Janja da Silva, la militante de izquierda que enamoró a Lula en la cárcel y ahora es la primera dama de Brasil

El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, lanza un beso a sus simpatizantes junto a su esposa, la primera dama Rosangela "Janja" da Silva, en el Palacio de Planalto
El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, lanza un beso a sus simpatizantes junto a su esposa, la primera dama Rosangela "Janja" da Silva, en el Palacio de Planalto - Créditos: @EVARISTO SA

RIO DE JANEIRO.– El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dice estar enamorado de ella “como si tuviera 20 años”: Rosangela da Silva, con quien se casó en mayo de 2022, es una socióloga y militante izquierdista que le retribuye en público su amor y tras una fuerte presencia en la campaña, ayer también se hizo notar durante el comienzo del tercer mandato de su marido.

La primera dama vistió durante la parte más formal de la asunción un conjunto dorado bordado. Eligió deliberadamente no usar rojo, como se especulaba, por tratarse del color que identifica al Partido de los Trabajadores (PT) que lidera Lula.

“El rojo era un color que no quería usar en absoluto. Nunca fue una opción. La ropa que trabajamos traía varios mensajes y uno de ellos es demostrar que el gobierno es para todos”, dijo la estilista de Janja, Helô Rocha, en una entrevista con O Globo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue la estilista quien le sugirió que usara pantalones en lugar de vestido, algo con lo que Janja concordaba. “Una de las cosas que le dije fue que debía usar pantalones y no un vestido. Janja es una primera dama lista para usar que se arremanga y va a trabajar todos los días. Había una simbología para que ella usara pantalones. Además, el modelo era muy femenino”, explicó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Janja fue una de las mujeres fuertes de la campaña de Lula en el camino a las elecciones en las que derrotó a Jair Bolsonaro en un ballottage el pasado 30 de octubre.

“¡Brasil de la Esperanza y el Amor! Te quiero, mi amor. Enhorabuena, Brasil. Mañana será hermoso”, escribió la primera dama brasileña tras conocerse los resultados que dieron por vencedor a Lula por menos de dos puntos porcentuales.

Más temprano había publicado en redes sociales un video después de emitir su voto en el que declaró: “Hoy he venido a votar por las casi 700.000 víctimas de Covid que fueron desatendidas por este gobierno. He perdido a mi madre, es un dolor que no se va. Sé que muchas personas están recordando a Paulo Gustavo (un reconocido comediante que también falleció por Covid) y muchas familias tienen en su memoria a sus familiares que ya no están. Hoy voto por estas personas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La esposa de Lula aumentó su papel en el comando del candidato sobre todo hacia el final de la campaña, ganando espacio en el núcleo duro de la coordinación, participando en las decisiones políticas y organizando eventos, informaron medios locales, al punto que algunos llegaron a hablar de la “Evita brasileña”.

Fue su iniciativa, por ejemplo, articular la agenda del político progresista en comunidades necesitadas de Río de Janeiro –ciudad en la que vivió entre 2012 y 2016–, en donde Jair Bolsonaro (PL) ganó en el estado en primera vuelta con el 51% de los votos.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a la izquierda, y su esposa Rosangela Silva forman un corazón con las manos después de que él prestara juramento como nuevo presidente en el Palacio de Planalto en Brasilia
El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a la izquierda, y su esposa Rosangela Silva forman un corazón con las manos después de que él prestara juramento como nuevo presidente en el Palacio de Planalto en Brasilia - Créditos: @Silvia Izquierdo

Janja también incrementó su activismo en redes sociales, en donde cuenta con 1,6 millones de seguidores en Instagram y casi 880.000 en Twitter.

En el Día Nacional de la Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres, el 10 de octubre, descargó contra el oficialismo: “En los últimos cuatro años se han producido innumerables desmantelamientos que han afectado a diversos sectores y han ampliado las desigualdades en nuestro país. Y las mujeres son siempre las primeras en sentir los efectos de esta desigualdad”.

Fue muy crítica de Bolsonaro cuando se desató la polémica de las inmigrantes venezonalas. El equipo de Lula vio una oportunidad en aquello y lo explotó durante días; incluso presentó una acusación por presunta “pedofilia” contra el líder de derecha, que la Justicia desestimó. El mismo día en que el mandatario pidió disculpas, Janja republicó un antiguo video con los comentarios ofensivos en lo que Bolsonaro insinuaba que esas adolescentes eran prostitutas.

