Anuncios

Jackson y Ravens doblegan 34-10 a Texans y avanzan a final de la Americana

Nelson Agholor festeja su anotación con Lamar Jackson, quarterback de los Ravens de Baltimore, en el partido divisional de la Conferencia Americana frente a los Texans de Houston, el sábado 20 de enero de 2024 (AP Foto/Nick Wass)

BALTIMORE (AP) — Lamar Jackson había corrido ya mucho antes del último cuarto, cuando llegó a la zona de anotación.

Pero aparentemente le sobraba energía aún. Saltó por encima de los fotógrafos y desapareció por el túnel, en una celebración que pareció una catarsis para el quarterback All-Pro.

Jackson lanzó dos pases de anotación y logró otro par de touchdowns mediante sus propios acarreos, por unos Ravens de Baltimore que se alejaron en el marcador durante la segunda mitad para doblegar el sábado 34-10 a los Texans de Houston y avanzar a la final de la Conferencia Americana.

Fue apenas la segunda victoria de Jackson en cinco partidos de playoffs para Jackson, algo de lo que dijo estar bien al tanto.

“Saben que he oído eso”, dijo. “No sólo lo oigo, lo veo. Pero así es esto. Realmente no me importa lo que diga la gente... Estos tipos nos habían tomado la medida en el pasado, pero nuestro equipo es ahora diferente”.

Jackson hizo un poco más de historia en la jornada. Ningún quarterback, al menos desde 1948, en la postemporada o la campaña regular, había logrado dos pases de anotación, dos acarreos de touchdown, 100 yardas por tierra y un rating de 100 en el mismo partido.

“Hay que darle el mérito a Lamar”, dijo DeMeco Ryans, entrenador en jefe de los Texans. “Hizo un montón de jugadas grandes. Por eso es el Jugador Más Valioso”.

En uno de sus días más productivos por tierra en la campaña, Jackson ayudó a que los Ravens (14-4) tomaran el control en el tercer cuarto. Los equipos se fueron al descanso empatados a 10.

Jackson dijo que se encargó de buena parte de la charla motivacional.

“Muchas malas palabras”, reconoció.

Un acarreo de 15 yardas de Jackson hasta la zona prometida dio a Baltimore la ventaja en definitiva. Aunque C.J. Stroud se mostró sólido y sereno en la primera mitad por Houston, los Texans (11-8) no pudieron convertir las ofensivas promisorias en puntos ante una labor defensiva impresionante de los Ravens.

Baltimore será sede de una final de la Americana por primera vez desde enero de 1971, cuando los Colts derrotaron a los Raiders de Oakland en su camino al título del Super Bowl.

Los Ravens han llegado cinco veces a estas instancias desde que la franquicia comenzó a jugar en Baltimore. Chocará con el equipo que gane el duelo de este domingo, entre Buffalo y Kansas City.

“Nuestros fanáticos tendrán la oportunidad de gritar tan fuerte o más fuerte que en este partido, y fueron asombrosos”, comentó el entrenador de los Ravens, John Harbaugh. “Pienso que nuestros fanáticos han sido increíbles. ¡Hombre, el ruido era ensordecedor!”.

Jim, hermano de Harbaugh, acudió al partido. Le devolvió el favor a John, quien se presentó en Michigan para mirar al equipo dirigido por Jim, que conquistó el título del fútbol americano colegial este mes.

Muchos fanáticos de los Ravens habían expresado temores de que ocurriera lo mismo que hace cuatro años en los playoffs. Baltimore tuvo una foja de 14-2 en la campaña regular pero perdió su primer duelo de postemporada ante Tennessee.

Houston hizo lo suficiente para generar algo de ansiedad, especialmente cuando Steven Sims devolvió un despeje hasta las diagonales. Jackson tuvo algunos problemas con el blitz de la defensiva de los Texans.

pero en la primera posesión de la segunda mitad, Jackson guio a Baltimore en un avance de 55 yardas y seis jugadas. Aontó mediante una carrera por el centro.

Y un pase de 15 yardas a Isaiah Likely al comienzo del último cuarto, puso el marcador 24-10.