John Travolta, destrozado tras el fallecimiento de Olivia Newton John

·2  min de lectura
RICHARD SHOTWELL /Invision/AP

El mundo del cine está de luto tras el fallecimiento este lunes 8 de agosto de Olivia Newton John a los 73 años a causa de un cáncer de mama contra el que llevaba luchando desde 2017. Actriz, cantante y bailarina, la australiana contaba con una impresionante trayectoria profesional, pero sin duda pasará a la historia por dar vida a la inolvidable Sandy en ‘Grease’.

Una película musical rodada en 1978 que ha marcado a varias generaciones y que todavía hoy, 44 años después de su estreno, continúa siendo la favorita de muchos de nosotros. En ella Olivia interpretaba a la dulce, responsable e ingenua Sandy, una chica de 16 años que vivía un amor de verano con un atractivo, rebelde e irreverente joven llamado Danny Zuko (John Travolta). Dos polos opuestos que pensaban que no volverían a verse pero que, para su sorpresa, se reencuentran en el instituto al comenzar el curso, enamorándose irremediablemente a pesar de que nadie apostaba por su relación.

Hollywood llora la muerte de la cantante y actriz Olivia Newton-John

Un papel que lanzó al estrellato tanto a Olivia como a John, los inolvidables Sandy y Danny, personajes que les unieron para siempre y gracias a los que mantenían una estrecha amistad desde hace más de 4 décadas.

Y, tras hacerse público el fallecimiento de la actriz, su compañero de reparto en ‘Grease’ ha sido de los primeros en reaccionar a esta triste noticia. Desolado, John Travolta ha publicado un emotivo adiós a su gran amor en la ficción en sus redes sociales. “Mi queridísima Olivia, hiciste que nuestras vidas fueran mucho mejores. Tu impacto fue increíble. Te quiero mucho. Nos veremos en el camino y estaremos todos juntos de nuevo. ¡Tuyo desde el momento en que te vi y para siempre! ¡Tu Danny, tu John!”, ha escrito, haciendo un guiño a su personaje en ‘Grease’.

Un nuevo y durísimo golpe para John Travolta, a quien el cáncer de mama ya le arrebató a su mujer, la actriz Kelly Preston, en julio de 2020.