Anuncios

Israel ordena huir a más gazatíes y bombardea las zonas a las que los envía

Palestinos inspeccionando una casa destruida por un ataque israelí

Por Arafat Barbakh y Mohammad Salem

GAZA/EL CAIRO, 4 dic (Reuters) -Israel ordenó el lunes a la población que abandonara franjas de la principal ciudad meridional de la Franja de Gaza, al tiempo que avanzaba en su campaña terrestre hacia el sur, provocando la huida de residentes desesperados al tiempo que lanzaba bombas sobre las zonas a las que les ordenaba que se marcharan.

El ejército israelí publicó un mapa en X el lunes por la mañana en el que alrededor de una cuarta parte de la ciudad de Jan Yunis estaba marcada en amarillo como territorio que debía ser evacuado de inmediato. Tres flechas señalaban hacia el sur y el oeste, indicando a la gente que se dirigiera hacia la costa mediterránea y hacia Ráfah, cerca de la frontera egipcia.

El portavoz jefe del ejército israelí en lengua árabe dijo más tarde en un mensaje en X que la carretera central que sale de Jan Yunis hacia el norte "constituye un campo de batalla" y ahora estaba cerrada. Se permitiría el acceso a las afueras occidentales de la ciudad, mientras que en Ráfah, una breve "suspensión táctica de las actividades militares" permitiría el acceso hasta primera hora de la tarde.

En Ráfah, los bombardeos efectuados durante la noche en un lugar habían provocado un cráter del tamaño de una cancha de baloncesto. Los pies descalzos y los pantalones negros de un niño muerto asomaban bajo un montón de escombros. Unos hombres luchaban con sus manos desnudas para mover un trozo de hormigón que había aplastado al niño.

Más tarde los hombres entonaban "Dios es grande" y lloraban mientras atravesaban las ruinas con el cuerpo envuelto en un fardo y el de otro niño pequeño envuelto en una manta.

"Estábamos dormidos y a salvo, nos dijeron que era una zona segura, Ráfah y demás", dijo Salah al-Arja, propietario de una de las casas destruidas en el lugar.

"Había niños, mujeres y mártires", añadió. "Te dicen que es una zona segura, pero no hay ninguna zona segura en toda la Franja de Gaza, todo son mentiras y manipulaciones".

Israel culpa a Hamás de poner en peligro a los civiles al operar desde zonas civiles, incluso en túneles que solo pueden destruirse con grandes bombas. Hamás lo niega.

Hasta el 80% de los 2,3 millones de habitantes de Gaza han huido de sus hogares en una campaña de bombardeos israelíes que ha reducido gran parte de la abarrotada franja costera a un páramo desolado. Los servicios médicos del enclave afirman que los bombardeos han matado a más de 15.500 personas, y se teme que miles más estén desaparecidas y sepultadas entre los escombros.

Israel lanzó su asalto para aniquilar a los islamistas de Hamás, que gobiernan Gaza, en represalia por un ataque transfronterizo perpetrado el 7 de octubre por sus milicianos, que mataron a 1.200 personas y tomaron a 240 rehenes, según los recuentos israelíes.

En noviembre, las fuerzas israelíes se hicieron con la mayor parte de la mitad norte de Gaza y, desde que el viernes se suspendió una tregua de una semana, se han adentrado rápidamente en la mitad sur. Los tanques que se adentran en Gaza desde la valla fronteriza en el este, a lo largo de la carretera que divide Jan Yunis de la ciudad de Deir al-Balah, más al norte, han alcanzado un molino de harina a medio camino de la costa mediterránea, cortando la principal ruta norte-sur, según los residentes.

LOS OBJETIVOS DE ISRAEL EN EL NORTE "CASI CUMPLIDOS"

"Los objetivos en la sección norte casi se han cumplido", declaró el comandante del cuerpo blindado israelí, general de brigada Hisham Ibrahim, a la Radio del Ejército de Israel. "Estamos empezando a ampliar la maniobra terrestre a otras partes de la Franja, con un objetivo: derrocar al grupo terrorista Hamás".

El ejército difundió imágenes de soldados que patrullaban en tanques y a pie, en campos y en zonas urbanas muy dañadas, y que disparaban, sin especificar el lugar de Gaza.

Israel afirma que sus órdenes de evacuación tienen por objeto proteger a los civiles de posibles daños, y pidió a las organizaciones internacionales que ayudaran a animar a los gazatíes a trasladarse a las zonas etiquetadas como seguras en los mapas israelíes.

Naciones Unidas declaró que las zonas del sur que Israel ha ordenado evacuar en los tres días transcurridos desde la tregua habían albergado a más de 350.000 personas antes de la guerra, sin contar los cientos de miles que ahora se refugian allí procedentes de otras zonas.

En Jan Yunis, muchos de los que emprendieron la huida el lunes ya eran desplazados de otras zonas. Abu Mohamed declaró a Reuters que ya era la tercera vez que se veía obligado a huir desde que abandonó su hogar en la ciudad de Gaza, en el norte del país.

"¿Por qué nos expulsaron de nuestras casas en Gaza (Ciudad) si planeaban matarnos aquí?", dijo.

En una casa de Jan Yunis que fue atacada durante la noche, las llamas lamían la mampostería derrumbada y de los escombros salía un humo gris. Una oveja de peluche yacía sobre un montón de polvo. Varios niños rebuscaban entre los escombros. En la puerta de al lado, Nesrine Abdelmoty estaba de pie entre los muebles dañados de la habitación alquilada donde vive con su hija divorciada y su bebé de dos años.

"Estábamos durmiendo a las 5 de la mañana cuando sentimos que todo se derrumbaba", dijo a Reuters. "Dijeron (a la gente) que se trasladara del norte a Jan Yunis, ya que el sur es más seguro. Y ahora, han bombardeado Jan Yunis. Ni siquiera Jan Yunis es segura ahora, e incluso si nos trasladamos a Ráfah, Ráfah tampoco es segura. ¿Adónde quieren que vayamos?".

Estados Unidos, el aliado más cercano de Israel, le ha pedido públicamente que haga más para salvaguardar a los civiles en la parte sur de Gaza que en la campaña del mes pasado en el norte, sobre todo teniendo en cuenta que ya hay muchas personas sin hogar allí.

Israel permitió la entrada de suministros humanitarios adicionales en el enclave durante la tregua, pero Naciones Unidas afirma que fueron insignificantes en comparación con las enormes necesidades humanitarias del territorio, y que ahora se han visto interrumpidas por la reanudación de los combates.

Durante la tregua, Hamás liberó a 105 de sus rehenes a cambio de 240 palestinos detenidos. Sin embargo, ahora que la mayoría de mujeres y niños rehenes habrían sido liberados, la tregua se ha venido abajo en lo que respecta a la liberación de otros rehenes, incluidos hombres y soldados israelíes. Israel afirma que 136 rehenes siguen retenidos.

(Información de Mohammed Salem y Roleen Tafakji en Gaza, Maayan Lubell, Ari Rabinovich y Emily Rose en Jerusalén, Maggie Fick en Beirut, Andrew Mills en Doha, Nandita Bose en Dubai, Idrees Ali, Steve Holland y Phil Stewart en Washington; Redacción de David Lawder, Lincoln Feast y Peter Graff; Edición de Stephen Coates, Sharon Singleton y Mark Heinrich)