Joe Biden saluda con el puño al príncipe heredero saudita a su llegada a Jeddah

·3  min de lectura

El esperado encuentro entre Joe Biden y el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, comenzó poco después de que el presidente de EE.UU. aterrizara en Jeddah en la siguiente etapa de su gira por Medio Oriente.

A su llegada al Palacio Real de Al Salam el viernes, Biden salió de la “Bestia” y chocó el puño con el príncipe heredero, que estaba preparado para recibirle.

A continuación, ambos entraron en el palacio para iniciar su reunión bilateral a puerta cerrada con el rey Salman bin Abdulaziz al Saud.

Al comienzo de la visita del presidente a Israel y Arabia Saudita, la Casa Blanca hizo hincapié en que Biden minimizaría el contacto con otros líderes y funcionarios como precaución ante el covid-19.

Sin embargo, a su llegada a Israel, el presidente aceptó varios apretones de manos de la delegación que le recibió. Más tarde abrazó y besó a dos supervivientes estadounidenses del Holocausto.

Antes del viaje, la insistencia en chocar los puños por parte de la Casa Blanca fue interpretada por algunos observadores como una forma de evitar tener que estrechar la mano de una figura tan controvertida como el príncipe heredero saudita, quien -según un mordaz reporte de inteligencia- se cree que tuvo una participación directa en el asesinato de Jamal Khashoggi, el periodista del Washington Post.

Después de haber estrechado la mano a tantos funcionarios en Israel, se pensó que Biden podría haberse visto en una situación incómoda al reunirse con el príncipe heredero y haberse visto obligado a ofrecer el saludo más tradicional.

El reportero de la Casa Blanca para The Washington Post, Cleve R Wootson, observó en Twitter que “es importante señalar que, tanto si se trata de un choque de puños como de un apretón de manos, MBS sigue obteniendo lo que tanto ha deseado: una muestra muy pública de validación por parte del líder del mundo libre”.

Ashley Parker, jefe de la oficina del periódico en la Casa Blanca, fue más allá y añadió: “Sí, es un choque de puños en lugar de un apretón de manos. PERO Biden aún chocó el puño con el hombre que ordenó el asesinato -y el desmembramiento con sierra de hueso- de un periodista de EE.UU., tras negarse a decir si se enfrentaría directamente a MBS por el asesinato de Jamal Khashoggi”.

Una cuenta oficial saudita de Twitter se apresuró a publicar una imagen del saludo tras su difusión por las cadenas locales e internacionales.

La visita al reino ha sido polémica para Biden desde el momento en que se anunció. Durante su campaña electoral de 2020, el presidente dijo que su administración convertiría a este reino represivo -un viejo socio de conveniencia de EE.UU.- en un “paria” global.

Este aparente giro político no ha pasado desapercibido en EE.UU. y es probable que aparezca en los próximos ciclos electorales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.