Anuncios

Quién es Jimmy "Barbecue" Chérizier, el poderoso líder de las bandas criminales de Haití que usa las redes sociales para reclutar seguidores

Jimmy "Barbecue" Cherizier
Jimmy "Barbecue" Chérizier se ha convertido en el principal líder de la pandilla conocida como "G-9 y Familia".

Mientras crece el caos en Haití y el gobierno declara el estado de emergencia total, los líderes de las pandillas que controlan parte del país piden la renuncia del primer ministro, Ariel Henry.

Uno de esos líderes es Jimmy Chérizier, conocido como "Barbecue" y cabecilla de una de las pandillas más poderosas -la G-9 y Familia (G-9 an fanmi)- detrás de la violencia en Haití.

Esta violencia alcanzó nuevos niveles luego de que hombres armados ingresaran el sábado a la principal cárcel del país y liberaran a más de 3.700 presos. En esa incursión, 12 personas murieron y decenas resultaron heridas.

Pero el asalto a la cárcel es un síntoma más de la delicada crisis que afecta al país caribeño, particularmente desde el año 2020.

La batalla de las pandillas por el control territorial sirvió de base para crear una cadena de violencia que ha dejado tras de sí miles de muertos y una situación de inestabilidad social cada vez más crítica.

Uno de los momentos más graves fue el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio de 2021, lo que precipitó una crisis institucional en el país que está lejos de resolverse.

De acuerdo a distintos reportes, con el reciente asalto a la prisión la intención de las pandillas, que controlan cerca del 80% del territorio de Puerto Príncipe, ha sido la de exigir la renuncia del primer ministro Henry, quien tras la muerte de Moïse tomó el mandó del país sin convocar las elecciones prometidas.

"Pedimos a la Policía Nacional de Haití y al ejército que asuman su responsabilidad y arresten a Ariel Henry. Una vez más, la población no es nuestro enemigo; los grupos armados no son sus enemigos”, dijo Chérizier mediante un mensaje en redes sociales.

El líder criminal ha reclamado en el pasado al gobierno de Henry una amnistía y la liberación de todos los miembros de su grupo.

Gente saliendo escoltada por la policía.
La situación en Haití es de descontrol después de la irrupción de hombres armados en la principal cárcel de Puerto Príncipe este fin de semana.

Y esa petición no viene de un nombre cualquiera: Chérizier, un expolicía ahora convertido en jefe criminal, se ha consolidado como una de las principales figuras en la oleada de violencia pandillera que ha sacudido a Haití en los últimos años.

Según Estados Unidos y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, es responsable de graves violaciones de los derechos humanos en Haití. Por esa razón, Washington y la ONU le impusieron sanciones.

Desde la muerte de Moïse, Chérizier pasó a tener un papel más protagónico al promover una revolución contra la "corrupta" élite política del país.

Y una de sus herramientas favoritas son las redes sociales, no solo para expandir su mensaje sino también para captar seguidores para su organización armada.

De la policía a controlar las calles

La primera pregunta que surge sobre su figura es el porqué de su apodo.

Él ha dicho en entrevistas que se debe a que su madre vendía pollo por las calles.

Pero, según algunos testigos de la violencia haitiana, se debe a que acostumbra a quemar las casas y los cadáveres de sus víctimas.

Aunque empezó como agente de la policía, Chérizier hoy es el líder de la llamada G-9 y Familia, una alianza de algunas de las bandas más peligrosas en uno de los países más violentos del mundo.

Junto a otras poderosas organizaciones criminales -entre ellas la 400 Mawozo, la banda a la que se atribuyó el secuestro de un grupo de 17 misioneros estadounidenses y canadienses en 2021-, la G9 y Familia ha contribuido al caos, y Chérizier ha sido su motor.

Nacido en la capital haitiana hace aproximadamente 47 años, ni las sanciones que Estados Unidos ha impuesto contra él ni ninguna autoridad de su país han logrado controlar su accionar.

Pero la carrera criminal de Chérizier comenzó cuando era policía y se vio involucrado en la muerte de nueve civiles, que cayeron en el marco de lo que se presentó como una operación oficial contra las mafias en Grand Ravine, un barrio de Puerto Príncipe, en noviembre de 2017.

A partir de ese momento también comenzó su relación con las pandillas que operan en el país. Primero con la Delmas 6, donde se convirtió en uno de sus principales voceros.

De acuerdo a informes locales e internacionales, Chérizier logró obtener el poder de esa pandilla gracias a favores de la policía y el gobierno de Moïse.

Y como policía cometió presuntamente algunas de las atrocidades por las que luego fue sancionado en instancias internacionales.

La ONU y Estados Unidos han señalado que fue uno de los funcionarios implicados en la matanza de La Saline, un barrio de Puerto Príncipe, en el que decenas de personas murieron en un ataque coordinado de la policía y grupos criminales contra la población local para, según dijo el Departamento de Tesoro de Estados Unidos, "reprimir a la disidencia política".