“Petista con carnet”

Janja Silva
Janja Silva

Nacida en San Pablo hace 56 años, “Janja”, como la apodan sus amigos, se define a sí misma como una auténtica “petista con carnet”, afiliada desde 1983 al Partido de los Trabajadores (PT), cofundado por Lula.

La flamante primera dama brasileña estudió Sociología en la Universidad Federal de Paraná y trabajó durante casi veinte años para la empresa de energía Itaipú Binacional en Curitiba, en el sur del país.

Si bien la prensa brasileña afirma que ambos se conocían “desde hace décadas”, la asesoría de Lula asegura que iniciaron su relación a fines de 2017, durante un evento que reunió a activistas y artistas de izquierda, entre estos Chico Buarque.

Pero el romance entre esta mujer de cabellos castaños y expresión sonriente y el ícono de la izquierda, 21 años mayor, se mantuvo en secreto hasta mayo de 2019, cuando Lula ya llevaba más de un año preso tras ser condenado por corrupción en el caso Lava Jato, según el biógrafo de Lula Fernando Morais.

Tres años después, contrajeron matrimonio en San Pablo en un acto con unas 200 personas, cuyos detalles se mantienen hasta ahora en secreto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El beso fuera de prisión

“Lula está enamorado y su primer proyecto al salir de prisión es casarse”, había revelado uno de sus allegados tras visitarlo en prisión.

Tras conocerse el noviazgo, “Janja” lo visitó con frecuencia en la cárcel y multiplicó los mensajes de amor en su cuenta de Twitter: “Busco palabras en el teclado para describir estos 500 días (que llevas en prisión). ¡Difícil! Tu ausencia física duele demasiado”, escribió una vez.

“Hoy solo querría abrazarte para llenarte de cariños sin fin. Felicidades, mi amor, te amo para siempre”, dijo el día de su cumpleaños.

El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, besa a su esposa, la primera dama Rosangela "Janja" da Silva, en el escenario del concierto de música Festival do Futuro como parte de su asunción de inauguración en Brasilia el 1 de enero de 2023
El nuevo presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, besa a su esposa, la primera dama Rosangela "Janja" da Silva, en el escenario del concierto de música Festival do Futuro como parte de su asunción de inauguración en Brasilia el 1 de enero de 2023 - Créditos: @CAIO GUATELLI

La espera terminó en noviembre de 2019, cuando un cambio de jurisprudencia sobre el cumplimiento de penas permitió que el expresidente fuera liberado.

Junto a familiares y dirigentes del PT, Rosangela lo esperó a la salida de la cárcel de Curitiba y se besaron frente a la multitud que los arropaba.

“Quiero presentarles a alguien que ya he mencionado, pero que no todos conocen: mi futura compañera”, dijo Lula, emocionado.

Politizada y feminista

Poco conocida hasta entonces en el entorno político, “Janja” fue ganando cada vez más espacio en la agenda del nuevo presidente. Desde que Lula tuvo sus condenas anuladas y quedó habilitado para disputar la elección, lo ha acompañado en varios de sus compromisos, incluidos sus viajes a Europa y México.

Como “regalo de boda”, encargó la reedición del célebre jingle electoral de Lula de 1989, regrabado por varios artistas para la actual campaña y que ella presentó en el lanzamiento de su precandidatura en mayo en San Pablo.

Y ha dado pistas de que podría tener un papel activo como primera dama, trabajando en proyectos de seguridad alimentaria.

Si bien se mostró en las redes haciendo campaña por Lula, Rosangela se mantiene discreta sobre su vida personal. Según la revista Veja, estuvo casada hace más de una década y no tiene hijos.

Janja
Janja

Es una persona “muy politizada, tiene una buena cabeza política y es muy feminista”, reveló Lula en septiembre pasado en una entrevista con el rapero Mano Brown.

Sin embargo, está en contra del aborto, según confirmó Lula en el último debate presidencial.

Janja es la tercera mujer del líder del PT. El expresidente se casó por primera vez en 1969, con Maria de Lourdes da Silva, que murió dos años después por una hepatitis y en 1974 con Marisa Leticia, con quien tuvo cuatro hijos, fallecida en 2017 de un ACV.

“Cuando pierdes a tu mujer y piensas que la vida no tiene más sentido, que todo acabó, aparece una persona que empieza a darle sentido nuevamente”, dijo Lula este año a la revista Time.

Agencia AFP y diario O Globo

* Esta nota fue publicada originalmente el 31 de octubre de 2022 y actualizada el 2 de enero de 2023.