Ivana Trump, exesposa de Donald Trump, fallece a los 73 años

·4  min de lectura
Donald Trump y su esposa Ivana llegan el 4 de diciembre de 1989 a un compromiso social en Nueva York (AFP via Getty Images)
Donald Trump y su esposa Ivana llegan el 4 de diciembre de 1989 a un compromiso social en Nueva York (AFP via Getty Images)

Ivana Trump, la primera de las tres esposas del expresidente Donald Trump y madre de sus tres hijos mayores, falleció el jueves a los 73 años.

Trump confirmó la muerte de su exesposa en una publicación en su plataforma Truth Social, donde escribió: “Me entristece mucho informar a todos los que la amaban, que son muchos, que Ivana Trump falleció en su casa en en la ciudad de Nueva York”.

El expresidente la describió como “una mujer maravillosa, hermosa e increíble, que llevó una vida grandiosa e inspiradora” y dijo que su “orgullo y alegría” habían sido los tres hijos que tuvo con el exmagnate inmobiliario: Donald Trump Jr., Ivanka Trump y Eric Trump.

“Estaba tan orgullosa de ellos, como todos estábamos tan orgullosos de ella”, escribió. “¡Descansa en paz, Ivana!”.

En un comunicado, los hijos de Ivana Trump anunciaron la muerte de su “querida madre” con “profunda tristeza”.

“Nuestra madre era una mujer increíble: una fuerza en los negocios, una atleta de clase mundial, una belleza radiante y una madre y amiga cariñosa”, escribieron, añadiendo que había sido “una superviviente” que había “huido del comunismo y abrazado este país”.

“Enseñó a sus hijos la valentía y la dureza, la compasión y la determinación. Su madre, sus tres hijos y sus diez nietos la echarán mucho de menos”, escribieron.

Su nombre de soltera fue Ivana Zelníčková, nació en 1949 en lo que entonces se conocía como Checoslovaquia, dejó el entonces país comunista en 1971 después de casarse con un instructor de esquí austriaco y se divorció de él un año después de obtener la ciudadanía austriaca, y finalmente se mudó a California y luego a Nueva York, donde se ganaba la vida como modelo.

Conoció al futuro presidente en 1976 en la ciudad de Nueva York y la pareja se casó en abril de 1977. Su primer hijo, Donald Trump Jr., nació poco más de ocho meses después. Su hija, cuyo nombre completo también es Ivana Trump (Ivanka es una forma diminuta del nombre, literalmente “pequeña Ivana”) nació en 1981, y el tercer hijo de la pareja, Eric Trump, nació tres años después.

La pareja fue un pilar de la cultura popular de la ciudad de Nueva York en la década de 1980, pero a fines de la década se divorciaron después de que la aventura de Donald con su futura segunda esposa, Marla Maples, se hiciera pública. El divorcio fue polémico y proporcionó material de primera plana durante meses. Fue durante ese proceso de divorcio cuando Ivana Trump acusó a su marido de violación en una declaración. Más tarde dijo al autor de un libro sobre su marido que se había “sentido violada” por su exmarido, pero un comunicado emitido por los abogados de Donald Trump dijo que ella no había querido que sus palabras “se interpretaran en un sentido literal o penal”.

Según The New York Times, el acuerdo de divorcio entre Ivanka y Donald Trump le otorgó un pago de US$14 millones, una mansión en Connecticut, un apartamento en la cooperativa del Upper East Side conocida como Trump Plaza y un mes al año en la casa de Trump en el club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida.

Ivana Trump se casó y se divorció dos veces más: en 1995 con un empresario italiano del que se divorció dos años después, y en 2008 con un actor italiano más de dos décadas menor que ella, en una ceremonia celebrada en Mar-a-Lago y presidida por su excuñada, la entonces jueza del Tercer Circuito, Maryanne Trump Barry. Ese matrimonio terminó menos de un año después.

Sin embargo, siguió manteniendo la amistad con su primer marido. Según The New York Post, ella afirmó que hablaba con él “antes y después” de sus apariciones en la campaña. Más tarde declaró al Post que su exmarido le ofreció el puesto de embajadora en la República Checa tras llegar a la presidencia, pero ella lo rechazó. Y en 2017, declaró a ABC News en una entrevista que hablaba con el entonces presidente cada dos semanas y que tenía un “número directo” con él en la Casa Blanca.

Le dijo a ABC que “realmente no quería llamar” a su marido allí porque su tercera esposa, Melania Trump, también vivía allí.

“No quiero causar ningún tipo de celos o algo así, porque básicamente soy la primera esposa de Trump”, dijo. “Soy la primera dama”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.