouth. “Ningún monarca británico había hecho algo así antes y nadie sabía exactamente qué esperar. Cuando fue recibida con grandes aplausos, fue un momento enfático”.

Nació una tradición.

1914: George V se dirige a la multitud tras el estallido de la guerra

La multitud afuera del palacio de Buckingham celebrando a la familia real después de que Gran Bretaña declaró la guerra contra Alemania en 1914 (Alamy)
La multitud afuera del palacio de Buckingham celebrando a la familia real después de que Gran Bretaña declaró la guerra contra Alemania en 1914 (Alamy)

Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania a las 11 pm del 4 de agosto de 1914, las multitudes se reunieron rápidamente frente al palacio de Buckingham a pesar de lo tarde que era. Que el congreso improvisado haya sido causado por la aprensión ante un futuro repentinamente incierto o por el fervor patriótico entre los jóvenes sigue siendo un punto de debate entre los historiadores.

Sin embargo, de cualquier manera, esta multitud llamó tres veces a George V para que saliera a dirigirse a ellos desde el balcón.

“Fue una vista inolvidable cuando [la reina] May y yo con David [su hijo, más tarde el rey Edward VIII] salimos al balcón”, escribió en su diario. “Los vítores fueron fantásticos [pero] por favor, Dios, puede que termine pronto”.

Esta aparición fue la primera durante lo que en general se considera una “buena guerra” para el rey. Visitó las tropas 450 veces y, como es bien sabido, cambió el apellido de Saxe-Coburg-Gotha por el más inglés Windsor. Cuando HG Wells más tarde lo llamó “poco inspirador y extraño”, se ofendió un poco. “Que me parta un rayo si soy un extraterrestre”, respondió.

1945: Winston Churchill celebra la victoria en la Segunda Guerra Mundial

Winston Churchill toma el lugar de honor al centro en el balcón del palacio de Buckingham en el Día de la Victoria (Alamy)
Winston Churchill toma el lugar de honor al centro en el balcón del palacio de Buckingham en el Día de la Victoria (Alamy)

Solo dos primeros ministros han subido alguna vez al balcón: Neville Chamberlain para celebrar la negociación del Acuerdo de Múnich en 1938 (que resultó algo prematuro) y Winston Churchill tras el final de la Segunda Guerra Mundial el 8 de mayo de 1945.

Con un cigarro en la boca y después de aparentemente haber tomado una copa, el primer ministro ya se había dirigido a los londinenses desde el balcón del Ministerio de Salud ese mismo día. “En toda nuestra larga historia” —exclamó a la multitud— “nunca hemos visto un día mejor que este”.

Aunque no pronunció un discurso tras ser invitado al palco real, su aparición se convertiría en una de las características imágenes de ese día. George VI, que permaneció viviendo en el palacio a pesar de que este fue bombardeado nueve veces, estuvo junto a él para deleitarse (y asociarse explícitamente con) la victoria.

1953: coronación de Isabel II

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo saludan desde el balcón después de la coronación (PA)
La reina Isabel II y el duque de Edimburgo saludan desde el balcón después de la coronación (PA)

El momento en que la reina ascendió al trono en 1952 fue ampliamente descrito como el comienzo de un nuevo amanecer para Gran Bretaña. En un país todavía marcado por los horrores de la Segunda Guerra Mundial, donde los cráteres de las bombas todavía marcaban las calles y el racionamiento seguía vigente, esta monarca de 25 años sugirió días más brillantes por delante: la segunda era isabelina.

Su coronación oficial 16 meses después, el 2 de junio de 1953, se llevó a cabo precisamente con este espíritu. Su aparición en el balcón ese día llegó a simbolizar un futuro lleno de esperanza, y en el que esta antigua institución, por supuesto, pondría su granito de arena.

“De repente, aquí estaba esta nueva reina, no mucho mayor que nosotros, en estas calles coloridas, y parecía un nuevo comienzo”, dijo Anne Ashton, de 84 años, a The Independent mientras recordaba el día. “Y era nuestro porque éramos jóvenes”.

