Jaime Durán Barba: “El mejor jefe de campaña de Juntos por el Cambio es Cristina Kirchner; hay que dejarla que trabaje”

·11  min de lectura
Qué consejos dio Durán Barba en la reunión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal con los intendentes
Silvana Colombo

Ya no asesora a Mauricio Macri ni maneja los hilos del aparato electoral de Juntos por el Cambio, pero Jaime Durán Barba aún orbita en el universo de Pro. Recién aterrizado en Quito, su tierra natal, después de un largo viaje por México y los Estados Unidos, donde dio charlas y conferencias, su “principal fuente de ingresos”, el consultor se enciende cuando analiza los bandazos de la política argentina y examina la crisis en la Casa Rosada tras el sorpresivo triunfo opositor en las primarias legislativas. “Es un caos lo que hicieron”, sentencia.

“Platita” y sonrisas entre los escombros del Frente de Todos

Aunque su figura cosecha tanto detractores como aduladores en JxC, Durán Barba no esquiva las definiciones. Opina sin tapujos sobre la disputa por el liderazgo cambiemita, la irrupción de Facundo Manes y las peripecias de la coalición opositora en su intento de volver al poder. Advierte que, por la pandemia, los votantes se tornaron “muy impredecibles”. Y, frente a la fractura que provocó en el Gobierno el veredicto de las urnas, repite que la oposición debe tener un “pensamiento estratégico”: “El mejor jefe de campaña que tiene Juntos por el Cambio es Cristina; hay que dejarla que trabaje”, subraya.

-¿La elección de noviembre ya está definida o el Gobierno puede revertir el resultado?

-Hemos estado analizando las elecciones de México, Perú, Chile y Ecuador. En todos lados hay algo común: la gente se hizo muy impredecible. Tiene una bronca universal, por la salud, la inseguridad, la economía, en contra del gobierno, la oposición, la Iglesia y los periodistas. La gente está con bronca. Y eso hace que tome actitudes raras. Pedro Castillo [presidente de Perú] no estaba en las encuestas hasta dos semanas antes de las elecciones. Las encuestas no están prediciendo nada. La gente está tomando decisiones medio erráticas, muy sentimentales. Entonces, en realidad, puede pasar cualquier cosa.

Habiendo esa incertidumbre, se ve que en el caso argentino hay mucha gente que le agarró bronca al Gobierno y al kirchnerismo. Los resultados de [Javier] Milei en la ciudad son muy curiosos. Muchos pensaban que le quitaría votos a JxC y no. Sacó votos kirchneristas, en Lugano, sitios donde no le pasó nada a JxC.

-¿Por qué sospecha que Milei consiguió ese apoyo? ¿Hay un voto antisistema o un giro a la derecha en los barrios más postergados?

-No. La derecha se acabó en 1990. No hay ni izquierda ni derecha. Los peronistas son los menos definibles en esos términos. Son grupos falangistas que tienen delirios izquierdistas. No tienen ideología. El tema es que la gente se cansó. Según estudios que pude analizar en estos años, muchos de los que reciben planes no quisieran que se los quiten, pero tampoco quisieran vivir para siempre así, ni que sus hijos vivan así. Buscan una salida y quieren vivir mejor. Y con este gobierno, no digo que por culpa de Alberto, Aníbal [Fernández], Cristina o nadie, la gente está viviendo peor que hace dos años. Entonces, muchos kirchneristas dicen: “para qué carajo ando apoyando esto si estoy cada vez peor”.

-¿Pueden tener impacto en las urnas los cambios de Gabinete y la batería de medidas económicas o eso no alcanza?

-Cuando se produce un incendio en un cine, más gente muere por salir corriendo que quemada. Eso es lo que le está pasando al Gobierno. En vez de mejorar, hacen cosas en direcciones tan equivocadas que se hacen daño. No era posible que Cristina le ponga esa carta a Alberto. Le saca la madre.

No creo que el nombramiento de [Juan] Manzur les guste a las muchísimas personas pro-aborto que apoyaban a Fernández. Tampoco que [Daniel] Filmus dé confianza en el triunfo cuando es el peso perdedor. Es un caos lo que hicieron.

6/6/19
6/6/19


"La gente está con bronca. Y eso hace que tome actitudes raras", dice Durán Barba

-¿Qué debería hacer JxC en esta campaña tras la reacción del Gobierno? ¿Necesita renovar su mensaje?

-En esta primera fase alcanzó el desorden de ellos. Yo creo que cuando tu enemigo se dirige al abismo no hay que moverse mucho y dejar que se vaya nomás. No hay que mover demasiado las cosas, tener serenidad y no caer en las tentaciones de las peleas, porque ellos están como locos, dicen cualquier cosa e insultan. Hay que dejarlos que vivan con su insulto. Hay que tener mucha serenidad y pensamiento estratégico.

