Anuncios

Un jovencito de 13 años dijo mató a su madre a apuñaladas mientras dormía. Permanecerá en una cárcel para adultos

Los fiscales del estado reprodujeron una escalofriante cinta en el tribunal en la que un niño de 13 años confesaba haber usado un cuchillo de cocina con mango morado para degollar a su madre mientras dormía, mientras su hermana de dos semanas estaba acurrucada cerca en su cuna.

El detective de Hialeah que arrestó a Derek Rosa dijo que este apuñaló a su madre 46 veces y luego envió fotos de la sangrienta escena a un amigo, al que se refirió como “Sweden”.

El viernes, un día después de que se reprodujera la grabación en el tribunal, el juez del circuito de Miami-Dade Richard Hersch le puso fin a una larga audiencia de seis semanas en la que se decidió en dónde estaría detenido el adolescente hasta su juicio. El juez ordenó que Derek pasara los próximos meses o años antes del juicio en una cárcel de adultos y no en el centro de detención de menores que habían solicitado sus abogados.

“Me inquieta el relativamente escaso tiempo que se le permite al niño fuera de su celda”, dijo Hersch antes de dictar sentencia. “Pero no encontré una clara violación de sus derechos constitucionales, por lo que la moción es denegada”.

Aun así, el rumor en la sala seguía siendo la grabación del día anterior en la que Derek admitía el brutal crimen.

“Me desperté, tomé uno de los cuchillos de cocina y me fui a su habitación”, le dijo el adolescente al detective. Luego se detuvo.

“Está bien, puedes decirlo”, respondió el detective de la policía de Hialeah Joseph Elosegui.

“La maté”, dijo Derek.

Elosegui le dijo a Rachel Morales-Gellis y Kathleen Hogue, fiscales estatales adjuntas de Miami-Dade, que Derek usó su computadora para recopilar información para asesinar a su madre Irina García, de 39 años. El detective dijo que las búsquedas en línea del adolescente incluían preguntas sobre la mejor manera de matar a alguien y si un cuchillo pequeño puede cortar a través del hueso.

Después de matar a su madre, dijo Elosegui, Derek llamó a “Sweden” y le envió tres fotos, dos de su madre y una de sí mismo con las manos ensangrentadas.

Derek, quien se sentó esposado en el banco del jurado con un mono café de la cárcel durante las seis semanas que duró la vista, mostró emoción mientras se reproducía la cinta, enterrando la cabeza entre las manos mientras su abogada Dayliset Rielo le apoyaba una mano en el hombro.

Rielo y su compañero de defensa Armando Luis pidieron en vano que la grabación no se hiciera pública.

La decisión del juez se produjo después de que los fiscales de Miami-Dade y los abogados de Derek escucharan a unos cuantos testigos más y después presentaran sus alegatos finales. Durante el alegato final del abogado defensor Luis, Hersch lo detuvo y le pidió que presentara una violación constitucional que pudiera argumentar que llevaría a que su cliente fuera enviado a una cárcel de menores.

Luis dijo que los problemas en el centro de adultos incluyen que a Derek se le sirve el desayuno entre la una y las dos de la madrugada todos los días, que no puede conseguir sus lentes sin pedirlos y que los instructores no han podido proporcionarle horarios de clase específicos.

“No tenía contacto con su padre, con su abuela o con su familia”, dijo Luis. “Y pasaron 30 días desde que fue trasladado a Metro West sin poder contactar con su familia”.

En su alegato final, la fiscal estatal adjunta Morales-Gellis apuntó a los argumentos de la defensa.

“La defensa sigue haciendo referencia a suéteres de tamaño adulto”, dijo. “No creo que eso plantee una cuestión constitucional”.

Al denegar la moción de la defensa de trasladar a Derek del centro de detención Metro West de Miami-Dade a un centro de menores, Hersch dijo que los abogados del adolescente no probaron que su estancia en la cárcel de adultos lo pusiera en peligro, lo dañara psicológicamente o lo dejara sin una escolarización adecuada.