1981: el beso del príncipe Charles y la princesa Diana

La pareja recién casada del príncipe y la princesa de Gales se besa en el balcón después de su boda en San Pablo (PA)
La pareja recién casada del príncipe y la princesa de Gales se besa en el balcón después de su boda en San Pablo (PA)

El gran regalo de la familia real para seguir siendo popular y, por lo tanto, seguir existiendo, tal vez siempre ha estado en su capacidad para adaptarse a los tiempos. O, al menos, no quedarse demasiado atrás de ellos.

Así, el 29 de julio de 1981, el príncipe Charles rompió con más de 100 años de protocolo real al besar a su nueva esposa, la princesa Diana, en el balcón del palacio de Buckingham.

El momento fue, según el biógrafo real Andrew Morton, completamente espontáneo. “Mientras la novia y el novio saludaban alegremente a los cientos de miles que se amontonaban fuera del palacio, Andrew instó a Charles: ‘Dale un beso’”, escribió Morton más tarde. “El hermano mayor obedeció”.

Sin embargo, si la muestra pública de afecto fue completamente improvisada, podría decirse que no podría haber estado mejor escrita. El simbolismo, intencionado o no, fue claro y muy exitoso: se trataba de una generación de realeza nueva y menos sofocante para una era nueva y menos sofocante. Treinta años después, en 2011, el príncipe William y su nueva esposa Kate seguirían exactamente el mismo libro de jugadas besándose dos veces allí el día de su boda.

2012: el Jubileo de Diamante reducido de la reina

La familia real saluda a la multitud durante el Jubileo de Diamante de 2012 (Getty)
La familia real saluda a la multitud durante el Jubileo de Diamante de 2012 (Getty)

Diez años después, el hecho de que la reina llegara a su Jubileo de Diamante parece casi poca cosa, pero solo un miembro de la realeza había hecho esto antes aquí: la reina Victoria.

Ese fin de semana de junio de 2012 se celebraron sesenta años en el trono con un desfile real, un concierto y miles de fiestas callejeras.

Sin embargo, podría decirse que el momento del balcón mostró a la reina en su estado más astuto en cuanto a interpretar el estado de ánimo del público. En medio de la austeridad, excluyó a todos los familiares no esenciales de presentarse ese día (solo seis de ellos estuvieron presentes) en un aparente mensaje al país de que “la firma” también se estaba reduciendo.

“Le atinó por completo al estado de ánimo”, dice de nuevo el profesor MacLaren. “Estratégicamente, era un momento muy peligroso. El país pasó dos años en un periodo de dificultades considerables y la reina se dio cuenta de que si hubiera estado acompañada de una docena de pegostes, podría haber salido muy mal y generando muchas preguntas sobre quién estaba pagando las facturas. El hecho de que lo haya hecho bien es un testimonio de su astucia, y exactamente por qué la familia sigue prosperando”.

2022: ¿hicieron a William a un lado?

La familia real durante el desfile Trooping the Colour el jueves (Getty Images)
La familia real durante el desfile Trooping the Colour el jueves (Getty Images)

Todo lo cual deja la pregunta de qué podríamos discernir de la alineación del balcón de 2022, sin contar que Louis encontró los aviones un poco intensos para sus oídos.

Lo que los observadores de la monarquía encontraron particularmente interesante, al parecer, es la posición del príncipe William a varios pies de distancia de su abuela.

Es decir, mientras el príncipe Charles estaba justo al lado de la reina, el duque de Cambridge estaba más lejos con su esposa, la duquesa de Cambridge, y sus tres hijos se interpusieron entre él y la jefa.

“Ha habido cierta especulación a lo largo de los años de que la sucesión podría pasar por alto a Charles e ir directamente a William, quien ha sido visto como una figura más popular”, dice el profesor MacLaren. “Creo que esto, junto con la forma en que Charles ha reemplazado a la reina en varios compromisos en los últimos meses, fue quizás una demostración implícita de que no habrá tal salto”.

La prominente posición central de Kate puede, además, sugerir que la reina ve algo de sí misma en la mujer más joven: una presencia fría y serena capaz de llevar esta antigua institución hacia el futuro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.