-¿JxC debe enfocar su discurso en 2023 y mostrarse como una alternativa de gobierno o sería un error?

-No, no. Eso es terrible. Cuando la gente ve que un político hace eso dice: “es un pillo que está pensando en sus intereses”. Los candidatos tienen que demostrar que pueden hacer algo ahora, no dentro de dos años, por tantos argentinos que están angustiados.

-Usted criticó el nivel de la campaña de JxC. ¿Qué ajustes le haría?

-Hay algunos ajustes que se podrían hacer. Pero yo creo que el mejor jefe de campaña que tiene Juntos por el Cambio es Cristina. Hay que dejarla que trabaje.

-¿Piensa que Cristina reaccionó sin filtro porque teme perder su base de sustentación?

-No suelen reaccionar serenamente. En 2009, ayudé al colorado [Francisco] De Narváez cuando tuvo ese triunfo imprevisto sobre Néstor [Kirchner]. Y me acuerdo que fue terrible la cuestión. Pensaron en encaparse a Venezuela, le dieron de trompones a un importante político que colabora con ellos. Se vuelven locos, no saben enfrentar la derrota. Esto es común en los políticos. Yo llevo trabajando en esto 40 años. A veces se gana y se pierde. Entonces, uno se endurece. Mauricio es el único presidente no peronista que terminó su período en un siglo. Ellos [por el peronismo] saben que son ellos o lo tumban al otro. Mauricio es la única excepción. No son personas habituadas a la derrota y que sepan perder. Se desesperan.

-¿Le sorprende que JxC logre mantener la unidad pese a que no tiene un liderazgo claro y está en el llano?

-No. La mayoría de ellos son gente que siempre ha estado en contra del kirchnerismo. Son coherentes con lo que hacen. Tipos como [Ricardo] López Murphy, a quien conozco desde 2005, siempre ha estado en los mismo. En ese lado más bien hay gente bastante coherente. Y el liderazgo de Mauricio nunca fue militar, no era como Cristina. Era un liderazgo en el que se discutía mucho. Por ejemplo, en el debate por el aborto, unos estaban a favor y otros, en contra. No era una organización vertical.

-¿Larreta puede liderar JxC con un estilo similar al de Macri? ¿No debe apurarse y esperar hasta 2023 para ser jefe?

-No hay que apurarse. Larreta tiene algo raro: el éxito como intendente. La gente ya no confía mucho en las palabras y si usted ha hecho algo que se puede ver y tocar, ”la ciudad está mejor”, eso es una gran carta de presentación. Las solas palabras no tienen tanta credibilidad en el elector.

-¿Le llamó la atención que Larreta jugara a fondo en esta elección para imponer a Santilli y Vidal como candidatos?

-No. La política es así. Es con idas y venidas, peleas y todo. Pero creo que, básicamente, Patricia, Mauricio, María Eugenia y Horacio tienen lealtad. Los conozco hace 20 años y todos siempre han sido así. Nunca han sido muy amigos algunos entre ellos, pero siempre han sido leales. Mauricio u Horacio nunca dirían del otro lo que decía Fernández de Cristina.

-¿Macri hizo bien en correrse de las internas y esperar al 2023? ¿Lo ve agazapado?

-Está jugando sus cartas, como todo político. Ya se verá cómo le va.

-¿Lo de Facundo Manes fue disruptivo? ¿Podrá convivir con Pro?

-Ojalá. No me gustaron algunas cosas de su campaña. Ese video de chicos bailando como locos sobre los cien mil muertos, no me parecía acertado.

-¿Le atrajo el discurso de Manes?

-Realmente, lo seguí poco.

-¿Bullrich acertó al declinar su candidatura en la ciudad? Al final, tuvo mucho protagonismo en la campaña de Vidal y ahora va por la presidencia.

-No. La conozco mucho a Patricia. Es una mujer valiosa, luchadora, con carácter. Lo que hizo está bien. Es legítimo que todos aspiren a ser candidatos. Así es la política. Deben mejorar todo lo que puedan y llegado el momento, no deben dividirse y tener una candidatura unificada.

-¿Es natural la división entre “halcones” y “palomas” o JxC debe tener un relato unificado?

-No. Los argentinos son diversos. Siempre detesté los partidos que tienen una sola verdad, donde todo el mundo se forma y obedece. Esa es la antigüedad. Ahora, los partidos son más heterogéneos, tienen distintos grupos. Y está bien que sea así.

La gobernadora y su gabinete inician mañana un retiro político de tres días en Chapadmalal
La gobernadora y su gabinete inician mañana un retiro político de tres días en Chapadmalal


Durán Barba

-¿Santilli es un buen candidato para la provincia?