Al menos 71 personas murieron.

Cherizier siempre ha negado todas las acusaciones.

"No soy un gángster, nunca lo seré", dijo a la cadena Al Jazeera en una entrevista en el año 2021. "Es el sistema contra el que estoy luchando. Ese sistema tiene mucho dinero y tiene el control de los medios. Ahora me hacen parecer como si fuera un gángster", agregó.

Durante 2018 y 2019, Chérizier estuvo presuntamente implicado en otros ataques brutales en otros lugares de Puerto Príncipe.

"Las bandas criminales están mejor equipadas que la policía y cuentan con la protección de las autoridades", le dijo a BBC Mundo Pierre Esperance, director de la ONG haitiana Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, en una entrevista realizada en 2021, explicando el contexto de impunidad en el que opera Chérizier.

Pandilleros armados.
Se estima que las pandillas controlan un 80% de la capital de Haití.

Con ese poderío, Chérizier comenzó una cruenta batalla por el control territorial de Puerto Príncipe, donde se cometieron una serie de masacres que sembraron el terror no solo en la capital sino en todo el país.

De acuerdo a la Red para la Protección de Derechos Humanos en Haití, las acciones de Chérizier y su grupo armado no solo se concentraban en las ejecuciones de personas, sino en la quema de las residencias de quienes eran objeto de los ataques.

Hacia junio de 2020, y aprovechando el caos reinante, Chérizier promovió la unión de nueve pandillas en la agrupación que finalmente bautizó como G-9 y Familia. El anuncio lo hizo a través de su canal de YouTube.

Pero el asesinato del presidente en 2021 fue un punto de quiebre para su organización, de acuerdo a los analistas internacionales, debido a que lo llevó a perder la protección del gobierno.

Según el portal InSight Crime, antes del asesinato de Moïse, el 50% del financiamiento de la G-9 provenía de dinero del gobierno, con un 30% procedente de secuestros y el 20% restante recaudado a través de extorsiones.

Sin embargo, después del asesinato, la financiación gubernamental cayó un 30%.

Eso motivó supuestamente que el líder impulsara su batalla contra las personas que habían heredado el control político del país.

En octubre de 2021, al primer ministro, Henry, que se quedó a cargo tras el asesinato de Moïse, se le impidió depositar una corona de flores en un monumento debido a que miembros fuertemente armados de la banda de Chérizier aparecieron de repente y dispararon al aire.

Vestido con un impecable traje blanco y flanqueado por sus hombres, el líder de la pandilla procedió a depositar una corona de flores en el monumento, en una extraordinaria demostración de fuerza.

Chérizier también está acusado de liderar acciones de sabotaje contra el suministro de combustible en el país, y sus hombres bloquearon varios cargamentos de gasolina como medida de presión contra el gobierno de Henry.

La escasez de gasolina agravó la situación humanitaria en Haití.

Su banda G-9 también ha estado librando una guerra sangrienta con G-Pèp, una banda rival que, según se informa, está vinculada a los partidos que se opusieron al presidente asesinado Moïse.

Los tiroteos y las batallas por el territorio entre los dos grupos son comunes y se han extendido desde los barrios más pobres hasta el centro de Puerto Príncipe.

Todo esto bajo la ampliación de sus estrategias en redes para no solo comunicar sus objetivos, sino también para atraer más seguidores a sus filas.

Órdenes y amenazas en YouTube

Lo que se ha visto en las calles de Puerto Príncipe también se ha trasladado al campo de las redes sociales, donde Chérizier ha consolidado una fuerte influencia.

"Los bandidos nunca serían tan poderosos como lo son en Haití sin las redes sociales. Siempre hemos tenido criminales, pero sin esas plataformas no serían tan famosos", le dijo Yvens Rumbold, del centro de pensamiento Policité, al diario The Washington Post.

Esta premisa ha sido aprovechada por Chérizier para implementar su plan. No solo utilizó su cuenta en la plataforma de videos YouTube para comunicar la creación de la G-9 sino también para pedir que la policía arreste al actual primer ministro de Haití.

Pero no es esa su única red. En X (antigua Twitter) también ha hecho enérgicos llamados para tomar el país y destituir a la actual clase dirigente.

Las redes incluso han servido para difundir imágenes de cuerpos tras las ejecuciones a través de WhatsApp o para pedir el apoyo para la causa a través de mensajes virales en Instagram o TikTok.

De hecho, fue Chérizier quien habló sobre la importancia de las redes sociales en una entrevista en su canal de YouTube.

"Agradezco a quienes crean estas tecnologías. La tecnología hoy nos brinda la oportunidad de acercarnos y presentarnos al público. No estoy vendiendo mentiras", dijo ante la pregunta de un seguidor.

"Soy quien digo ser. No hago el 99 por ciento de lo que dijeron que hice… Las tecnologías me dieron la oportunidad de defenderme", añadió.

* Con reportería de Vanessa Buschschlüter.

Línea
Línea

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Y recuerda que puedes recibir notificaciones. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!