Joey, el malogrado spin off de Friends que todos quieren olvidar

·7  min de lectura
Matt LeBlanc y el fracaso que nadie quiere recordar
Matt LeBlanc y el fracaso que nadie quiere recordar

No hay dudas de que Friends es una de las sitcoms más importantes de la historia de la TV y que, a 27 años de su estreno, sigue tan vigente que es parte central de la estrategia de HBO Max para ganar terreno en la guerra del streaming. Sin embargo, la historia creada por Marta Kauffman y David Crane tiene un capítulo negro: Joey, la serie que continuó la historia de uno de los famosos amigos. Con buen rating y críticas decentes, la producción es imposible de encontrar en la actualidad y genera incomodidad cuando es nombrada… ¿por qué nadie quiere recordarla?

Todo comenzó en 2004 cuando los ejecutivos de NBC entendieron que, si bien se mantenían los altos niveles de audiencia, cada nueva temporada de Friends era más difícil que la anterior porque los salarios de sus seis protagonistas subían y sus agendas estaban más atiborradas de compromisos debido a sus incipientes carreras en el cine. Fue entonces que se decidió terminar con un broche de oro la historia... y pensar cómo seguir generando dinero.

Friends: cuáles son los diez capítulos imperdibles de la serie

La idea fue, entonces, crear un spin-off, una serie que se desprendiera de la trama original. La primera idea de todos fue seguir los pasos de la pareja que más atención había recibido por parte del público: Rachel y Ross. Sin embargo, Jennifer Aniston se negó rotundamente e hizo naufragar esa propuesta. Fue entonces cuando los productores se acercaron con la misma idea a Courteney Cox y Matthew Perry, con la intención de hacer una serie sobre Monica y Chandler, pero tampoco obtuvieron la respuesta deseada.

Así, NBC terminó pensando en Matt LeBlanc y su inefable Joey. No era un desafío sencillo, ya que el personaje era muy querido, pero a lo largo de las diez temporadas había resultado más cómo un contrapeso de situaciones creadas por otros que un verdadero protagonista... ¿podría tomar ahora ese rol?

Los creadores de Friends, Crane y Kauffman, creyeron que era mala idea y decidieron retirarse del proyecto, pero su productor ejecutivo Kevin S. Bright, se sintió intrigado y decidió hacerse cargo de la nueva sitcom junto con Scott Silveri y Shana Goldberg-Meehan, quienes trabajaron en las últimas temporadas de Friends.

Cuando Friends terminaba, la cadena de televisión pensó en Matt LeBlanc para mantener vivo el interés de la audiencia pero no fue la primera opción
Cuando Friends terminaba, la cadena de televisión pensó en Matt LeBlanc para mantener vivo el interés de la audiencia pero no fue la primera opción


Cuando Friends terminaba, la cadena de televisión pensó en Matt LeBlanc para mantener vivo el interés de la audiencia pero no fue la primera opción

Con LeBlanc a bordo, comenzaron a pensar en la historia, que debía respetar lo que se sabía del personaje. La primera decisión fue mudarlo bien lejos de Nueva York para poder darle más aire y nuevas aventuras. Por eso se decidió que se instalara en Los Ángeles para cumplir su sueño de ser un actor de Hollywood. Y como parte del atractivo del personaje de Joey era su miedo al compromiso, se evitó ponerle una pareja formal, pero tampoco quisieron sumarle amigos… ¡ya que había pasado diez años haciendo eso! La opción elegida por Bright, Silveri y Goldberg-Meehan fue optar por mostrar a la familia Tribbiani.

De acuerdo a lo que se sabía de Joey en viejos episodios de Friends, él había crecido con sus padres y siete hermanas, quienes de hecho, aparecen en la tercera temporada de la sitcom original, pero para esta nueva serie se necesitaban nuevas actrices.

Matt LeBlanc y Drea de Matteo, en una escena de Joey
Matt LeBlanc y Drea de Matteo, en una escena de Joey


Matt LeBlanc y Drea de Matteo, en una escena de Joey

Para su hermana mayor, la peluquera Gina Tribbiani, los productores convocaron a Drea de Matteo, la actriz que venía de sorprender en Los Soprano como Adriana La Cerva y ahora se metía nada menos que en una sitcom. “Me vino bien el cambio, estaba cansada de llorar cada semana. La propuesta de divertirme y de hacer algo más liviano que la violencia cotidiana me atrajo mucho”, reconoció la intérprete.

Y para Dina Tribbiani se eligió a Ashley Scott pero, luego de que el piloto de la serie se filtrara en Internet en 2004 y recibiera críticas por su interpretación, fue reemplazada por Andrea Anders, una actriz que parecía destinada a volverse una nueva superestrella de la pantalla chica, pero que no encontró en Joey el vehículo para mostrar su talento.