-Más que cuestiones subjetivas, siempre veo lo objetivo. Si mirás los números de la provincia, Santilli fue un buen candidato.

-¿Juntos debe tener una estrategia para retener los votos de Manes?

-No creo que los que hayan votado por Manes sean kirchneristas. El discurso de Manes no era pro-Cristina.

-¿No cree que sumó a desencantados con Fernández o votantes de Sergio Massa?

-Alguno. Pero estoy seguro que la inmensa mayoría de votantes de Manes no son kirchneristas. Entonces, no es difícil que voten contra Cristina. Probablemente, si Manes era candidato dentro del partido de Cristina, no hubiera sacado esos votos.

-¿Le gustó la campaña de Vidal en la Ciudad? ¿Le hubiera recomendado que siguiera en la provincia?

-No. María Eugenia sabe lo que hace. Creo que tuvo un buen éxito en la ciudad. El Pro siempre fue así. Son distintos estilos y no se parecen tanto. María Eugenia siempre hizo las cosas a su manera. Está bien. Ella tiene su estilo y le fue muy bien

-¿La campaña de Vidal estuvo muy ligada a la gestión de la Ciudad?

-Otra vez, yo voy por los números. Larreta es el primer jefe de gobierno que ganó en una sola vuelta la Ciudad. Los grados de aceptación que tiene en la Capital son enormes. En eso ayudó Alberto, cuando atacó a la Ciudad. Nunca vi un adversario que diga: “está tan bien la ciudad que hay que sacarle la plata”. Larreta tiene una aceptación mayor a la que tuvo Mauricio en la ciudad. Es objetivo. No son deseos, yo me llevo bien con todos, pero Larreta ganó en primera vuelta. Mauricio no lo logró.

-¿Larreta salió fortalecido de las PASO más que ningún otro dirigente de JxC?

-Salió bien. Sus números de imagen están muy bien. Y creo que a Mauricio lo ayudaron los kirchneristas. Tanto hablar de él, echarle la culpa de todo, y después sufrir una derrota voluminosa… No tuvo ninguna credibilidad su permanente acusación.

-¿El triunfo opositor también es una reivindicación de un sector del electorado a la gestión de Macri?

-Bueno, si votaron masivamente por el partido del anterior gobierno, se ve que no lo odian tanto.

-¿Macri tiene chances de volver a 2023?

-Todo el mundo tiene chances. Depende de qué pase y cómo jueguen las cosas. Yo veo que el peligro está en que la Argentina se complique demasiado por la exageración de las políticas de los cristinistas. No está claro cómo vamos a llegar al 23. La situación económica es muy complicada y los remedios que se les ocurren son peor que la enfermedad. Si tiene el problema de una inflación descomunal, no pueden empezar a imprimir papelitos como locos para subir jubilaciones y entrar a gastar como si la Argentina estuviera hundida en la plata de la soja. Esa fiesta la van a tener que pagar después de un rato. ¿Con qué financian todo ese gasto que están haciendo?

Me da pena porque querría que al país le vaya bien y, por tanto, que a Alberto le vaya bien. Ojalá se recupere el Gobierno y la economía, pero no veo que sea fácil.

-¿El Gobierno se radicaliza más si pierde en noviembre o ya lo hizo?

-Si se radicalizan más, van a hundirse más. La gente no votó en contra de ellos porque la prensa monopólica les ataca, sino porque está mal. Se han ido empresas. El 70 % de los jóvenes de quieren ir del país. La forma de mejorar es que la gente no se sienta mal, lograr que haya producción y más riqueza. No veo que el Gobierno esté pensando en esa cosa.

-¿Por qué los jóvenes no se sienten atraídos por los partidos tradicionales o las coaliciones mayoritarias?

-No son las coaliciones, es la situación de la Argentina. El Gobierno debería dedicarse a pensar cómo hacer para devolverle el optimismo a esos jóvenes y los argentinos tengan confianza en que pueden desarrollarse. Así van a ganar el 23. Si siguen armando el jaleo, no veo cómo van…

-¿Sigue en contacto con Macri, Larreta y Vidal?

-No estuve trabajando, pero hablo permanentemente con todos.

-¿También habla con Marcos Peña?

-Desde luego. Es el argentino más preparado en política que tienen. No hay nadie que se compare a él.

-Fue muy cuestionado en JxC. ¿Por qué cree que se retiró de la política?

-Cada uno tiene su lógica. Él no es una persona ambiciosa. Es una persona con una alta formación intelectual, que estudia mucho. Entonces, está haciendo lo que le gusta.

-¿Sería un buen candidato?

-Sí, puede ser. Te podría dar una lista de veinte personas en Pro que pueden tener posibilidades.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.