Derek cumplió las dos primeras semanas de detención luego de su arresto el 12 de octubre en el centro de detención de menores de Miami-Dade, pero, después de que un gran jurado lo acusara como adulto y elevara su cargo a asesinato en primer grado, fue trasladado a Metro West. Su equipo de defensa le solicitó entonces al tribunal que el adolescente volviera a estar bajo custodia juvenil.

Con una apelación casi segura, Hersch pareció hacer todo lo posible para dar libertad de acción a la defensa y a los fiscales en lo que se convirtió en una audiencia inusualmente larga.

¿Por qué lo hizo?

Aunque el asesinato saltó a los titulares internacionales, la policía y la fiscalía aún no explican por qué el estudiante con honores mató a su madre, pero lo que sí dijeron es que supieron del escalofriante crimen justo antes de las 12 a.m. del 12 de octubre, cuando Derek llamó a un operador del 911.

Cuando la policía entró en el apartamento 201 del 211 W. 79 Pl. cinco minutos más tarde, se encontró con una escena sorprendente: García yacía muerta en el suelo de su habitación, cubierta de sangre con docenas de puñaladas de un cuchillo de cocina. Uno de los cortes le había seccionado una arteria del cuello. Según la policía, estaba dormida cuando empezó el ataque.

Cerca del cuerpo sin vida de García estaba su hija de 14 días en la cuna. Derek le dijo a la policía que, después de matar a su madre, encontró dos pistolas propiedad de su padrastro y quiso suicidarse, pero no pudo llevarlo a cabo.

En lugar de eso, Derek hizo fotos de su madre muerta y las compartió con un amigo en las redes sociales. Después de tomar las fotos, dijo la policía, Derek le preguntó al despachador si eso era “malo”.

La policía dijo que el alumno de octavo curso de la escuela iMater Middle/High Charter School le confesó el asesinato al operador del 911. No opuso resistencia cuando llegó la policía.

El caso de Derek es inquietantemente similar a otro que sacudió el sur de la Florida hace casi dos décadas. Michael Hernández fue detenido por el asesinato de su compañero de colegio Jaime Gough en el baño de la escuela intermedia Southwood en Palmetto Bay. Juzgado como adulto y condenado a cadena perpetua, Hernández sufrió un colapso y murió en Columbia Correctional Institution de Lake City en 2021. Tenía 31 años.

La audiencia para decidir en dónde permanecerá Derek fue vacilante, con varios testigos de la defensa que no se presentaron y los abogados a menudo llamados por el juez por salirse del tema. La mayor parte de los testimonios se centraron en el pabellón exclusivo para menores de Metro West, que, de acuerdo con los empleados, suele tener cerca de tres docenas de adolescentes, aunque ninguno menor de 16 años.

Los abogados de Derek dijeron que pasaba la mayor parte del día solo en su celda, de la que salía unas 20 horas durante la semana para ir a la escuela y divertirse. Los profesores de las Escuelas Públicas de Miami-Dade que trabajan con Derek en Metro West dijeron que recibió hasta seis sesiones escolares a la semana de matemáticas, ciencias, estudios sociales y lectura de entre 90 minutos y dos horas y media.

Derek es actualmente el único niño de Metro West que tiene un guardia sentado fuera de su celda a tiempo completo y, cuando sale de su celda, dijeron los guardias, está fuertemente protegido; también tiene acceso a una computadora, un teléfono celular y una tienda.

Derek no tiene problemas de salud mental conocidos y la Policía dijo que no tiene constancia de que visitara la casa de la familia en el complejo de apartamentos Amelia Oaks antes del apuñalamiento.

Si es declarado culpable, Derek podría ser condenado a cadena perpetua. El asesinato en primer grado es un delito capital en la Florida, pero la Corte Suprema federal ha fallado que la pena de muerte es inconstitucional para los menores.