"Esto es acoso": el tuit de Ivanka Trump sobre las investigaciones a su familia que despierta suspicacias

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Las finanzas de Donald Trump están bajo investigación de dos fiscales de Nueva York y aunque aún no se conoce el alcance de las pesquisas y sus posibles consecuencias legales, podría tratarse de dos severos inconvenientes para Trump una vez que deje la presidencia, pues incluso si él se autoperdonara (como se ha especulado), ese perdón solo cubriría asuntos del ámbito federal y no estatal.

Eso presumiblemente ha creado inquietud en Trump y su entorno, y un indicio es la reacción que tuvo su hija Ivanka Trump en relación a esas pesquisas judiciales.

Ivanka Trump, hija y asesora del presidente estadounidense Donald Trump. (AP Photo/Chris O'Meara)
Ivanka Trump, hija y asesora del presidente estadounidense Donald Trump. (AP Photo/Chris O'Meara)

Esto es acoso puro y simple… Esta ‘indagación’ de demócratas de la Ciudad de Nueva York está motivada en 100% por cuestiones políticas, publicidad e ira. Ellos saben muy bien que no hay nada aquí y que no hubo ningún beneficio fiscal. Estos políticos son simplemente despiadados”, dijo Ivanka Trump en un tuit, y en otro añadió que esa investigación sería una “venganza política”.

Ella se refiere a una nota publicada por The New York Times en la que, en líneas generales, se describen las dos investigaciones que fiscales neoyorquinos realizan en relación a las finanzas y los impuestos de Trump y sus empresas.

Según ese periódico, el fiscal de Distrito de Manhattan, Cyrus Vance, investiga la participación que la Trump Organization habría tenido en los pagos que se hicieron a la actriz porno Stormy Daniels en 2016, al parecer para que ella mantuviera en secreto el affaire que habría tenido con Trump. Esos pagos podrían haber constituido aportaciones ilegales a la campaña política de Trump en ese año.

Además, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, indaga afirmaciones de que Trump manipuló reportes sobre sus ingresos y su riqueza, por un lado exagerándola para obtener cuantiosos préstamos y por el otro sobre ciertos gastos en consultorías, que sumarían 26 millones de dólares, que Trump habría deducido de sus ingresos gravables para reducir sus obligaciones fiscales. Ello en el contexto de que Trump, según el Times, no habría pagado nada de impuestos en muchos años y solo 750 dólares en 2016 y 2017.

La suposición, que deberá ser probada, detrás de esas indagatorias es que esos pagos, cuantificaciones y deducciones podrían haber sido irregulares. Ivanka, en Twitter, rechazó tajantemente esa noción, aunque lo hizo de modo meramente retórico.

Entre los pagos por consultorías que serían parte de esas investigaciones figuran 747,622 dólares que la Trump Organization habría pagado a Ivanka. El detalle en este asunto es que al ser ella alta ejecutiva de esa empresa, indica el Times, el haberle pagado aparte por consultorías y luego deducido esos gastos podría haber sido una operación irregular.

De acuerdo al periódico Daily Mail, cuando en 2017 Ivanka Trump se volvió asesora presidencial ella reportó que la empresa TTT Consulting LLC, de la que es coproprietaria, recibió pagos por 742,622 dólares. Justo la cantidad que la Trump Organization dedujo de sus impuestos, al considerarlos pagos por consultoría, vinculados a proyectos de hoteles en Hawaii y Vancouver.

Con todo, hasta el momento Ivanka no sería foco de investigaciones directamente por parte de esos fiscales, y no se han revelado detalles de ellas que la pongan en cuestión. Pero su reacción expresada en Twitter ha sido notoria porque o bien es el alegato de una persona que sabe que está libre de sospecha y siente molestia o es la reacción de alguien que busca desacreditar a los fiscales, cuestionando su imparcialidad y sus motivaciones, para con ello tratar de neutralizar sus posibles revelaciones.

Se ha reportado que las autoridades han presentado órdenes judiciales para que la Trump Organization presente documentación relacionada a esos pagos, consultorías y deducciones fiscales y, en ese sentido, si no hay nada problemático en ello Ivanka no tiene de qué inquietarse.

Y, como se ha señalado, Ivanka no está directamente en el centro de esas pesquisas, aunque su reacción pudiese crear suspicacias en algunos.

Pero no puede omitirse que a partir del 20 de enero de 2021, cuando Trump deje la presidencia, él mismo, su empresa y su familia podrían quedar mucho más expuestos a investigaciones judiciales.