Anuncios

El italiano Alessandro Baricco peregrina tras los pasos de Rulfo

Yanet Aguilar Sosa, enviada

GUADALAJARA, Jal., enero 24 (EL UNIVERSAL).- Alessandro Baricco vino a México y está en Guadalajara, en un peregrinaje para encontrarse con la tierra de Juan Rulfo, a quien leyó, dice, muy tarde. "La primera vez que vine a Guadalajara no había leído a Rulfo. Increíble. Ha sido un placer adulto haberlo descubierto", señala el escritor que en 2013 estuvo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y que en este 2023 regresa, casi diez años después para dictar el próximo jueves una conferencia magistral en Guadalajara Capital Mundial del Libro.

Esta mañana en un encuentro con la prensa, el escritor italiano que es autor de novelas como "Seda", "Sin sangre" y "City", afirmó que en Rulfo hay algo único e inimitable y para leerlo con la musicalidad y sonido de su propia escritura, aprendió español.

"Me gustó aprender un poco español y leerlo en español; de hecho es una de las razones por la que estudié español, para leer a Rulfo. Leerlo en español es muy diferente, es una orquesta más refinada, con más instrumentos, la verdadera música de Rulfo la escuchas cuando lo lees en su idioma. Sus dos libros son muy fuertes y sobreviven a cualquier traducción, aunque pierden algo de musicalidad, pero siempre tienen una fuerza increíble", señaló Baricco, quien el jueves 26 de enero, a las 19 horas, ofrecerá la conferencia "Una charla sobre las novelas".

El escritor que aseguró que quizás es mejor el secreto de Rulfo era ser muy dulce y a la vez muy riguroso, "muy fuerte y muy derecho, y muy poético, feroz pero también mítico, y poner todas esas cosas juntas en tan pocas páginas es fantástico. Venir aquí es un poco un peregrinaje a su tierra", señaló el narrador y ensayista.

Baricco habló también de un tema que le apasiona desde hace varios años y sobre el que ha escrito varios ensayos, el tema de la revolución digital, que dijo, en general son instrumentos que han llevado a nuestras comunidades a una mayor democracia, "han traído más información, han dado acceso a un número enorme de ciudadano a cosas que antes sólo eran para unos pocos, y entre otras cosas los instrumentos digitales dieron voz a grandes sectores de nuestras comunidades, que estaban y pensaban, pero estaban en silencio".

El también autor de "Los bárbaros" y "Lo que estábamos buscando" dijo que con la revolución digital, los grandes sectores de la sociedad que estaban en silencio y encerrados empezaron a hablar entre ellos para tener cierta seguridad y encontrar líderes, que al final organizarse como una verdadera identidad política.

"La disputa que hoy vemos es entre los líderes y los pueblos que ya no se dejan. Visto desde la parte de la élite es un desastre total, porque es perder una posición de privilegios que había durado siglos, pero desde el punto de vista del estado de salud de la democracia, creo que podemos leer todo este momento como un paso que nos hará crecer. En general hará crecer la democracia, no la va a matar", afirmó el narrador nacido en Turín, en 1958, a quien le cantaron "Las mañanitas" en italiano, pues mañana cumple 65 años.

Baricco, quien justo el año pasado informó a sus lectores que padecía leucemia, dijo que estar frente a la enfermedad más que cambiar su literatura, cambió su vida. "Cambié sobre todo mi manera de vivir. La escritura en sí es un animal muy extraño, está en un lugar de nosotros, casi inaccesible, un impermeable a todo, que se alimenta y llega a ser, según una lógica propia, solo se da cuenta de lo que pasa a tu alrededor, ella hace un camino diferente del tuyo. Creo que mi escritura y mi manera de escribir se movió un grado, mientras mi vida personal se movió muchos grados", señaló.

También dijo que de sus obras que han sido adaptadas al cine, la que le ha dado mejores momentos hasta ahora, y de lo poco que ha visto es la adaptación de "Sin sangre", que produce Angelina Jolie, "me parece el más cercano a mi libro, encontré el sonido de mi libro, está el mismo latido de mi corazón". No así otras adaptaciones que han hecho o quieren hacer de "Seda", por ejemplo, una novela tiene muchas palabras sin decir, muchos silencios en las páginas en blanco, que los guionistas siempre quieren llenar.