Juan Pablo “Pata” Medina, el sindicalista duro que le envía mensajes al poder y teme volver a prisión

·6  min de lectura
Juan Pablo "Pata" Medina en su casa de Ensenada
silvana colombo

Parece militarizado ese tramo final de la diagonal 74, que conduce a Punta Lara. A la vera del camino están formados en grupos efectivos de la Infantería y la Policía Bonaerense. A unos pocos kilómetros, casi arrinconado contra el río, se distingue el barrio Villa del Plata. Sobre una calle de tierra, tres perros San Bernardo enjaulados despiertan curiosidad. Se llaman Alma, Frida y Princesa, y fueron comprados por Juan Pablo “Pata” Medina en algún viaje a Bariloche. Pero el verdadero guardián es Pampa, un dogo con cara de malo que solo le mueve la cola a su amo.

Hundido en un sillón de paño hecho jirones, el sindicalista más temido de La Plata espera preocupado una audiencia judicial por Zoom en la galería de su casa. Calma la ansiedad fumando narguile y con un cappuccino que espera tibio en una mesa ratona poblada de cigarrillos. El “Pata Medina” teme volver a caer preso . No lo dice, pero el aire está tenso. Vive allí con su esposa y tres de sus diez hijos.

Las encuestas presagian un cisne negro

El exjefe de la seccional platense de la Unión de Obrera de la Construcción (Uocra) encabezó el lunes a la noche un acto con miles de militantes pese a que tiene prohibido ejercer la actividad gremial. “Fue convocado por la agrupación peronista 22 de enero para respaldar a Alberto, Cristina y al gobernador de Buenos Aires”, dice a modo de defensa, quizás esperando una señal del Gobierno. “No fue un desafío a la Justicia”, se involucran en la charla Fabiola, su esposa, y César Albarracín, su abogado.

Juan Pablo "Pata" Medina en su casa de Ensenada fumando narguile
silvana colombo


Juan Pablo "Pata" Medina en su casa de Ensenada fumando narguile (silvana colombo/)

Desde la madrugada, la casa de los Medina se volvió un desfiladero de gente. Alteró los ánimos la aparición por redes sociales de un video intimidante en el que un grupo de personas enmascaradas y armadas amenazan de muerte a un juez y un fiscal si es que vuelven a encarcelar al gremialista. “Lo vamos a matar al juez, al fiscal, al hijo del juez y al que venga; a Iván Tobar y a la familia”, advierte uno de los supuestos seguidores del “Pata”.

Tras ver el video, Medina ordenó hacer una denuncia para que la Justicia investigue quiénes fueron los autores de la amenaza y repudió el mensaje. “Todos saben que Tobar es quien maneja la droga en la región. Esto se va a parecer a Rosario. ¿De dónde sacaron las ametralladoras y los chalecos de policía para hacer el video? ”, lanza la pregunta retórica, algo descolocado por una maniobra que se la atribuye a su rival sindical en el terreno que hasta hace poco supo colonizar.

Barras y la disputa por la caja

Tobar es uno de los jefes de la barra brava de Estudiantes y con la caída en prisión del “Pata” Medina, en septiembre de 2017, armó una agrupación dentro de la Uocra platense y comenzó a obtener puestos de empleo para repartir entre su tropa en las grandes obras de La Plata y Ensenada, según confirman fuentes inobjetables del gremio. Esa es la raíz de su feroz disputa con los hijos de Medina, quienes con su padre en la cárcel intentaron tallar en el reparto de la bolsa de trabajo en el polo petroquímico, en la refinería de YPF y en la renovación del puerto. Cada tanto, esos asuntos se dirimieron a los tiros .

Gerardo Martínez, el jefe de la Uocra a nivel nacional, intervino la seccional platense en octubre de 2017, tras la caída de Medina. Está a cargo hoy del proceso de normalización el dirigente César Trujillo, a quien el sector del “Pata” vincula con Tobar. Podría haber elecciones recién en 2022. “Voy a volver al gremio de la mano de los trabajadores, no de los políticos”, desafía Medina, que no se resigna al retiro a pesar de las restricciones judiciales y sus 68 años .

