Jets de lujo, pesca y secretismo: cómo es el “campamento de verano” que reúne a los multimillonarios de Estados Unidos

·7  min de lectura
Sun Valley, un pequeño pueblo turístico en el estado de Idaho al que van los multimillonarios - Créditos: @Michael Godek
Sun Valley, un pequeño pueblo turístico en el estado de Idaho al que van los multimillonarios - Créditos: @Michael Godek

HAILEY, Idaho.- Robert Kraft, propietario de los New England Patriots, vuela en un Gulfstream G650. También lo hacen Jeff Bezos y Dan Schulman, director ejecutivo de PayPal. Los aviones, aproximadamente 470 de los cuales están en funcionamiento, se venden a unos 75 millones de dólares cada uno.

La mayoría de los días, esos aviones están dispersos, transportando a los capitanes de la industria a reuniones en todo el mundo. Pero durante una semana en julio, algunos de ellos convergen en una sola pista de asfalto de 30 metros de ancho junto a las colinas irregulares del valle del río Wood, del estado de Idaho.

La ocasión es la conferencia anual de Sun Valley, organizada por el banco de inversión secreto Allen & Company. Conocido como “el campamento de verano para multimillonarios”, la conferencia comienza el martes próximo y atrae a los titanes de la industria y sus familias, algunos de los cuales están vigilados por niñeras locales sujetas a acuerdos de confidencialidad. Entre caminatas organizadas y pesca con mosca en reuniones anteriores, ha habido sesiones sobre creatividad, cambio climático y reforma migratoria.

Durante décadas, en estas reuniones aisladas, los directores ejecutivos y los presidentes de las juntas han hecho tratos que han dado forma a la televisión que vemos, las noticias que consumimos y los productos que compramos. Es donde, cerca del noveno hoyo del campo de golf, el máximo responsable de General Electric expresó su interés en vender NBC a Comcast. Es donde Bezos se reunió con el dueño de The Washington Post antes de aceptar comprar el diario, y donde Disney persiguió un plan para comprar ABC, con Warren Buffett en el centro de las discusiones.

Jeff Bezos, en la convención de Amazon en Las Vegas. (AP Foto/John Locher, Archivo)
Jeff Bezos, en la convención de Amazon en Las Vegas. (AP Foto/John Locher, Archivo) - Créditos: @John Locher

También es la semana más importante del año para Chris Pomeroy, el director del Aeropuerto Friedman Memorial y el hombre responsable de asegurarse de que todos los magnates entren y se vayan sin problemas.

En los meses previos al inicio de la conferencia, Pomeroy se prepara para jugar un juego de Tetris tridimensional de alto riesgo con jets privados multimillonarios, mientras los asistentes viajan a Sun Valley, un pueblo turístico con una población de 1800 habitantes durante todo el año.

El campo de golf de Sun Valley, en el campamento para millonarios- Créditos: @Karl Weatherly
El campo de golf de Sun Valley, en el campamento para millonarios- Créditos: @Karl Weatherly

Durante un período de 24 horas el año pasado, cuando comenzó la conferencia, más de 300 vuelos pasaron por el aeropuerto Friedman Memorial en Hailey, una pequeña ciudad cerca de Sun Valley, según datos de Flightradar24, una firma de datos de la industria. Iban desde diminutos aviones de hélice hasta jets comerciales de ala larga. En comparación, hace dos semanas, cuando Pomeroy dio un breve recorrido por el aeropuerto, solo 44 vuelos despegaron o aterrizaron allí durante 24 horas, según la firma de datos.

“Esto está vacío en este momento”, dijo Pomeroy, conduciendo su Ford Explorer blanco 2014 (lo que él llama su “centro de comando móvil”) más allá de una franja de asfalto recién pavimentado. “Pero en el verano, y durante el evento en particular, hay aviones estacionados por todas partes aquí”.

Secretismo

Al igual que las actividades de la conferencia, los elementos del viaje están envueltos en secreto. Muchos aviones que vuelan están registrados a nombre de propietarios oscuros y compañías de responsabilidad limitada, algunos con solo guiños de referencia a sus pasajeros. El avión que transportó al Kraft el año pasado, por ejemplo, está registrado como “Airkraft One Trust”, según los registros de la Administración Federal de Aviación. El avión en el que voló Bezos está registrado a nombre de Poplar Glen, una empresa de Seattle.

Robert Kraft (centro), propietario de los New England Patriots, en Foxborough.  (AP Photo/Stephan Savoia)
Robert Kraft (centro), propietario de los New England Patriots, en Foxborough. (AP Photo/Stephan Savoia) - Créditos: @Bill Sikes

Los representantes de Kraft y Bezos se negaron a comentar. No se espera que Bezos se presente en Sun Valley este año, según una lista anticipada de invitados que obtuvo The New York Times.

