Joaquín de la Torre, el aspirante a la gobernación al que no le gusta la playa, pero hace campaña en la costa y dice que “el peronismo hoy no existe”

Joaquín de la Torre, en Pinamar; el exintendente de San Miguel quiere ser candidato a gobernador de Buenos Aires
Joaquín de la Torre, en Pinamar; el exintendente de San Miguel quiere ser candidato a gobernador de Buenos Aires - Créditos: @Tomás Cuesta

PINAMAR.- Joaquín de la Torre quiere ser gobernador de la provincia de Buenos Aires. Y para lograrlo, está activo y se encuentra recorriendo el el territorio bonaerense. Luego de visitar Azul y Olavarría, llegó la semana pasada a Pinamar, donde pasó algunas horas y luego partió hacia Mar del Plata para asistir a la presentación del libro Para qué, de Mauricio Macri. Por eso, gracias a su rutina nómade, más los llamativos carteles en la vía pública con consignas como “basta de todes” y “hay que poner orden”, De la Torre hace que su nombre y sus propuestas circulen. Eso sí, aunque esté en la costa atlántica, él hace campaña desde la calle y no baja a las playas porque dice que nunca le gustó la arena.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Vengo a Pinamar desde los 15 años, pero nunca me gustó la playa. A mí me gusta mucho ir al sur, igual nunca me tomé muchas vacaciones”, asegura De la Torre. Para el que no lo conoce, él hoy trabaja junto a Patricia Bullrich, de hecho, es el candidato que ella apoya en la Provincia. También fue intendente de San Miguel, en Buenos Aires, entre 2007 y 2016, y fue ministro de Producción y de Gobierno durante la gestión de María Eugenia Vidal.

Si bien su ADN es peronista, hoy está en la vereda de enfrente al movimiento que acaparó la centralidad del peronismo en los últimos 20 años. “Al peronismo lo mató el kirchnerismo. De hecho el kirchnerismo está llenó de tipos que despreciaron al peronismo, y me refiero a gente de izquierda y derecha. Hoy muchos de esos dicen ser peronistas, pero ejercieron el gorilismo durante años. El peronismo hoy no existe, porque es una doctrina basada en los valores nacionales, populares y cristianos, y Cristina durante la discusión del aborto quitó la parte cristiana y lo transformó en un movimiento feminista. Cuando a una doctrina le sacas sus sustentos deja de ser esa doctrina”, opina De la Torre.

Joaquín de la Torre en Pinamar
Joaquín de la Torre en Pinamar - Créditos: @Tomás Cuesta

El actual senador provincial asegura estar aferrado a sus convicciones. De hecho, el estilo “auténtico” y frontal de Bullrich es lo que más lo sedujo. “La política tiene dos momentos, el de las convicciones y el momento del diálogo. Pero primero hay que dejar en claro las convicciones y a partir de ahí nos sentamos a charlar, pero el diálogo no puede estar delante de la convicción. Creo que Patricia tiene el coraje, la austeridad y la honestidad para enfrentar los problemas reales de la Argentina, y yo la quiero acompañar en ese camino”.

De la Torre cree que hay discusiones que no son relevantes para el grueso de la población, por eso habla de problemas reales, que serían, según él, las falencias de la macroeconomía, la educación y la inseguridad. Y por eso, uno de sus carteles de propaganda en la vía pública lleva una consigna que generó mucho ruido, que dice “basta de todes”, en referencia al lenguaje inclusivo.

Joaquín de la Torre anticipó su campaña en la Provincia
Joaquín de la Torre anticipó su campaña en la Provincia

“Ese cartel lo que quiere decir es que dejemos de boludear, que dejemos de discutir cosas que le interesan al 3% de la población. Dejemos de discutir cosas poco importantes y hablemos de lo importante. A la gente no le preocupa el lenguaje inclusivo, que muchas veces se lleva horas de debate público, a la gente está preocupada por tener un buen laburo, que los chicos terminen la escuela y que no les roben en la calle”, señala De la Torre.

En San Miguel, él asegura que bajó el delito un 65% cuando culminó su gestión. ¿El método? Crear una policía municipal. “Construimos una policía del municipio que permitió mejorar la prevención del delito. De hecho, creo que la prevención debería estar siempre en manos de los municipios. También sumamos ojos en alerta, que es un grupo de Whatsapp con 150.000 vecinos que notifican lo que sucede y multiplicamos el número de cámaras de vigilancia. Así redujimos los delitos en un 65%. Hay que poner orden, y eso es lo que nosotros hicimos en San Miguel”, describe el ex intendente.

Cuando De la Torre compita para ser gobernador de la Provincia, además de los candidatos del oficialismo, tendrá que superar, en primer lugar, a los candidatos de su propia fuerza, como Diego Santilli o Cristian Ritondo, aunque cree que por su conocimiento profundo del territorio, él es el indicado para gobernar.

“Yo hace 60 años que me acuesto y me levanto en la provincia de Buenos Aires. Manejé un distrito, trabajé con María Eugenia y conozco la realidad del interior y del conurbano. Estoy seguro que Diego, por ejemplo, sería un buen candidato para gobernar la Ciudad, respeto mucho su carrera política, pero como a los cordobeses no los podría gobernar alguien sin tonada, a la provincia también la tiene que gobernar una persona de acá y que hace años la recorra”, opina De la Torre.