La Uocra cuenta en todo el país con unos 260.000 afiliados que aportan mensualmente el 2,5% de su salario en concepto de cuota sindical. Cuando Martínez tomó el control de la Uocra nacional, en 1991, modificó el sistema de recaudación ante la delicada situación económica de algunas de las seccionales. Desde entonces, la administración central absorbe de manera automática el cobro de la cuota sindical y luego les transfiere los fondos a las seccionales para afrontar sueldos, gastos corrientes y mantenimiento. La medida no fue aceptada por igual por los jefes de las seccionales. En la mayoría de los casos generó disciplinamiento y verticalismo, pero en otros, como ocurrió con el “Pata” Medina, los empujó a convertirse en opositores y, a veces, a buscar sus propias formas de recaudación. “Gerardo cumplió al poner la intervención, pero los que están no conocen nada de la región”, dice el viejo líder, que tuvo a la seccional platense en un puño durante 16 años.

El sindicalista Juan Pablo "Pata" Medina en su casa de Ensenada junto con "Pampa", su perro dogo
silvana colombo


El sindicalista Juan Pablo "Pata" Medina en su casa de Ensenada junto con "Pampa", su perro dogo (silvana colombo/)

Después de haber estado tres años y cuatro meses en prisión, Medina espera el juicio oral por extorsión, asociación ilícita y lavado de dinero. “Quiero que demuestren que tengo autos de alta gama, una Ferrari, un helicóptero y todo lo que dijeron” , se queja desafiante. Argumenta que su causa judicial fue orquestada por la gestión de Mauricio Macri y los servicios de inteligencia. “Estuve en la cárcel con [Amado] Boudou, [Fernando] Esteche, [José] López, el de los bolsitos, pero en la única celda que encontraron micrófonos fue en la 15, en la mía. Hubo espionaje y me presenté como querellante. Nunca me llamaron. No hay Justicia”, protesta.

Medina fue acusado por el juez federal Luis Armella de extorsionar a empresas constructoras para contratar los servicios de catering Abril SA, una empresa cuyo dueño, Juan Horacio Homs, fue señalado por el magistrado como el presunto testaferro del sindicalista. “Somos amigos, pero no quiere decir que sea mi testaferro”, reconoce el “Pata” durante la charla con LA NACION. Homs estuvo detenido solamente cinco meses y recuperó la libertad, según fuentes que conocen el expediente. El empresario también espera el juicio oral, como posible miembro de la cadena que lavaba dinero y activos.

La CGT le cierra la puerta a la candidata favorita de Cristina Kirchner

Al filo de volver a prisión por haber supuestamente incumplido la orden de no ejercer actividades sindicales, Medina envía señales políticas que advierten sobre las tensiones en las diferentes tribus peronistas. Dice que apoya al Presidente y a Cristina Kirchner, pero es muy crítico de Victoria Tolosa Paz , la precandidata a diputada nacional del oficialismo en la provincia y quien ya dijo que tiene aspiraciones de competir por la intendencia de La Plata. “Tolosa Paz tomó distancia de nosotros para salir en los medios, para ser como María Eugenia Vidal. Su pensamiento y accionar es igual al de Vidal” , dice molesto, algo enojado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su esposa Fabiola se mete otra vez en la conversación. Acerca un teléfono y muestra a Tolosa Paz, Axel Kicillof y Daniel Gollan rodeados de trabajadores de la Uocra en la Central Térmica de Ensenada. “Ves, esto es ahora. Están ahí, con Tobar” , señala la pantalla indignada. La central térmica está ubicada sobre la diagonal 74, donde se había reforzado la seguridad, a unos tres kilómetros de la casa del “Pata” Medina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.