Pomeroy planea con mucha anticipación lidiar con el intenso tráfico aéreo generado por la conferencia, a la que se refiere oblicuamente como “el evento de vuelo anual”. Sin una organización adecuada, bandadas de aviones privados podrían amontonarse en el espacio aéreo alrededor de Friedman, creando demoras y desviaciones mientras los pilotos queman combustible valioso.

Ese fue el caso de la conferencia de 2016, que coincidió con la primera semana de trabajo de Pomeroy. Ese año, algunas aeronaves volaron en círculos o permanecieron en la pista durante más de una hora y media, esperando que se despejara el espacio aéreo y la pista.

“Vi aviones literalmente alineados para despegar desde el extremo norte del campo casi hasta el extremo sur”, dijo Pomeroy, refiriéndose a la pista de 2300 metros.

Después de ese episodio, Pomeroy reclutó a Greg Dyer, un exgerente de distrito de la FAA, para ayudar a despejar la pista. Los dos coordinaron con un F.A.A. hub en Salt Lake City para alinear vuelos, a veces de 480 a 800 kilómetros fuera de Sun Valley. Para algunos vuelos, la puesta en escena comienza antes de que despeguen los aviones.

Sun Valley un pueblo turístico invernal en Idaho
Sun Valley, en Idaho - Créditos: @Twitter

“Antes, parecía un ataque: eran solo aviones que venían de todos los puntos de la brújula, todos tratando de llegar aquí al mismo tiempo”, dijo Dyer, consultor de aeropuertos de Jviation-Woolpert.

El año pasado, los retrasos se mantuvieron a un máximo de 20 minutos y ningún viajero comercial perdió vuelos de conexión debido al tráfico aéreo causado por la conferencia, dijo Pomeroy.

Aviones de lujo

Cuando los magnates se ven obligados a dar vueltas en el aire, suelen relajarse con gran estilo. Es poco probable que los compradores dispuestos a desembolsar decenas de millones por un avión privado de alta gama se resistan a pagar 650.000 dólares adicionales para equipar el avión con Wi-Fi, dijo Lee Mindel, uno de los fundadores de SheltonMindel, una firma de arquitectura que ha diseñado el interiores de jets privados Gulfstream y Bombardier. Algunos propietarios, dijo, han optado por cubiertos a medida de Muriel Grateau en París, alfombras V’Soske u otras características de lujo.

“Si tiene que preguntar cuánto cuesta, realmente no puede permitirse el lujo de hacerlo”, dijo Mindel.

Sun Valley, el campamento para millonarios- Créditos: @KingWu
Sun Valley, el campamento para millonarios- Créditos: @KingWu

Durante la pandemia, cuando los viajes comerciales se redujeron debido a las restricciones, las excursiones corporativas aumentaron entre un subconjunto de ejecutivos que no querían ser retenidos, dijo David Yermack, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. Agregó que a largo plazo podría ser más barato compensar a los directores ejecutivos con viajes en avión que pagarles en efectivo.

“Creo que fue Napoleón quien dijo: ‘Cuando me di cuenta de que la gente daría su vida por pequeños pedazos de cinta de colores, supe que podía conquistar el mundo’”, dijo Yermack.

Quejas

El exceso de vuelos ciertamente plantea preocupaciones prácticas. Los residentes de Hailey, así como los cercanos Ketchum y Sun Valley, se han quejado en el pasado del ruido creado por los aviones que se acercan al Aeropuerto Friedman Memorial.

Para hacer frente a las quejas, Pomeroy y la Autoridad del Aeropuerto Friedman Memorial redujeron los vuelos entre las 23 y las 7 y limitó el número de despegues y aterrizajes desde el norte, sobre la pequeña ciudad de Hailey.

Antes de la conferencia, Pomeroy envía una carta a los pilotos entrantes sobre qué esperar, advirtiéndoles que mantengan el ruido al mínimo.

“Si bien la gran mayoría de los usuarios durante este evento son respetuosos con nuestro programa y nuestra comunidad, solo unos pocos operadores que ignoran abiertamente nuestro programa, o que son negligentes al informarse sobre nuestro programa, dejan una impresión negativa en todos nosotros”, escribió este año.

El secretismo de Allen & Company con respecto a algunos detalles de la conferencia se extiende al aeropuerto. Pero Pomeroy y su equipo obtienen suficiente información para concluir cuándo llegarán los magnates y están a punto de irse de la ciudad.

Sun Valley un pueblo turístico invernal en Idaho
Sun Valley, un pueblo turístico en Idaho - Créditos: @Twitter

Cuando la charla termine la próxima semana, Pomeroy comenzará la ardua tarea de sacar a los titanes corporativos de Idaho. A menudo, eso significa cerrar el aeropuerto brevemente a las llegadas mientras se apresuran a salir durante una hora.

Mientras los últimos aviones se preparan para partir, dijo Pomeroy, él y su equipo respiran aliviados. “Después, estoy listo para ir al río a pescar con mosca durante uno o dos días”, dijo.

Benjamin Mullin

The New York Times

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así es el interior de las mansiones de los multimillonarios más ricos del mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.