A ellas se sumó Paulo Constanza como Michael, el sobrino hiperinteligente de Joey, a quien idolatra por su capacidad de seducción. Él es el hijo sobreprotegido de Gina, quien estudió para ser ingeniero aeroespacial y es fanático de Star Trek: La nueva generación.

Matt LeBlanc: romances, infidelidades y un mote de mujeriego difícil de borrar

Con los guiones listos y la luz verde del estudio, comenzaron las grabaciones en el mismo sitio en donde se grababa Friends, lo que sin duda ponía en una situación rara a LeBlanc. “No fue fácil en un comienzo. Cada vez que entraba al estudio esperaba ver a Matthew Perry o a los productores, pero me gusta”, reconoció por ese entonces.

El clima de trabajo era muy bueno, pero antes del estreno nadie sabía cómo iba a reaccionar la audiencia a esta nueva etapa en la vida del personaje. La ansiedad se calmó cuando Joey debutó el 9 de septiembre de 2014 con un rating que superó los 19 millones de televidentes. Los críticos, además, se mostraron agradablemente sorprendidos por lo que sucedía en pantalla.

La serie Joey había sido programada, de manera inteligente, en el mismo día y horario que Friends y sin duda vino a llenar ese vacío que sentían muchas personas. Durante los primeros meses se mantuvo primero frente a la audiencia y aunque estaba lejos de lo conseguido en las últimas temporadas de la sitcom de los seis amigos, los números eran tan buenos que NBC se apuró a renovar para una segunda temporada.

El nuevo año de Joey tuvo a David Schwimmer (el actor que interpretó a Ross) como director de dos episodios y sumó nuevos personajes aunque perdió a Anders, quien no se sintió cómoda con el rol de Dina y prefirió renunciar.

Sin embargo, en el segundo año le tocó competir con el reality show American Idol, que estaba en su mejor momento y recibió una paliza en las planillas de audiencia. A medida que caía el rating, en NBC crecía la preocupación y cuando tocó los 4 millones de televidentes decidieron levantar el programa sin mayor aviso, a pesar de que tenían ocho episodios sin estrenar, que jamás vieron la luz.

Tal vez porque no cumplió con las altas expectativas que había a su alrededor o tal vez porque su levantamiento fue poco amable y repentino, el canal y los productores prefieren olvidar que Joey existió. La misma incomodidad parece sentir el mismo LeBlanc aunque la gestionó de manera diferente haciendo bromas al respecto en su siguiente trabajo, la genial versión estadounidense de Episodes.

Desafortunado en el trabajo pero afortunado en el amor: Matt LeBlanc conoció a Andrea Anders grabando Joey y estuvieron ocho años de novio
Lucy Nicholson/REUTERS


Desafortunado en el trabajo pero afortunado en el amor: Matt LeBlanc conoció a Andrea Anders grabando Joey y estuvieron ocho años de novio (Lucy Nicholson/REUTERS/)

“Sé que fue un fracaso... pero gané 30 millones de dólares ¡así que me encantaría volver a fracasar así!”, aseguró LeBlanc. Pero sus ganancias no fueron solo monetarias: el actor conoció trabajando a su compañera Anders, con quien comenzó un romance que duró ocho años y, si bien formaron una pareja reservada, acudían juntos a eventos y alfombras rojas.

Crane, uno de los creadores de Friends que decidió no participar de esta serie, tuvo una visión más crítica de lo que sucedió: “Joey era un mujeriego y un chanta, pero disfrutamos de sus hazañas porque era un amigo sólido, un tipo con el que sabías que podías contar. Ahora lo convirtieron en una persona que no podía conseguir un trabajo ni se animaba a invitar a salir a una chica. Se convirtió en un personaje patético y deprimido. Sentí que se estaba moviendo en la dirección equivocada, pero no me escucharon”.

LeBlanc terminó coincidiendo: “En Friends, Joey siempre miraba el vaso medio lleno... en esta serie era siempre el vaso medio vacío. Y eso es triste, creo que nos apuramos mucho en salir al aire, deberíamos haberlo pensado mejor. Por otro lado, en Friends la historia de 22 minutos se repartía en seis personajes, aquí era todo mi responsabilidad”.

Cuando HBO Max debutó el año pasado en los Estados Unidos, Joey brilló por su ausencia, pero seguramente no hubo muchas personas pidiendo su incorporación al catálogo. Pero la fiebre de nostalgia que despertó la reunión de Friends volvió a recordarles a muchos fanáticos que la serie sí tuvo esa suerte de continuación, ¿por qué hoy no se puede ver por streaming?

“Tenemos los derechos de Joey, pero aún no los hemos utilizado. Sin embargo, siempre estamos atentos a las series que pueden ser perfectas para nuestros suscriptores”, le dijo en mayo de 2020 un representante de HBO Max a la revista Variety. Con la inminente llegada del servicio de streaming a la Argentina el próximo martes 29 de junio veremos si esta vez los fanáticos tienen la posibilidad de disfrutar de esta verdadera sitcom maldita.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.