Anuncios

Jonathan Bailey se mantiene ocupado

El actor Jonathan Bailey en Londres, el 6 de abril de 2022. (Tom Jamieson/The New York Times)
El actor Jonathan Bailey en Londres, el 6 de abril de 2022. (Tom Jamieson/The New York Times)

LONDRES — Jonathan Bailey ha estado pensando mucho en los tuppers. No necesariamente en su capacidad para guardar la comida —aunque esa función le ha resultado muy útil al actor ahora que ha tenido que estar de producción en producción— sino más en cómo ha estado guardando diferentes elementos de su vida en lo que él siente como cajas pequeñas y algo deformes.

Compartimentar así “no es lo más cómodo, sobre todo saliendo de una pandemia”, dijo Bailey, de 33 años, en una entrevista reciente. Pero para sobrevivir, añadió, se ha vuelto necesario.

Esta necesidad emerge conforme Bailey se convierte en una de las estrellas revelación de “Bridgerton”, la serie de época de Netflix que se ha vuelto muy popular. El programa mezcla particularidades ligeramente subversivas —los personajes femeninos tienen conversaciones intelectuales y orgasmos, y su reparto incluye a personas de color— con amoríos tórridos. La recién estrenada segunda temporada se centra en el personaje de Bailey, Anthony Bridgerton, mientras este busca una esposa y encuentra a su igual en Kate (interpretada por Simone Ashley). Netflix dice que ha batido sus récords de audiencia, y ahora los sitios de admiradores dedicados a Anthony Bridgerton pululan en internet.

Sin embargo, Bailey no se está regodeando en la repentina aceleración de su fama. Más bien sigue el consejo que, según cuenta, le dio el director Nicholas Hytner a los 23 años: nunca dejes de trabajar. Por el momento, eso significa ponerse a merced de un auditorio del West End de Londres casi todas las noches de la semana porque actúa en “Cock”, una obra de Mike Bartlett en la que se explora la orientación e identidad sexual a través de la historia de un romance desafortunado entre dos hombres, uno de los cuales se enamora de una mujer.

En las últimas semanas, mientras promocionaba “Bridgerton” durante el día, Bailey se presentaba en el escenario la mayoría de las noches. El estrés de hacer ambas cosas “abruma y se compensa, en cierto modo”, explicó.

La producción de “Cock” también ha estado plagada de dificultades: Taron Egerton, la coestrella de la obra, se desmayó en el escenario, contrajo COVID-19 y luego abandonó la producción por completo, alegando “razones personales”. Más recientemente, Jade Anouka, la otra coprotagonista de Bailey, también dio positivo en la prueba del coronavirus, lo que significa que Bailey ha estado actuando con dos suplentes.

En todo momento, Bailey ha perseverado. En una actuación reciente, se movía con la gracia firme de un bailarín y manejó con destreza a un abucheador ebrio que protestó por un monólogo sobre si la orientación sexual era genética. Después de pensarlo un segundo, Bailey miró directamente al público y pronunció su siguiente línea como si se dirigiera al abucheador.

El actor Jonathan Bailey en Londres, el 6 de abril de 2022. (Tom Jamieson/The New York Times)
El actor Jonathan Bailey en Londres, el 6 de abril de 2022. (Tom Jamieson/The New York Times)

“Es emocionante cuando el público siente que puede responder como quiere, porque eso quiere decir que algo está sucediendo que tiene que ver con los instintos”, comentó Bailey del incidente.

El teatro es el hogar actoral de Bailey y, según él la “alquimia” de “Bridgerton” en parte se debe a que muchos de los actores —como Adjoa Andoh, Luke Thompson y Ruth Gemmell— tienen antecedentes en el teatro.

Bailey creció en Wallingford, una próspera ciudad entre Londres y Oxford y cuenta que era un “niño creativo y expresivo” al que le apasionaba el ballet y que sabía que quería ser actor desde muy joven.

A los 8 años fue elegido para participar en la producción de “Cuento de Navidad” de la Royal Shakespeare Company, después de haber sido descubierto en una clase de teatro local. A partir de ahí, Bailey describe su carrera como “lenta”: a los 15 años, por fin salió en su primer largometraje importante, “5 chicos & Esto”, y firmó con una agencia. A los 23, actuó en “Otelo” en el Teatro Nacional de Londres, y por fin se sintió seguro de que podía dedicarse a la actuación. Y a los 25, se hizo un nombre en el Reino Unido como uno de los protagonistas de la exitosa serie policíaca “Broadchurch”.

Marianne Elliott, la directora de Bailey en “Cock”, lo describe como un actor atrevido. “Es la persona más simpática que uno podría desear conocer”, sostuvo. “Pero cuando actúa, es capaz de tener una ventaja, lo cual es peligroso de una manera estupenda. Una imprevisibilidad”. Ambos trabajaron juntos por primera vez en una producción, en la que se cambio el género de los personajes, que se hizo del musical de Stephen Sondheim “Company”, el cual le valió a Bailey un premio Olivier en 2019.

Es probable que los actores masculinos más jóvenes tengan que protagonizar su propia temporada de “Bridgerton” en el futuro, así que Bailey les escribió una guía que podría llamarse “Cómo sobrevivir a enamorarse delante de 82 millones de hogares”, relató por correo electrónico. Está diseñada para ayudarles a “mantener la cordura y el equilibrio” en el plató, explicó, y cubría los aspectos prácticos del trabajo con el equipo y con quién hablar si sentían que las cosas no iban bien.

Cuando se le preguntó si se veía a sí mismo como un mentor, Bailey se mostró reticente. “Sea cual sea el hermano o hermana de Bridgerton, mantengo conversaciones que espero que les hagan sentirse más sólidos y preparados”, dijo, de todos modos, hablando como un mentor.

Nicki van Gelder, que ha sido la agente de Bailey desde que este tenía 15 años, se rio cuando le contaron esta reticencia. Van Gekder dijo que Bailey tiene una “generosidad hacia otros actores”, y es un modelo particularmente importante para algunos de los actores menos establecidos que tiene en su cartera porque no oculta su sexualidad. “Creo que definitivamente habrá ayudado a los actores más jóvenes que no están seguros” de salir del clóset ante el público, opinó. “Tengo un par de actores más jóvenes con los que he hablado de ello. Me preguntaron: ‘Jonny ha salido del clóset, ¿está bien?’ Y yo les respondí: ‘Por supuesto’”.
En su discurso de aceptación del Olivier, Bailey habló con pasión de la importancia de la representación LGBT. “Si puedo llenar los espacios que no tuve cuando crecí, entonces siento que es algo realmente brillante”, señaló.

La diversidad es importante para Bailey. “Si de manera innata eres alguien que está fuera de la sociedad —obviamente no puedo hablar de la raza, pero en términos de sexualidad y ser queer— tienes ese acceso a la empatía”, comentó. “Y lo que viene con la empatía es el espíritu lúdico, porque entonces puedes ver de dónde viene la otra persona, y puedes sentirte seguro para encontrar la dicha dentro de eso”.
“Me quedo con lo lúdico”, añadió.

© 2022 The New York Times Company